En tie­rra de na­die

Notitarde - - Internacional -

o es tie­rra de na­die sino de to­dos. En 3 años la hue­lla de car­bono del Rally Da­kar su­peró las 40.000 to­ne­la­das só­lo en su pa­so por Bolivia. Un da­ño eco­ló­gi­co equi­va­len­te a la com­bus­tión de 15 mi­llo­nes de li­tros de ga­so­li­na se­gún el am­bien­ta­lis­ta Pa­blo So­lón.

Pa­ra Theo Ober­hu­ber, coor­di­na­dor de Eco­lo­gis­tas en Ac­ción es­ta ca­rre­ra cons­ti­tu­yó un in­sul­to a la dig­ni­dad de los pue­blos afri­ca­nos. En el año 2009 el in­sul­to cam­bió de des­ti­na­ta­rio, el Da­kar se tras­la­dó a Su­da­mé­ri­ca don­de 556 com­pe­ti­do­res en­tre mo­tos, cua­dri­ci­clos, co­ches y ca­mio­nes han en­con­tra­do un lu­gar idó­neo le­jos de la ame­na­za te­rro­ris­ta.

Tras va­rios días en el de­sier­to y un sol de jus­ti­cia co­men­zó a per­der la ra­zón, la ab­so­lu­ta au­sen­cia de som­bra em­pe­zó a pro­du­cir­le una sen­sa­ción de claus­tro­fo­bia has­ta que de for­ma mis­te­rio­sa fue re­ca­ta­do. Es­ta fue la ex­pe­rien­cia de Thierry Sa­bi­ne al per­der­se en el de­sier­to del Te­ne­ré du­ran­te la dispu­ta del rally Abi­di­jan-Niza, en 1977. Tras en­con­trar­se al bor­de de la muer­te el pi­lo­to fran­cés se pro­pu­so crear el rally más fa­mo­so del mun­do y el 26 de di­ciem­bre de 1978 co­men­za­ría la 1ª edi­ción del Pa­rís-Da­kar.

La prue­ba al­can­zó una pro­yec­ción mun­dial tras la des­apa­ri­ción du­ran­te tres días del hi­jo de Mar­ga­ret That­cher. Ade­más con­tó con el apo­yo de gran­des ce­le­bri­da­des co­mo Ca­ro­li­na y Al- ber­to de Mó­na­co. En la ac­tua­li­dad la prue­ba se ha tras­la­da­do a Su­da­mé­ri­ca y con ella las fuer­tes pro­tes­tas de las agru­pa­cio­nes eco­lo­gis­tas.

Hay quien en­tien­de el Da­kar co­mo una aven­tu­ra y hay quien lo en­tien­de co­mo abu­so y prepotencia, co­mo con­ta­mi­na­ción y co­mo una fal­ta de res­pe­to a las po­bla­cio­nes. En el pa­sa­do atra­ve­sar el de­sier­to era un me­dio pa­ra co­no­cer­se a uno mis­mo, es­ta con­cep­ción es­tá ya des­apa­re­ci­da y en pe­li­gro de ex­tin­ción.

El rally ha con­ver­ti­do al di­ne­ro en el me­jor car­bu­ran­te pa­ra co­rrer y a la con­ta­mi­na­ción en un ele­men­to asu­mi­do por la so­cie­dad de con­su­mo ac­tual. El Da­kar tra­ta de jus­ti­fi­car tor­ti­ce­ra­men­te que su lle­ga­da a es­tos paí­ses sir­ve pa­ra pa­liar las ex­tre­mas ne­ce­si­da­des de los mis­mos. Ca­da año nue­vas ini­cia­ti­vas tra­tan de la­var y jus­ti­fi­car su ima­gen. “Sa­li­mos con el raid pa­ra lla­mar la aten­ción, pe­ro nos han ma­ni­pu­la­do pa­ra la­var su ima­gen” de­nun­cia­ba la ONG Mé­di­cos So­li­da­rios en el año 2000. Sin em­bar­go, el Da­kar no ha ce­sa­do en sus es­fuer­zos e in­vier­te mi­llo­nes de eu­ros ca­da edi­ción pa­ra tra­tar de la­var­se la ca­ra.

Des­de 1978 el Rally Da­kar se ha con­ver­ti­do en un es­pec­tácu­lo que lle­ga a 190 paí­ses y ha in­tro­du­ci­do en la na­tu­ra­le­za es­pe­cies que no só­lo po­nen en ries­go la sa­lud de flo­ra y fau­na sino tam­bién la sa­lud del pro­pio ser hu­mano.

El ar­qui­tec­to be­re­ber El Ouaa­ma­ri se pre- gun­ta­ba “¿Qué pa­sa­ría si los ma­gre­bíes or­ga­ni­za­ran una ca­rre­ra de ca­me­llos por las ca­lles eu­ro­pea?”. O que sol­ta­sen en los par­ques de Lon­dres, Pa­ris, Nue­va York o en la Ca­sa de cam­po de Ma­drid co­co­dri­los, ele­fan­tes, leo­nes y hie­nas o ti­gres de Ben­ga­la. Quién sa­be, al­gu­nos qui­zás los tra­ta­rían me­jor que co­mo lo es­tán ha­cien­do con los re­fu­gia­dos de gue­rras cau­sa­das, en gran par­te, por los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de es­te ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je que ani­qui­la el me­dio am­bien­te y a las po­bla­cio­nes que tra­tan de so­bre­vi­vir co­mo pue­den ya que con “la dig­ni­dad a la que tie­nen de­re­cho” ya ni lo sue­ñan. Por eso reac­cio­nan co­mo tan­tos pue­blos en la His­to­ria que se han al­za­do pa­ra in­va­dir las tie­rras de sus opre­so­res.

En un alar­de del po­de­río de los paí­ses más desa­rro­lla­dos, es­ta in­faus­ta ca­rre­ra no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na. Ali­men­ta odio y re­sen­ti­mien­to con­tra quie­nes ya no se con­ten­tan con ex­plo­tar­los de for­ma in­hu­ma­na sino que ha­cen alar­de de una in­sen­si­bi­li­dad y ce­gue­ra que anun­cia una nue­va Era de desas­tres y de de­ses­pe­ra­ción en quie­nes ya no tie­nen na­da que per­der más que sus ca­de­nas. Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.