Con­ver­tir el error en vir­tud

Notitarde - - Internacional - Or­lan­do Za­ba­le­ta

n no­viem­bre nues­tro sis­te­ma de pa­gos era ma­lo. Si uno pre­ten­día com­prar un ki­li­to de que­so más, un car­tón de hue­vos y to­mar­se un ca­fé en el ca­mino, de­bía sa­lir a la ca­lle con un grue­so fa­jo de 150 bi­lle­tes al menos (si eran bi­lle­tes de 100). La red de pa­gos elec­tró­ni­cos ten­día a sa­tu­rar­se an­te esa si­tua­ción, y era pro­pen­sa a fa­llas.

Pa­sa­mos to­do el año re­zán­do­le al san­to pa­trono del sis­te­ma mo­ne­ta­rio (de­be ha­ber uno) pa­ra que ilu­mi­na­ra a Me­ren­tes y el Ban­co Cen­tral emi­tie­ra al fin un bi­lle­te o una mo­ne­da de ma­yor va­lor que 100 Bs.

El sis­te­ma de pa­gos, pues, era ma­lo. En­ton­ces vino la ope­ra­ción de re­ti­rar en 72 ho­ras, cie­rre de fron­te­ras in­clui­do, los bi­lle­tes de 100 y lo pu­so peor.

La ex­trac­ción del bi­lle­te de 100 lle­va­ba dos años (se­gún Ma­du­ro). O sea: hu­bo tiem­po pa­ra diag­nos­ti­car y pla­ni­fi­car la res­pues­ta. Cues­ta en­ten­der esa ca­de­na de mar­chas, con­tra­mar­chas e im­pro­vi­sa­cio­nes que he­mos su­fri­do. Una de las ra­zo­nes de la ex­trac­ción del bi­lle­te de 100 es que su va­lor fa­cial, el va­lor im­pre­so asig­na­do por el BCV, es me­nor que el que el que tie­ne el bi­lle­te co­mo ob­je­to, el pa­pel mo­ne­da pue­de ser re­uti­li­za­do. Da más pro­ve­cho el bi­lle­te co­mo ma­te­ria pri­ma que co­mo me­dio de pa­go.

La so­lu­ción era sen­ci­llí­si­ma: sus­ti­tuir el bi­lle­te (cu­ya fa­bri­ca­ción es ca­ra y se pa­ga en dó­la­res) por una mo­ne­da me­tá­li­ca.

Du­ran­te el 2016 el BCV se em­pe­ñó en en­fren­tar la ex­trac­ción y es­ca­sez de bi­lle­tes de 100 emi­tien­do gran­des can­ti­da­des de bi­lle­tes ca­ros, por eso no se ve un bi­lle­te de 100 vie­jo o usa­do des­de ha­ce años.

Y no ha­cía fal­ta ser un gu­rú o un as­tró­lo­go pa­ra ver lo que la in­fla­ción le ha­bía he­cho al po­bre bi­lle­ti­co de 100 a fi­na­les de 2015.

Un buen ge­ne­ral es­co­ge el te­rreno y el mo­men­to pa­ra pre­sen­tar ba­ta­lla. Bus­ca las con­di­cio­nes más fa­vo­ra­bles. Pe­ro Ma­du­ro es­co­gió pa­ra la ope­ra­ción sor­pre­sa pre­ci­sa­men­te a di­ciem­bre. Mes vi­tal pa­ra la eco­no­mía y la gen­te y cuan­do más fal­ta ha­cen los bi­lle­tes.

Se arran­có la ofen­si­va sin te­ner mu­ni­cio­nes a la mano (es de­cir, los bi­lle­tes de 500 o las mo­ne­das de 100), se en­vió a los sol­da­dos al com­ba­te con la pro­me­sa de que pron­to lle­ga­rían las mu­ni­cio­nes. No se de­bió in­ten­tar re­co­ger los bi­lle­tes de 100 en 72 ho­ras, sin te­ner dis­po­ni­ble (al menos en puer­to o ae­ro­puer­to na­cio­nal) las nue­vas mo­ne­das o bi­lle­tes pa­ra sus­ti­tuir­los.

Se arran­có pon­de­ran­do el “éxi­to” de la ope­ra­ción. ¿Con qué cri­te­rio? Por­que el asun­to no es sa­car de cir­cu­la­ción el bi­lle­te, el asun­to es ha­cer­lo sin afec­tar a la eco­no­mía y a la gen­te. Has­ta se re­cor­tó el pla­zo de los “cam­bios” en el BCV. No se acla­ró que la su­cur­sal del BCV en el Zu­lia no es­ta­ba in­clui­da en la ope­ra­ción has­ta que los dis­tur­bios apa­re­cie­ron; se de­jó en­tre­ver que la Ca­sa de la Mo­ne­da acu­ña­ría las nue­vas mo­ne­das, que so­lo le lle­ga­ron a Ma­du­ro. Ni un mi­se­ra­ble cro­no­gra­ma. Dos pró­rro­gas de vi­da pa­ra el bi­lle­te de 100.

Ma­fias na­cio­na­les y ex­tran­je­ras es­tán de­trás de la ex­trac­ción del bi­lle­te. Y hay que gol­pear­las, gol­pear­las de ver­dad. Pe­ro la ac­tua­ción del go­bierno re­cuer­da a esos se­cues­tros que la po­li­cía en­fren­ta a pun­ta de ti­ros sin preo­cu­par­se por la vi­da de los se­cues­tra­dos: las víc­ti­mas mue­ren en un fue­go cru­za­do. Bien bueno que se gol­pee a esas ma­fias, pe­ro há­gan­lo sin ma­tar a las víc­ti­mas.

La ope­ra­ción se ha pa­ga­do en pér­di­das eco­nó­mi­cas. ¿Cuán­to afec­ta­rá el des­cre­ci­mien­to? ¿Pun­to y me­dio adi­cio­nal de ba­ja del PIB? No es una me­ra ci­fra: sig­ni­fi­ca que to­dos so­mos más po­bres. Se ha pa­ga­do en pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca e ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y has­ta en pér­di­das de vi­das hu­ma­nas. Y cuan­do Ma­du­ro in­sis­te en man­te­ner guar­da­dos las nue­vas mo­ne­das y bi­lle­tes alar­ma.

Ma­du­ro con­ta­ba con menos de 20% de apo­yo. Lue­go de es­ta ope­ra­ción, creo que el apo­yo se ha­brá acer­ca­do al 10%.

El go­bierno se de­bi­li­tó. No se pue­de ta­par un sol de tor­pe­zas con un de­do de pro­pa­gan­da. Los que creen que Ma­du­ro se la co­mió no de­ben lle­gar a un 7% del país. Ya es gra­ve el de­bi­li­ta­mien­to po­pu­lar del go­bierno, pe­ro es más gra­ve que un cha­vis­mo acrí­ti­co se ale­je vo­lun­ta­ria­men­te del pue­blo con vi­sio­nes se­dan­tes. ¿Quién es­ta­rá apun­ta­lan­do el jue­go a la de­re­cha? ¿Los que cri­ti­can o los que aplau­den inocul­ta­bles desa­cier­tos pa­ra que se re­pi­tan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.