El he­dor

Notitarde - - Internacional - So­le­dad Mo­ri­llo Be­llo­so

l ai­re es­tá fé­ti­do en el cin­tu­rón de La­ti­noa­mé­ri­ca “re­vo­lu­cio­na­ria”. Mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res co­rrie­ron en ne­gro ba­jo la me­sa, de­jan­do un re­gue­ro de co­mi­sio­nes, coimas y ma­nos em­pa­tu­ca­das. Obras que no exis­ten o que­dan a me­dias, o peor, que mal he­chas aca­ban des­trui­das. Ca­rre­te­ras que se caen. Hos­pi­ta­les sin in­su­mos ni equi­pos. Es­cue­las que son un in­sul­to a la me­mo­ria de An­drés Be­llo. Vi­vien­das que tie­nen es­cri­to en su futuro la pa­la­bra co­lap­so. Un au­tén­ti­co ce­men­te­rio cu­yo cos­to es in­cal­cu­la­ble.

No­te el lec­tor que los je­rar­cas de los re­gí­me­nes re­vo­lu­cio­na­rios y ese pro­to­plas­ma vis­co­so que son los en­chu­fa­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos no pa­san tra­ba­jo ni pe­nu­rias. Pa­ra ellos no hay ca­la­mi­dad, ni in­fla­ción, ni an­gus­tia. To­do bien en las al­tu­ras del po­der.

Pe­ro las re­vo­lu­cio­nes ha­cen aguas, nau­fra­gan en el pan­tano in­di­si­mu­la­ble. Los pue­blos son las víc­ti­mas del des­or­den desa­rro­lla­do adre­de. La mal­ver­sa­ción fue la mo­ne­da de cur­so. Va­rios go­bier­nos que per­die­ron el fer­vor po­pu­lar de­ja­ron las pol- tro­nas y hoy son ob­je­to de in­ves­ti­ga­cio­nes que des­ta­pan to­da suer­te de ne­go­cia­dos. En Ar­gen­ti­na, doña Cris­ti­na que­da ex­pues­ta co­mo lo que es, una de­lin­cuen­te. Igual Lu­la en Bra­sil. Lo mis­mo ocu­rri­rá con Mo­ra­les, Co­rrea y va­rias otras fi­gu­ras. Los ti­pos de Ode­brecht can­tan. Fue­ron mi­llo­nes de dó­la­res pa­ga­dos en co­mi­sio­nes ile­ga­les a fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les de va­rios paí­ses. Ve­ne­zue­la me­ti­da en el bro­llo. No sor­pren­de. Pe­ro si va­rias fis­ca­lías ya han so­li­ci­ta­do in­for­ma­ción de­ta­lla­da, la fis­ca­lía ve­ne­zo­la­na no mue­ve ni un de­do. Un silencio pe­ca­mi­no­so.

2017 se­rá un año es­ca­bro­so. Eco­nó­mi­ca­men­te, so­cial­men­te, po­lí­ti­ca­men­te. Los asi­lla­dos en Mi­ra­flo­res no só­lo han per­di­do el apo­yo del pue­blo; la gen­te de a pie ha pa­sa­do del re­cha­zo al des­pre­cio y de allí al odio. Los uni­for­ma­dos, otro­ra res­pe­ta­dos, son vis­tos aho­ra co­mo car­gas pa­ra un país con mus­cu­la­tu­ra ado­lo­ri­da y anemia del co­ra­zón de­mo­crá­ti­co.

Pa­sa­do el so­fo­có en la MUD, nue­va es­tra­te­gia y tác­ti­ca. Con un Mi­ra­flo­res eva­lua- do co­mo una des­gra­cia na­cio­nal, el ré­gi­men tie­ne que evi­tar elec­cio­nes. Co­mo sea. Y go­ber­nar a los gol­pes y de­cre­tos. Y en­tre­gan­do jo­yas a los ru­sos y los chi­nos. Es co­mo ven­der hi­jas. Así de ver­gon­zo­so. De in­mo­ral. Y, sin la apro­ba­ción del po­der le­gis­la­ti­vo na­cio­nal, tam­bién ile­gal e in­cons­ti­tu­cio­nal. No im­por­ta. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el ré­gi­men pi­so­tea día con día la Cons­ti­tu­ción. Las pá­gi­nas de la Car­ta Mag­na son adorno inútil. Na­da más. Ha si­do con­ver­ti­da en le­tra muer­ta, que ni se cum­ple ni se aca­ta. Ya ni di­si­mu­lan. Alia­dos del GPP de­cla­ran que no es tiem­po pa­ra elec­cio­nes. Que eso no tie­ne prio­ri­dad. Lo di­cen con el des­par­pa­jo abu­si­vo de quie­nes sien­ten que si se cuen­tan no lle­gan ni de úl­ti­mos.

Só­lo fuer­zas del es­ta­do pue­den con­tra un go­bierno fo­ra­ji­do. He allí el gra­ve pro­ble­ma. Pe­ro, ¿ quién en el ré­gi­men ten­drá el co­ra­je y la mí­ni­ma de­cen­cia co­mo pa­ra re­be­lar­se? En Pe­rú fue el De­fen­sor del Pue­blo, quien de­jó de de­fen­der el pues­to, co­rrien­do gra­ves ries­gos. Se ar­mó de va­len­tía y mo­ral. Y lo hi­zo. En otros paí­ses fue­ron los uni­for­ma­dos, o los par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas, o los fis­ca­les, o los jue­ces. Hi­cie­ron mea cul­pa y se en­fren­ta­ron al po­der.

Se­rá un año con­vul­sio­na­do. Inevi­ta­ble­men­te. No hay su­fi­cien­te co­mi­da, ni me­di­ca­men­tos, ni in­su­mos. No se pue­de es­pe­rar que mi­llo­nes se con­for­men con lo que se siem­bra en bal­co­nes. Que si­gan en­te­rran­do ni­ños que fa­lle­cen por fal­ta de aten­ción de sa­lud. Que los pra­nes man­den en los ba­rrios y los pa­la­cios. Que se cai­gan he­li­cóp­te­ros sin ex­pli­ca­ción tra­ga­ble.

El gran en­ga­ño que­da al des­cu­bier­to. Echar per­fu­me no di­si­mu­la lo fé­ti­do. La gen­te ya no so­por­ta el he­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.