Fe­de­ra­li­zar la re­bel­día

Notitarde - - Opinión - Nelson Acos­ta Es­pi­no­za

Bien, ami­gos lec­to­res, arri­ba­mos al año 2017. Lo clá­si­co es cul­ti­var al­tas do­sis de op­ti­mis­mo y desear bue­nas ven­tu­ras en el lap­so que se ini­cia. Bue­nos de­seos tan­to en el plano in­di­vi­dual y el co­lec­ti­vo. Mi in­ten­ción se ins­cri­be en es­te mar­co y es­pe­ro que el 2017 sea ge­ne­ro­so con to­dos los ciu­da­da­nos del país.

Aho­ra bien, ¿có­mo po­dría­mos ha­cer reali­dad es­tas in­ten­cio­nes? ¿Se­ría po­si­ble tra­du­cir es­tas as­pi­ra­cio­nes al ám­bi­to de lo po­lí­ti­co? Des­de lue­go que es­tas in­te­rro­gan­tes apun­tan ha­cia lo sus­tan­cial de la vi­da pú­bli­ca y pri­va­da de los ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos. En cier­to sen­ti­do, las res­pues­tas a es­tas cues­tio­nes im­pli­ca­ría la for­mu­la­ción de un pro­yec­to o plan pa­ra mo­di­fi­car el es­ta­do de co­sas exis­ten­tes. A tono con es­ta úl­ti­ma sen­ten­cia in­ten­ta­ré di­bu­jar, en lí­neas grue­sas, es­bo­zos de res­pues­tas a es­tas in­te­rro­gan­tes.

Me pa­re­ce que la pri­me­ra ta­rea se­ría po­sar la mi­ra­da so­bre las ins­ti­tu­cio­nes don­de la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca tie­ne pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va. Sin lu­gar a du­das la Asam­blea Na­cio­nal es el or­ga­nis­mo de ma­yor re­le­van­cia. Aquí va­le la pe­na de­te­ner­se e in­ten­tar un ejer­ci­cio de na­tu­ra­le­za cri­ti­ca. Ob­ser­va­mos que en el pe­rio­do pa­sa­do la ac­ción le­gis­la­ti­va fue neu­tra­li­za­da. De he­cho es­ta AN se ha­lla in­cur­sa en un su­pues­to “desaca­to”. A par­tir de es­ta ca­rac­te­ri­za­ción pe­sa so­bre es­ta ins­ti­tu­ción una es­pa­da de Da­mo­cles: es fac­ti­ble que la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia pue­da de­cla­rar la ju­ra­men­ta­ción de las nue­vas au­to­ri­da­des de AN co­mo un ac­to irri­to y, en con­se­cuen­cia, la AN ca­re­ce­ría de au­to­ri­da­des. Así, la AN de­ja­ría de exis­tir pa­ra los otros Po­de­res Pú­bli­cos. De pro­du­cir­se es­te es­ce­na­rio, es­ta­ría­mos pre­sen­cian­do la di­so­lu­ción de es­ta ra­ma del po­der pú­bli­co en el país.

Avan­zan­do en es­te ejer­ci­cio pre­dic­ti­vo, se­ría po­si­ble que la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca de pie pa­ra la crea­ción del lla­ma­do “Con­gre­so del Pue­blo”. Or­ga­nis­mo re­vo­lu­cio­na­rio sus­ti­tu­to de la AN y ha­cia la cual se re­di­ri­gía los re­cur­sos ini­cial­men­te des­ti­na­dos al par­la­men­to. Des­de lue­go, es­tas ac­cio­nes con­ta­rían con el res­pal­do del TSJ.

Lo se­ña­la­do es una po­si­bi­li­dad y, su con­cre­ción, de­pen­de­rá de la co­rre­la­ción de fuer­zas exis­ten­te en­tre de­mó­cra­tas y ofi­cia­lis­tas. Los pri­me­ros, po­ten­cial­men­te tie­nen una ventaja de na­tu­ra­le­za es­tra­té­gi­ca: la gen­te, la ciu­da­da­nía re­cha­za ma­yo­ri­ta­ria­men­te al go­bierno. En sen­ti­do fi­gu­ra­do es cam­po abier­to pa­ra la siem­bra po­lí­ti­ca. El go­bierno, por su par­te, es mi­no­ri­ta­rio y so­lo cuen­ta con los apa­ra­tos ins­ti­tu­cio­na­les de po­der y con un res­pal­do que no supera el 15% de la po­bla­ción.

En­ton­ces, ¿qué ha­cer? ¿En las cir­cuns­tan­cias de es­te año 2017 cuál se­ría la es­tra­te­gia opo­si­cio­nis­ta apro­pia­da? ¿Có­mo po­li­ti­zar el de­sen­can­to de la gen­te? Una res­pues­ta sen­ci­lla se­ria ejer­ci­tar la re­be­lión. Ojo, re­be­lar­se en el sen­ti­do que Al­bert Ca­mus pro­por­cio­nó al tér­mino: “El re­bel­de (es de­cir, el que se vuel­ve o re­vuel­ve con­tra al­go) da me­dia vuel­ta. Mar­cha­ba ba­jo el lá­ti­go del amo y he aquí que ha­ce fren­te. Opo­ne lo que es pre­fe­ri­ble a lo que no lo es”. No es la “re­vo­lu­ción” sino la re- be­lión cons­tan­te el es­pí­ri­tu que mue­ve al hom­bre crí­ti­co, hu­ma­nis­ta y eman­ci­pa­dor, pre­vi­nien­do de la ti­ra­nía en nom­bre de la li­ber­tad.

Es es­te el es­pí­ri­tu que de­be­rían cul­ti­var los hom­bres de la opo­si­ción en los dis­tin­tos pues­tos eje­cu­ti­vos (go­ber­na­do­res, dipu­tados, al­cal­des, con­ce­ja­les, etc.) en los cua­les se desem­pe­ñan. Es­te áni­mo de re­bel­día ha de ser la ho­ja de ru­ta, por ejem­plo, pa­ra nues­tros legisladores. Ha­cer reali­dad su con­di­ción de dipu­tado de sus res­pec­ti­vos es­ta­dos. Prac­ti­car en ca­da una de sus ju­ris­dic­cio­nes una suer­te de “par­la­men­ta­ris­mo de ca­lle”. Cen­trar su con­duc­ta po­lí­ti­ca en ayu­dar a ar­ti­cu­lar la pro­tes­ta so­cial en el es­ta­do cu­ya po­bla­ción re­pre­sen­ta.

En fin, de­ben ale­ja­se del elec­to­ra­lis­mo y ser por­ta­dor de un pro­yec­to de país. Es­te di­se­ño co­mien­za por la fe­de­ra­li­za­ción de su ac­ción par­la­men­ta­ria. Com­pren­der que su com­pro­mi­so es con los ciu­da­da­nos que lo eli­gie­ron y no con la agru­pa­ción po­lí­ti­ca a la que per­te­ne­ce. En fin, fe­de­ra­li­zar la re­bel­día. Sin du­da, la po­lí­ti­ca de es­tos tiem­pos ha de ser así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.