La ma­ni­fes­ta­ción de Dios (Mt. 2, 1-12)

Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

Notitarde - - Ciudad -

Li­túr­gi­ca­men­te ha­blan­do, en es­te día la Igle­sia ce­le­bra la Epi­fa­nía del Se­ñor o la ma­ni­fes­ta­ción de Dios a los Re­yes Ma­gos o co­mo po­pu­lar­men­te se co­no­ce es­ta ce­le­bra­ción, el día de los Re­yes Ma­gos. La na­rra­ción de es­te acon­te­ci­mien­to lo en­con­tra­mos de for­ma ex­clu­si­va en el evan­ge­lio de Ma­teo en su ca­pí­tu­lo se­gun­do; re­cor­de­mos que Lu­cas y Ma­teo son los úni­cos evan­ge­lis­tas que na­rran la infancia de Je­sús, ca­da uno con un in­te­rés pro­pio de res­pon­der a las pre­gun­tas de los ju­díos con­ver­ti­dos al cris­tia­nis­mo (ca­so de Ma­teo) y de dar res­pues­tas a los pa­ga­nos que acep­ta­ron la fe en Cris­to co­mo ver­da­de­ro Me­sías y Sal­va­dor (ca­so de Lu­cas).

La in­ten­ción que tie­ne Ma­teo al es­cri­bir su evan­ge­lio es la de de­mos­trar a sus lec­to­res que Je­sús es el Me­sías. Re­cor­de­mos tam­bién que los evan­ge­lios fue- ron es­cri­tos mu­chos años des­pués del acon­te­ci­mien­to de Cris­to y que no pre­ten­den una cronología his­tó­ri­ca de la vi­da de Je­sús, sino que son un tes­ti­mo­nio de fe en la per­so­na de Je­sús: ver­da­de­ro Dios y ver­da­de­ro Hom­bre.

Lo que po­de­mos des­ta­car en cuan­to a la in­ten­ción de Ma­teo es que el me­sia­nis­mo de Je­sús re­ba­sa to­das las ex­pec­ta­ti­vas del pue­blo de Is­rael, las pro­me­sas del An­ti­guo Tes­ta­men­to y es­to se con­fir­ma en el tex­to al na­rrar que son unos ma­gos de orien­te los que vie­nen a ado­rar al Ni­ño Je­sús. No lo ha­ce el pro­pio pue­blo de Is­rael, no lo ha­ce He­ro­des que lo re­pre­sen­ta­ba ju­rí­di­ca­men­te, sino unos pa­ga­nos, los que no per­te­ne­cían al pue­blo de las pro­me­sas, al pue­blo ele­gi­do. Es­te he­cho ates­ti­gua la uni­ver­sa­li­dad de la sal­va­ción que Je­sús vino a traer al mun­do, no vino pa­ra unos cuan­tos, sino pa­ra to­do hom­bre o mu­jer que es­cu­che su pa­la­bra y la pon­ga en prác­ti­ca, vino pa­ra que el ser hu­mano ten­ga vi­da y vi­da en ple­ni­tud, vino a res­ca­tar a to­do hom­bre sumergido en el pe­ca­do que lo dis­tan­cia de Dios y de su sal­va­ción eter­na.

IDA Y RE­TORNO: Fe­liz y ben­de­ci­do Año 2017. Dios con no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.