do­ble play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Cas­ti­llo Luis León Gue­rra

Va­mos a ver, ¿el go­bierno es­tá en el de­gre­do del apo­yo po­pu­lar sí o no? Co­mo lo con­fir­ma un es­ti­ma­do y siem­pre in­te­li­gen­te ami­go Cha­vis­ta Or­lan­do Za­ba­le­ta en su ar­tícu­lo del día de ayer. “Si la po­pu­la­ri­dad de Ma­du­ro es­ta­ba en el 20%, des­pués de los del bi­lle­te de 100, de­be es­tar aho­ra en el 10%”.

Es­te te­ma es im­por­tan­te di­lu­ci­dar­lo por­que la lec­tu­ra de las úl­ti­mas me­di­das de Ma­du­ro se­ría muy dis­tin­ta si el ré­gi­men es­tu­vie­ra en la cres­ta del apo­yo po­pu­lar.

Va­mos por par­tes: ¿A qué se de­ben los cam­bios del ga­bi­ne­te? ¿Va a dar un vi­ra­je de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que ha hun­di­do el país? ¿Va a cas­ti­gar a los co­rrup­tos?

No. Na­da de eso. Ma­du­ro se pre­pa­ra pa­ra su fi­nal. Y co­mo lo in­di­ca el li­bri­to, lo pri­me­ro que ha­ce es ase­gu­rar­se in­ter­na­men­te sus fuer­zas. Dios­da­do Ca­be­llo de­be­ría es­tar tem­blan­do. Ma­du­ro con­si­guió el mo­men­to pa­ra man­dar­le a de­cir que ya reunió las fuer­zas pa­ra sa­car­lo del jue­go y en­fren­tar lo que ven­ga “sin pre­so ama­rra­do”.

Po­ne a su ar­chi­rri­val Ta­reck El Ai­sa­mi de vi­ce­pre­si­den­te pa­ra ad­ver­tir­le que en cual­quier ju­ga­da que lo sa­que del partido ten­drán que ca­lar­se a uno peor que él.

Con­tra­ria­men­te a lo que al­gu­nos pien­san, se pre­pa­ra­ra pa­ra unas elec­cio­nes que de­ja­ran a Dios­da­do sin uno so­lo de sus alia­dos go­ber­na­do­res mi­li­ta­res. ¿Un ha­ra ki­ri? Sí, pe­ro no le que­da otro ca­mino. Ma­du­ro pue­de go­ber­nar con 20 go­ber­na­do­res de opo­si­ción co­mo lo ha he­cho con la AN con 2/3 en con­tra por­que tie­ne el TSJ que le ha­ce sen­ten­cias ex­prés pa­ra lo que quie­ra. Le man­da­rá el di­ne­ro a las Cor­po­ra­cio­nes y no a los es­ta­dos y ha­rá co­mo hi­zo con Le­dez­ma y con Ca­pri­les, creán­do­le go­bier­nos paralelos. Ese es un pe­li­gro menos gra­ve pa­ra Ma­du­ro que Dios­da­do y sus mi­li­ta­res re­so­llán­do­le en el pes­cue­zo.

Así las co­sas, Ma­du­ro so­lo se preo­cu­pa- rá de so­li­di­fi­car su alian­za con Pa­drino Ló­pez quien pa­sa­rá a ser el ver­da­de­ro y úni­co due­ño de la ca­ja de los ma­che­tes.

En el ín­te­rin y an­tes de los ver­da­de­ros desen­la­ces ve­re­mos to­da suer­te de pi­rue­tas de la­do y la­do. La AN em­pu­jan­do sus ini­cia­ti­vas con­tra Ma­du­ro y es­te usan­do el TSJ y la re­pre­sión pu­ra y du­ra pa­ra re­cha­zar­las.

No obs­tan­te, a mi jui­cio la par­ti­da de­ci­si­va, “la bo­ni­ta” co­mo la lla­man los ju­ga­do­res de do­mino va a ocu­rrir en la ca­lle. Ha­ce cua­tro años, es es­ta mis­ma ven­ta­ni­ta de pa­pel, lo di­ji­mos ex­pre­sa­men­te “La suer­te de Ve­ne­zue­la se va a de­ci­dir en sus ca­lles”. Na­da ha cam­bia­do des­de en­ton­ces.

Los par­ti­dos y sus di­ri­gen­tes tie­nen el de­re­cho y ade­más el de­ber de po­ner en el ta­pe­te to­das las pro­pues­tas mo­vi­li­za­do­ras y tam­bién las elec­to­ra­les. Aquí apro­ve­cho pa­ra de­cir que, si hay elec­cio­nes a me­dia­do de año, los candidatos de la opo­si­ción de­ben pre­pa­rar­se pa­ra ga­nar­las y pun­to. Y lue­go pa­ra ha­cer res­pe­tar sus triun­fos y ges­tio­nes. Lo im­por­tan­te es no po­ner to­dos los hue­vos en esa so­la ca­nas­ta.

Se­ra la ca­lle la que ter­mi­na­ra de­ci­dien­do el rum­bo de Ve­ne­zue­la. Si al fi­nal la pro­tes­ta so­cial de­ge­ne­ra en caos y no pue­de ser en­cau­za­da, inevi­ta­ble­men­te ten­dre­mos un go­bierno mi­li­tar tan ines­ta­ble co­mo el de Ma­du­ro y sen­ta­do so­bre ba­yo­ne­tas que so­lo pos­pon­drá una sa­li­da de­mo­crá­ti­ca.

Si la di­ri­gen­cia opo­si­to­ra in­ter­pre­ta bien los sig­nos de los tiem­pos. Si no se ago­ta en la agen­da pu­ra­men­te po­lí­ti­ca y acom­pa­ña en la lu­cha so­cial a los ciu­da­da­nos y, so­bre to­do, si es ca­paz de pro­du­cir un re­agru­pa­mien­to de las fuer­zas con­se­cuen­tes en la lu­cha con­tra el ré­gi­men, en­ton­ces otro ga­llo va can­tar es­te 2017 en Ve­ne­zue­la. ¡RESCATEMOS EL VO­TO! Aun­que us­ted no lo crea, es­te ré­gi­men de co­mu­nis­mo-va­rio­pin­to cum­plió 18 años la­van­do ro­pa con agua su­cia en el po­der. En su pri­me­ra eta­pa fue una mon­ta­ña ru­sa que du­ró 13 años, au­pa­da por un boom pe­tro­le­ro que le per­mi­tió rea­li­zar un fes­ti­val de 18 elec­cio­nes na­cio­na­les (1.38% anual) de las cua­les ga­nó 17. Aho­ra su se­gun­do pe­río­do lle­va 4 años de des­truc­ción eco­nó­mi­ca y so­cial con so­lo 2 vo­ta­cio­nes (0.5% anual). Ellos, no­so­tros, to­dos es­ta­mos en­te­ra­dos de que la opi­nión de los ve­ne­zo­la­nos en las ur­nas elec­to­ra­les pon­drá al país en su sano lu­gar.

Pa­ra sos­te­ner­se en Mi­ra­flo­res es­ta co­fra­día ca­pi­ta­lis­ta del so­cia­lis­mo pre­ten­de des­po­jar al ciu­da­dano del de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a ex­pre­sar­se con el vo­to y así ga­nar tiem­po pa­ra, por lo menos, em­bal­sa­mar su pro­yec­to del si­glo XXI. Co­mo de­cía el pa­dre del li­be­ra­lis­mo-con­ser­va­du­ris­mo, el bri­tá­ni­co Ed­mund Bur­ke, “lo úni­co que ne­ce­si­ta el mal pa­ra triun­far, es que los hom­bres bue­nos no ha­gan na­da”.

A los par­la­men­ta­rios na­cio­na­les de la opo­si­ción es­te ré­gi­men los tie­ne ro­dea­dos por to­das par­tes, menos por una; por la de sus re­pre­sen­ta­dos, quie­nes te­ne­mos que sa­lir a apo­yar­los con las ar­mas so­be­ra­nas que nos otor­ga la Cons­ti­tu­ción. In­elu­di­ble es exi­gir­le al CNE que cum­pla con las dis­po­si­cio­nes es­ta­ble­ci­das en la ley y de­je de ju­gar con los tiem­pos, en de­tri­men­to de un ejer­ci­cio inalie­na­ble del ciu­da­dano: El de­re­cho al vo­to.

Por mu­cho que gri­te­mos y pi­da­mos au­xi­lio en nues­tras ca­sas, es­te ré­gi­men se ha­ce de los oí­dos sor­dos y por el con­tra­rio, en­cap­su­la­do en el to­ta­li­ta­ris­mo, ge­ne­ra rui­dos in­ti­mi­dan­tes pa­ra ac­tuar a sus an­chas. So­lo ocu­pan­do las ca­lles se en­te­ra­rá de nues­tra exis­ten­cia, es­cu­cha­rá nues­tros pa­sos y

se aco­bar­da­rá. Es el año de la ac­ción in­di­vi­dual, no hay que es­pe­rar la ani­ma­ción de otros sino coin­ci­dir con la mis­ma ta­rea: Ca­da quien con la ban­de­ra del vo­to.

¡DO­BLE PLAY DE BOR­GES! El nue­vo pre­si­den­te de la AN, Ju­lio Bor­ges, no tu­vo em­pa­ches en su dis­cur­so pa­ra dar en el blan­co en dos asun­tos fun­da­men­ta­les ha­cia el cam­bio po­lí­ti­co en la na­ción. Em­bra­gue­tar­nos por la rea­li­za­ción de elec­cio­nes y el lla­ma­do de aten­ción a las fuer­zas ar­ma­das. La pri­me­ra es la vía más ex­pe­di­ta pa­ra sa­car al país de es­ta cri­sis. La se­gun­da bus­ca ha­cer reac­cio­nar a los mi­li­ta­res an­te su obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co por so­bre cual­quier lí­nea de man­do. La lle­ga­da de Bor­ges al car­go lle­va­rá al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro a cam­biar su me­nú de ata­ques: Bor­ges por Ra­mos Allup en el desa­yuno, el al­muer­zo y la ce­na… ¡LIS­TOS PA­RA EL DES­PE­GUE! Lle­var go­ber­na­do­res y dipu­tados a car­gos mi­nis­te­ria­les no es un pre­mio a sus ac­tua­cio­nes. Es po­ner­los más cer­ca de Mai­que­tía o La Car­lo­ta pa­ra cual­quier des­pe­gue de emer­gen­cia. Sí po­dría ser un ho­me­na­je pa­ra quie­nes los eli­gie­ron po­pu­lar­men­te y so­por­ta­ron las in­cle­men­cias de sus ne­fas­tas ges­tio­nes… ¡ES Y NO ES! Los dipu­tados del Po­lo Pa­trió­ti­co (ré­gi­men) ma­cha­can la ile­ga­li­dad de la AN, pe­ro no de­jan de con­va­li­dar ca­da una de sus se­sio­nes. Al con­tar­se aprue­ban la va­li­dez de su ejer­ci­cio. La in­ten­to­na del TSJ de po­ner fue­ra de jue­go a la AN, es un en­gen­dro del desaca­to que se apli­có a al­cal­des en una in­ter­pre­ta­ción an­ti­cons­ti­tu­cio­nal… ¡POR AQUÍ FUMEA! Se rie­ga co­mo pól­vo­ra la lle­ga­da a la ca­sa en Mi­ra­flo­res de una no­ti­fi­ca­ción de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se, don­de se ci­tan a 18 per­so­nas pa­ra ser in­da­ga­das por el ca­so de los nar­co­so­bri­nos Flo­res. En la lis­ta apa­re­ce­rían ano­ta­das gen­te del en­torno de la pa­re­ja pre­si­den­cial y del há­bi­tat cas­tren­se. Que sea lo que el Se­ñor quie­ra… ¡VIER­NES 13, NI TE CA­SES NI TE EMBARQUES! Pau­ta­do pa­ra el pró­xi­mo vier­nes 13 el ter­cer en­cuen­tro de la me­sa de diá­lo­go ré­gi­men-opo­si­ción. Cree­mos que has­ta allí lle­ga la cuer­da pa­ra un ma­tri­mo­nio, pe­ro no pa­ra un nue­vo em­bar­que. Es po­si­ble que el ré­gi­men lle­ve al­gu­nos pa­ñi­tos ca­lien­tes, pe­ro de qué sir­ven es­tos a un país que le re­zan los san­tos óleos.

LA SOBERANIUA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.