De nue­vo a la bre­ga

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca

Lue­go de un breve des­can­so, vol­ve­mos al tra­ba­jo. El país es­pe­ra por nues­tro apor­te. Los ve­ne­zo­la­nos aguar­dan por­que sus pro­ble­mas des­apa­rez­can es­te año que en­tró. Hay mu­chos re­tos que en­fren­tar y mu­chas me­tas que lo­grar. Lo pri­me­ro que hay que res­ca­tar es la con­fian­za. Los ve­ne­zo­la­nos de­ben vol­ver a creer en sí mis­mos. Vol­ver a ser co­mo an­tes, cuan­do no ha­bía in­cre­du­li­dad so­bre el futuro, cuan­do sa­bía­mos que con nues­tros re­cur­sos y es­fuer­zos po­día­mos sa­lir ade­lan­te, sin pro­ble­mas, sin in­con­ve­nien­tes. Mo­de­los his­tó­ri­cos los te­ne­mos. Na­cio­nes que han es­ta­do en peo­res con­di­cio­nes que nues­tro país han he­cho de sus vi­das un mi­la­gro. Allí es­tá Ale­ma­nia, que des­pués de mu­chos años de gue­rra mun­dial, lo­gró pa­rar­se y ser lo que es hoy en día, en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca. Tam­bién es­tá Chi­le, con­ver­ti­do hoy en uno de los cen­tros eco­nó­mi­cos más pro­duc­ti­vos del con­ti­nen­te. ¿Por qué no pue­de sa­lir ade­lan­te Ve­ne­zue­la, si tie­ne re­cur­sos, por mon­tón? No só­lo el pe­tró­leo, que lle­ga a ser la re­ser­va más gran­de del mun­do en 200 años; tam­bién es­tá el oro, el hie­rro, la bau­xi­ta y pa­re de con­tar. Ade­más, cuen­ta con pla­yas ex­cep­cio­na­les, pa­ra pro­vo­car una olea­da tu­rís­ti­ca in­tere­san­te. Pe­ro, el re­cur­so más im­por­tan­te es su gen­te. Ese ve­ne­zo­lano de a pié que siem­pre ha tra­ba­ja­do, que sa­be lo que es le­van­tar­se a las cua­tro de la ma­ña­na pa­ra ir a su cham­ba, ga­nar­se el cobre pa­ra sa­car ade­lan­te a su fa­mi­lia, co­mo lo ha he­cho has­ta aho­ra. Si no, mi­re­mos al­re­de­dor y com­pro­bé­mos­lo con nues­tros pro­pios ojos. Es ese ve­ne­zo­lano al que de­be­mos res­pal­dar. Tan­to po­lí­ti­cos co­mo po­li­ti­que­ros de­ben te­ner­lo pre­sen­te. Es él quien ne­ce­si­ta la mano ex­ten­di­da pa­ra con­fiar otra vez en si mis­mo, en sus po­ten­cia­li­da­des, en su es­pí­ri­tu de com­ba­te, pa­ra ven­cer las ad­ver­si­da­des. ¿Aca­so no lo hi­zo en la épo­ca de la co­lo­nia?. Ese es el ve­ne­zo­lano que re­gre­sa a su si­tio de tra­ba­jo, des­pués de ese breve des­can­so na­vi­de­ño, que vie­ne con nue­vos bríos con la es­pe­ran­za de ver a su pa­tria cam­biar pa­ra bien. Así que de nue­vo a la bre­ga, pues… Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo: to­dos­los­lu­nes34@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.