Al­fre­do Sa­del y el ca­pri­cho­so pa­so­do­ble “Dia­man­te Ne­gro” (II)

Notitarde - - Deportivo -

*TO­DAS las épo­cas con­ta­ron con per­so­na­jes, quie­nes, por dis­tin­tos atri­bu­tos mar­ca­dos en los in­trin­ca­dos ca­mi­nos de los fe­nó­me­nos so­cia­les lle­ga­ron a con­ver­tir­se en los pre­fe­ri­dos de los pú­bli­cos. Manuel Al­fre­do Sa­del Lu­na (Al­fre­do Sa­del), se bu­ri­ló, por sus cua­li­da­des, en el Te­nor Fa­vo­ri­to de Amé­ri­ca; su vi­da, la co­no­ce, in­clu­si­ve gen­te de fres­cas ge­ne­ra­cio­nes y, ello, que­da com­pro­ba­do cuan­do us­ted pre­gun­ta, val­ga el ejem­plo, quién fue “Pe­lé” y, en el ac­to le res­pon­den: “un fa­mo­so fut­bo­lis­ta”…..y, Fan­gio…un gran pi­lo­to de ca­rre­ras o, “Ca­rras­que­li­to”, Mantle o Apa­ri­cio, aun sin men­cio­nar­los por su nom­bre…”unos gran­dio­sos pe­lo­te­ros de la gran carpa”: y, así. Igual, idén­ti­ca­men­te igual, con Luis Sán­chez Oli­va­res “Dia­man­te Ne­gro”, los her­ma­nos Gi­rón…

Y dos ver­da­de­ros ído­los uni­dos por el don de la amis­tad

*SA­DEL, le rin­dió cul­to a la Fies­ta Bra­va y, a va­rios to­re­ros ve­ne­zo­la­nos. Ama­ba a Ma­ra­cay y en­tro­ni­za­ba cier­to de­jo de nos­tal­gia por Va­len­cia, tal co­mo se lo co­men­ta­ba, en mu­chas oca­sio­nes, al Dr. Fran­cis­co Lo­za­da Arri­lla­ga. Igua­les sen­ti­mien­tos ha­cían pre­sa al maestro “Dia­man­te” por la tie­rra del Ca­bria­les, co­mo lo ma­ni­fes­ta­ba el es­pa­da de Ocu­ma­re y, con­fir­ma­do, ayer, en en­tre­te­ni­da char­la por su ama­da es­po­sa, la abue­la Ma­ri, co­mo le gus­ta que la lla­men. El inol­vi­da­ble Cé­sar Fa­ra­co, yunta en afec­tos en­con­tra­dos, de por sí, le pro­fe­sa­ba, asi­mis­mo, un ca­ri­ño muy es­pe­cial a Va­len­cia. Al­go ten- dría pa­ra ellos la ro­ja fuen­te cuan­do el agua lle­na­ba sus cán­ta­ros ata­via­dos de ar­pe­gios y re­gis­tros, se­da y mon­te­ra…are­na, an­gus­tias en los re­jo­nes de sol.

Y, Al­fre­do, se emo­cio­na­ba in­ter­pre­tan­do su pa­so­do­ble

*COM­PUES­TO por los au­to­res ve­ne­zo­la­nos Jo­sé Rei­na (mú­si­ca) y Luis Pe­ra­za (le­tra), afir­ma el ami­go Hum­ber­to Zá­rra­ga, que ese dis­co en (78rpm)-Dis­co Red- tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ser el pri­me­ro de ela­bo­ra­ción na­cio­nal en un apar­te de Tea­tro Municipal de Caracas, ha­bien­do una se­gun­da, en 1949, por la dis­que­ra REHA, de muy pa­re­ci­da in­ter­pre­ta­ción. Tan­ta era la po­pu­la­ri­dad que des­per­tó, que, en dis­tin­tos sec­to­res del con­tex­to so- cial se can­ta­ba, ta­ra­rea­ba o sil­ba­ba de una for­ma tan in­sis­ten­te, que alar­gar el co­men­ta­rio cae­ría­mos en una involuntaria im­pre­ci­sión, que, de por sí, no lo es ni lo se­rá. Es el To­re­rí­si­mo pa­so­do­ble “DIA­MAN­TE NE­GRO”.

Hu­bo dos com­po­si­cio­nes más, co­mo ya se ha es­cri­to: “DO­MIN­GO ON­CE” co­mo el la­men­to de la co­se­cha del “In­quie­to Ana­co­be­ro” o “El Bi­go­te que Can­ta”, Da­niel San­tos, con mú­si­ca de Je­sús Sa­no­ja pro­du­ci­do por Dis­co­lan­dia. En el pró­xi­mo tex­to, lo ha­re­mos lle­gar a nues­tros res­pe­ta­dos lec­to­res. ¡Mú­si­ca maestro!.. ¡un, dos, tres!..

*“DIA­MAN­TE” gran to­re­ro/”Dia­man­te” glo­ria pu­ra/as de gra­cia y de sa­le­ro/pun­do­nor y bra­vu­ra/as en Ve­ne­zue­la de la fies­ta más bri- llan­te/fies­ta del he­chi­zo de la ma­gia y del co­lor/rey de an­dar mo­runo an­te el to­ro desafian­te/bra­zo siem­pre ar­ma­do de ar­te pu­ro y de va­lor/”Dia­man­te”, que cuan­do sa­les al rue­do te aprie­tas los ma­chos y bus­cas el triun­fo in­mor­tal/ “Dia­man­te”, que tu ca­po­te es un tro­zo de cie­lo de la ca­ra­que­ña tar­de tro­pi­cal/ “Dia­man­te”, va­ra de mim­bre, do­lor en la are­na, fi­gu­ra de LLo­pis/en tar­de triunfal/ “Dia­man­te” no hay una fie­ra si no es trai­cio­ne­ra/que em­pa­ñe tu ar­te/ ni tar­de triunfal/ “Dia­man­te, cuan­do to­reas tu ca­po­te es ma­ri­po­sa…to­re­ro, cuan­do to­reas la emo­ción la san­gre aco­sa/Luis Sán­chez, glo­ria ge­nui­na de la fies­ta más gi­ta­na/To­re­ro, sol de bra­vu­ra de la tie­rra ame­ri­ca­na/ “Dia­man­te”, que cuan­do sa­les al rue­do te aprie­tas los ma­chos y bus­cas el triun­fo in­mor­tal/”Dia­man­te”, que tu ca­po­te es un tro­zo de cie­lo de la ca­ra­que­ña tar­de tro­pi­cal/“Dia­man­te”, cuan­do to­reas tu ca­po­te es ma­ri­po­sa/to­re­ro, cuan­do to­reas la emo­ción la san­gre aco­sa/ “Dia­man­te”, que cuan­do sa­les al rue­do te aprie­tas los ma­chos y bus­cas el triun­fo in­mor­tal/ “Dia­man­te”, que tu ca­po­te es un tro­zo de cie­lo de la ca­ra­que­ña tar­de tro­pi­cal/ “Dia­man­te” y ¡Olé!

Cla­rín de Glo­ria… ala­ri­do de muer­te

*Ido­la­tría ja­más ne­ga­da/ni por el ai­re ni la ri­sa/ca­mi­nar en are­na re­ga­da/hoy en­vuel­to en me­nu­das ce­ni­zas/em­bes­ti­das de mor­la­co/ruedos con fi­na sal/ allá te es­pe­ra un abra­zo/de Fa­ra­co y de Ca­sal. (*CE­DA, por Epi­fa­nía).

Cé­sar Dao Co­li­na

Sa­del...mul­ti­tu­des e ido­la­tría...Sa­del dia­man­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.