2017 re­no­va­dor, desaca­tos y el en­fer­mo vi­den­te

Notitarde - - Ciudad - Cé­sar Burguera Y ésa es la ver­dad.

Re­no­va­ción.

Lue­go de la ge­ne­ro­sa pró­rro­ga de 6 me­ses que con­ce­die­ra el TSJ, arri­ba el pro­ce­so de re­no­va­ción de to­das aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes que no pre­sen­ta­ron sus tar­je­tas pa­ra aquel even­to par­la­men­ta­rio de 2015 y op­ta­ron por es­cu­dar­se en la ma­ni­ta del partido po­lí­ti­co MUD, que vi­ve agó­ni­ca­men­te sus úl­ti­mos días an­te su can­ce­la­ción por sus in­no­bles y de­lic­ti­vos ac­tos en el frus­tra­do pro­ce­so re­fren­da­rio. El cro­no­gra­ma del pro­ce­so de re­le­gi­ti­ma­ción pre­sen­ta­do por el CNE abar­ca ca­si la to­ta­li­dad del pri­mer se­mes­tre del pre­sen­te año, lo que nos lle­va a la ló­gi­ca in­ter­pre­ta­ción de que no po­drá con­vo­car­se ac­ti­vi­dad elec­to­ral al­gu­na, has­ta tan­to no se ha­ya cum­pli­do ca­bal­men­te con los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra re­to­mar la con­di­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Por ello las an­gus­tia­das es­truc­tu­ras es­ta­rán en la obli­ga­ción de re­ca­bar el 0.5% de los elec­to­res ins­cri­tos en el re­gis­tro elec­to­ral y en al menos do­ce en­ti­da­des fe­de­ra­les, pa­ra ob­te­ner el vis­to bueno del CNE y po­der ejer­cer sus de­re­chos, co­mo el de pos­tu­lar candidatos pa­ra los pro­ce­sos elec­to­ra­les que po­si­ble­men­te se lle­ven a ca­bo a fi­na­les del pre­sen­te año. El CNE en su vo­ca­ción de ab­so­lu­ta trans­pa­ren­cia co­lo­ca­rá a dis­po­si­ción del re­no­va­dor pro­ce­so to­da su pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca, con el ob­je­ti­vo de que las es­truc­tu­ras ten­gan la fa­ci­li­dad de mo­vi­li­zar a to­dos sus sim­pa­ti­zan­tes pa­ra plas­mar su hue­lla dac­ti­lar y así a tra­vés del in­cues­tio­na­ble sis­te­ma bio­mé­tri­co, sea re­co­gi­da su ma­ni­fes­ta­ción de vo­lun­tad, erra­di­can­do las no­ci­vas prác­ti­cas de la usur­pa­ción de iden­ti­da­des y so­bre to­do de la do­ble mi­li­tan­cia. Tal vez por ello al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes co­mo AD ma­ni­fes­ta­ron en los pri­me­ros días del año su dis­po­si­ción a so­me­ter­se al tec­no­ló­gi­co pro­ce­so, ex­tra­ña con­duc­ta por par­te de aque­llos quie­nes lle­ga­ban a re­ne­gar y has­ta con des­dén su­bes­ti­mar el pro­ce­so de re­no­va­ción, ya que a su blan­co cri­te­rio, la Uni­dad es­ta­ba blin­da­da, lle­gan­do a pro­cla­mar que to­dos los par­ti­dos se en­con­tra­ban ar­mó­ni­ca­men­te cohe­sio­na­dos en el partido po­lí­ti­co MUD y que por lo tan­to re­sul­ta­ba es­té­ril so­me­ter­se a re­no­va­do­res pro­ce­sos. El des­ca­la­bro opo­si­tor, las in­nu­me­ra­bles pro­me­sas in­cum­pli­das, las no­to­rias y pú­bli­cas di­fe­ren­cias, así co­mo las acu­sa­cio­nes de que exis­te una lis­ta de in­de­cen­tes di­ri­gen­tes, ter­mi­na­ron por pro­du­cir el úni­co des­man­te­la­mien­to que se pro­du­jo en es­te país, co­mo lo fue la con­vi­ven­cia y uni­dad del sec­tor opo­si­tor. An­te ello se ave­ci­na la cruen­ta lu­cha, ya que a aque­lla or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que lle­gue a re­ca­bar ma­yor nú­me­ro de mi­li­tan­tes le co­rres­pon­de­rá re­gir los des­ti­nos de la opo­si­ción y ten­drá el pri­vi­le­gio de co­lo­car, a su par­ti­cu­lar cri­te­rio, a quie­nes se­rán los di­fe­ren­tes candidatos en los fu­tu­ros even­tos elec­cio­na­rios.

El gor­do y su bue­na fe.

El coor­di­na­dor de la MUD en la re­gión, Car­los San­ta­fé, el gor­do an­te la in­mi­nen­cia del desas­tre, re­co­no­ció que la re­no­va­ción se tra­ta­ba de un

com­pli­ca­do trá­mi­te y que tan so­lo con­ta­das es­truc­tu­ras lo­gra­rían al­can­zar el an­sia­do ob­je­ti­vo. Con cier­to de­jo de sa­tis­fac­ción y has­ta de ven­gan­za aco­tó que otro­ra po­de­ro­sas fuer­zas que tu­vie­ron al­gu­na in­fluen­cia en Ca­ra­bo­bo ya no te­nían ni el em­pu­je, ni mu­cho menos el áni­mo pa­ra al­can­zar la re­no­va-

ción y ge­ne­ro­sa­men­te les ex­ten­dió una úl­ti­ma in­vi­ta­ción pa­ra que se fu­sio­na­ran a otras es­truc­tu­ras y a ma­ne­ra de cí­ni­ca ci­ta los con­vi­da­ba a su­mar­se al partido MUD y que des­pués de su se­gu­ra can­ce­la­ción, “se­rían to­ma­dos en cuen­ta por aque­llos que al­can­za­rían la re­le­gi­ti­ma­ción”. “So­mé­tan­se en­ton-

ces”, ter­mi­na­ba sar­cás­ti­ca­men­te el gor­do coor­di­na­dor.

El ter­co desaca­to.

Acu­dían pun­tual­men­te a la se­sión, en co­no­ci­mien­to de que se­guían ac­tuan­do en abier­to desaca­to al or­den cons­ti­tu­cio­nal y que en las pró­xi­mas ho­ras el TSJ de­cla­ra­rá la in­cons­ti­tu­cio­na-

li­dad del even­to. Ho­ras pre­vias, el as­pi­ran­te a la pre­si­den­cia de la AN, el coor­di­na­dor ge­ne­ral de PJ, Ju­lio Bor­ges, ha­bía des­car­ta­do de for­ma pro­caz que fue­se ju­ra­men­ta­do por el sa­lien­te je­fe del par­la­men­to. An­te to­das las or­ga­ni­za­cio­nes opo­si­to­ras ha­bía ex­pre­sa­do su in­ten­ción de uti­li­zar el me­ca­nis­mo de la au­to­ju­ra­men­ta­ción y que Henry Ra­mos fue­se re­du­ci­do a su cu­rul pa­ra es­cu­char el men­sa­je al país. “Ve­ni­mos sin la es­tri­den­cia in­ne­ce­sa­ria, sin el re­tó­ri­co arre­ba­to y asu­mi­mos es­ta ele­va­da fun­ción des­po­ja­dos de cual­quier as­pi­ra­ción pre­si­den­cial que la­men­ta­ble­men­te pri­vó en es­te re­cin­to du­ran­te to­do el

2016”, el je­rar­ca blan­co con con­tra­ria­do sem­blan­te ni si­quie­ra se ani­mó al obli­ga­do aplau­so an­te el inex­cu­sa­ble agra­vio. Unos en­tu­sias­tas par­la­men­ta­rios de PJ, en­tre ellos el “Mea­pi­las”, ex­ten­dían sus ma­nos pa­ra tra­tar de sa­lu­dar al com­pa­ñe­ro de tol­da. En Ca­ra­bo­bo en un re­du­ci­do bo­ti­quín ce­le­bra­ban el acon­go­ja­do “Ma­men­guá” acom­pa­ña­do del blin­da­do mi­li­tar en con­di­ción de irre­ver­si­ble re­ti­ro, que aún guar­da su ilu­sión de ser as­pi­ran­te a cual­quier car­go de elec­ción po­pu­lar. En la ba­rra del ve­tus­to bar, ubi­ca­do en Gua­ca­ra, don­de “Ma

men­guá” ex­hi­be sus re­to­ños y ofer­ta los fri­jo­les a mil, le acer­ca el mó­vil al blin­da­do, pa­ra que es­cu­cha­ra por unos se­gun­dos la voz de Ju­lio Bor­ges. Tal vez sin dig­ni­dad, sin la au­to­ri­dad de an­ta­ño, le al­can­zó a de­cir: “Ju­lio, acuér­da­te de mí, lo he en­tre­ga­do to­do, mi ver­güen­za, mi tra­yec­to­ria mi­li­tar e in­nu­me­ra­bles re­cur­sos”. Y es que los de­ses­pe­ra­dos “Mea­pi­las” y “Ma

men­guá” ob­ser­van a Ju­lio Bor­ges co­mo el úni­co y úl­ti­mo ca­nal pa­ra tras­pa­sar el in­fran­quea­ble lí­mi­te del 0.1% en cual­quier es­tu­dio de opi­nión en sus ocu­rren­tes as­pi­ra­cio­nes a re­gir los des­ti­nos de Ca­ra­bo­bo. En días pa­sa­dos el pri­mer man­da­ta­rio na­cio­nal anun­cia­ba an­te el país la de­sig­na­ción de los nue­vos ti­tu­la­res de di­fe­ren­tes car­te­ras mi­nis­te­ria­les. An­te es­ta no­ti­fi­ca­ción, el se­cre­ta­rio re­gio­nal de AD, Ru­bén Li­mas, en­via­ba a tra­vés de sus re­des so­cia­les un men­sa­je don­de a ma­ne­ra de bu­fo cla­ri­vi­den­te va­ti­ci­na­ba que el ac­tual man­da­ta­rio re­gio­nal iba a ser in­ves­ti­do co­mo nue­vo miembro del tren mi­nis­te­rial y que era la­men­ta­ble que el go­ber­na­dor se va­ya de Ca­ra­bo­bo co­mo vino, sin nin­gún lo­gro, ni ges­tión que mos­trar y que na­die lo ex­tra­ña­ría. Tan desa­ti­na­da ase­ve­ra­ción tan so­lo pue­de ser pro­duc­to de los efec­tos de una cir­cuns­tan­cial in­ges­ta al­cohó­li­ca o tal vez la con­se­cuen­cia de la po­de­ro­sa me­di­ca­ción que dia­ria­men­te tie­ne que do­si­fi­car por el re­cien­te epi­so­dio que com­pro­me­tió se­ria­men­te su sa­lud y has­ta su pro­pia vi­da. Pe­ro la fa­lli­da pre­dic­ción del im­pro­vi­sa­do le va­lió la re­pri­men­da por par­te de la di­rec­ción re­gio­nal y del blan­co ce­nácu­lo na­cio­nal, quien le or­de­nó re­ti­rar el noc­turno men­sa­je, que com­pro­me­tía se­ria­men­te sus as­pi­ra­cio­nes co­mo aban­de­ra­do ade­co. Has­ta el há­bil Co­rre­lón des­de el ex­te­rior cri­ti­ca­ba al en­fer­mi­zo vi­den­te y pro­me­tió que a su re­torno, so­li­ci­ta­ría que fue­se sus­ti­tui­do Li­mas en la as­pi­ra­ción a la Al­cal­día de Va­len­cia y se di­sol­vie­ra el bi­no­mio elec­to­ral con­for­ma­do y ben­de­ci­do por Henry Ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.