Lec­cio­nes en torno a la Na­vi­dad Or­to­do­xa

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

Mien­tras en di­fe­ren­tes ciu­da­des de Ve­ne­zue­la el 6 de Enero fue un día de ce­le­bra­ción pa­ra re­cor­dar la lle­ga­da a Be­lén de los Tres Re­yes Ma­gos, ese mis­mo día en la pe­que­ña Igle­sia Ser­bo Or­to­do­xa de San Jor­ge, ador­na­da con ico­nos de ins­pi­ra­ción bi­zan­ti­na, se reunía un re­du­ci­do nú­me­ro de fie­les de la le­ja­na Ser­bia en su se­de Ca­ra­que­ña ubi­ca­da en los al­tos de la Ur­ba­ni­za­ción Ho­ri­zon­te, pa­ra con­me­mo­rar la Mi­sa Na­vi­de­ña por el na­ci­mien­to del ni­ño Je- sús. Ello es el re­sul­ta­do de la tra­di­ción que va­rios Pa­triar­cas de ri­to orien­tal –con­tra vien­to y ma­rea- los man­tie­ne afe­rra­dos al vie­jo Ca­len­da­rio Gre­go­riano, gra­cias al cual el 6 de Enero se con­me­mo­ra la Na­vi­dad no so­lo por los Ser­bos, sino en una am­plia geo­gra­fía es­la­va que se ex­tien­de des­de las al­tu­ras del Mon­te At­hos ubi­ca­do en la Ma­ce­do­nia Grie­ga, don­de los Mon­jes de 20 mo­nas­te­rios con­ser­van ese ca­len­da­rio , has­ta los mi­llo­nes de fe­li­gre­ses Ru­sos, pa­san­do por las ce­le­bra­cio­nes ofi­cia­das por el Pa­triar­ca de Jerusalén en Tie­rra San­ta, has­ta los se­gui­do­res que vi­ven en Geor­gia, Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia y otras igle­sias de la Ex Unión So­vié­ti­ca y del Mun­do.

Las ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas no pu­die­ron erra­di­car­se a pe­sar de la re­pre­sión del to­ta­li­ta­ris­mo So­vié­ti­co, que oca­sio­nó el tris­te sal­do de muer­tes de mi­lla­res de már­ti­res que se ne­ga­ron acep­tar la Doc­tri­na Co­mu­nis­ta del Es­ta­do Ateo. Es­te año se cum­ple un si­glo de los he­chos re­pre­si­vos de la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que de 1917 cuan­do mi­llo­nes de ru­sos vi­vie­ron la lar­ga pe­sa­di­lla de un ré­gi­men que so­me­tió a su pue­blo a las peo­res hu­mi­lla­cio­nes. El que se atre­vía a ex­pre­sar­se de ma­ne­ra di­fe­ren­te a la “ver­dad ofi­cial” era un enemi­go que ha­bía que aplas­tar, en­tre ellos, aque­llos que pro­fe­sa­ban una creen­cia re­li­gio­sa. Pa­ra esos di­si­den­tes, es­ta­ba el horror del Gu­lag, de las lis­tas que los ex­cluían de car­gos pú­bli­cos, de las cár­ce­les o del exi­lio. Ese mis­mo odio to­ta­li­ta­rio se ex­pan­dió des­pués de la II Gue­rra Mun­dial al re­pro­du­cir­se el ré­gi­men co­mu­nis­ta de Sta­lin a nue­vas re­gio­nes de Eu­ro­pa del Es­te, cu­yos ciu­da­da­nos tam­bién co­men­za­ron a su­frir el mis­mo ti­po de per­se­cu­cio­nes, por el he­cho de di­sen­tir de los Go­bier­nos “Re­vo­lu­cio­na­rios”.

Cuan­do se pen­sa­ba que la do­mi­na­ción del odio ha­bía aplas­ta­do to­da tra­di­ción re­li­gio­sa, la caí­da del Mu­ro de Berlín y el co­lap­so del So­cia­lis­mo del Si­glo XX, de­mos­tra­ron otra reali­dad que oca­sio­nó el re­na­ci­mien­to del fer­vor re­li­gio­so que per­ma­ne­cía la­ten­te en la me­mo­ria co­lec­ti­va de esas Na­cio­nes. Pa­re­cía un mi­la­gro ver en aque­llas igle­sias ca­tó­li­cas, en los tem­plos or­to­do­xos, en las si­na­go- gas ju­días, que an­tes es­ta­ban va­cías por­que los cre­yen­tes no que­rían ser cri­mi­na­li­za­dos, de repente se mos­tra­ban re­ple­tas demostrando que 100 años no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra aplas­tar los va­lo­res y la creen­cia re­li­gio­sa de los pue­blos.

La fuer­za es­pi­ri­tual y re­li­gio­sa ha si­do tan mar­ca­da, que en pleno Si­glo XXI las nue­vas for­mas de do­mi­na­ción to­ta­li­ta­ria tra­tan de es­con­der su ateís­mo ori­gi­nal pa­ra ca­mu­flar­se y tra­tar de ma­ni­pu­lar a su fa­vor ese sen­ti­mien­to im­po­si­ble de erra­di­car. Pa­ra evi­tar la ma­ni­pu­la­ción y de­fen­der la ver­dad, bien­ve­ni­da sea la Na­vi­dad Or­to­do­xa, la ce­le­bra­ción de los Re­yes Ma­gos y la fies­ta de Ha­nu­ka de los ju­díos: Esas son las lec­cio­nes que nos de­ja la Li­ber­tad uni­da a la Fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.