La re­nun­cia

Notitarde - - Ciudad - Gus­ta­vo Roo­sen ne­soor10@gmail.com

Pa­ra los ve­ne­zo­la­nos, co­mo in­di­vi­duos y co­mo so­cie­dad, el año 2017 se pre­sen­ta co­mo un pe­rio­do en el que se impone la re­nun­cia.

Hay ma­ne­ras y ma­ne­ras de acer­car­se a la re­nun­cia. Hay quien pue­de sen­tir­la co­mo una ab­di­ca­ción, co­mo una pér­di­da, una de­bi­li­dad, un desis­ti­mien­to, una clau­di­ca­ción. Pre­fie­ro pen­sar­la aho­ra co­mo afir­ma­ción. No se tra­ta de una re­nun­cia por in­ca­pa­ci­dad o por re­sig­na­ción sino por con­vic­ción, no por de­bi­li­dad sino por lu­ci­dez, co­mo “el via­je de re­gre­so del sue­ño” que di­ría An­drés Eloy Blan­co, pe­ro muy es­pe­cial­men­te co­mo el arran­que del futuro desea­ble y po­si­ble.

Pa­ra su­pe­rar la cri­sis que ya lle­va­mos arras­tran­do por años, pe­ro so­bre to­do pa­ra to­mar rum­bo, pa­ra rom­per con lo no desea­do, se vuel­ve im­pres­cin­di­ble re­nun­ciar al mie­do, a la pe­sa­dum­bre, al pe­si­mis­mo, al de­rro­tis­mo, a la men­ti­ra, a la indolencia, a la de­pen­den­cia, a la re­sig­na­ción, a la ti­ra­nía de la su­mi­sión, al des­or­den, a la inac­ción, a la me­dio­cri­dad, a la au­to­com­pla­cen­cia, al caos y a lo que lo pro­du­ce, a vio­len­cia, al in­di­vi­dua­lis­mo, al des­co­no­ci­mien­to del otro, a la in­ge­nui­dad, a los “va­po­res de la fan­ta­sía” del poe­ma de An­drés Eloy, a la co­mo­di­dad de la crí­ti­ca que no apor­ta o a la asig­na­ción de cul­pa a los de­más con ol­vi­do de la res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia.

Es­pe­cial­men­te pa­ra quie­nes tie­nen po­der o as­pi­ran a te­ner­lo, se tra­ta ade­más de re­nun­ciar al abu­so, a la ar­bi­tra­rie­dad, al pa­ter­na­lis­mo, al en­ga­ño, al des­co- no­ci­mien­to de la ley y de la vo­lun­tad po­pu­lar, a la des­truc­ción o en­tor­pe­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes, al apro­ve­cha­mien­to del po­der en be­ne­fi­cio pro­pio, sin sen­ti­do de ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. Se tra­ta, de he­cho, de re­nun­ciar al po­der mis­mo cuan­do com­pro­ba­da­men­te su ejer­ci­cio ha traí­do a la so­cie­dad más ma­les que be­ne­fi­cios.

¿Cuán­do es ho­ra de re­nun­ciar? Siem­pre es po­si­ble ha­cer­lo, pe­ro se impone muy es­pe­cial­men­te cuan­do se vuel­ve im­pe­rio­so li­be­rar­se de al­go y, si­mul­tá­nea­men­te, li­be­rar tan­to opor­tu­ni­da­des co­mo ca­pa­ci­da­des, cuan­do la re­nun­cia tie­ne me­jo­res re­sul­ta­dos que la per­sis­ten­cia, cuan­do la ad­he­sión sin lí­mi­tes se vuel­ve ape­go irra­cio­nal e im­pro­duc­ti­vo, ab­di­ca­ción del pen­sa­mien­to pro­pio y de la li­ber­tad. Es im­pos­ter­ga­ble cuan­do afe­rrar­se a los erro­res del pa­sa­do es ne­gar­se al futuro, cuan­do re­nun­ciar es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra su­pe­rar­se, pa­ra ver, pa­ra cre­cer, pa­ra ser.

Los pro­pó­si­tos de re­nun­cia no se­rían por sí mis­mos su­fi­cien­tes sino no fue­ran acom­pa­ña­dos de su con­tra­rio, de la vo­lun­tad de no re­nun­ciar a lo esen­cial. El co­mien­zo de año es buen mo­men­to, por lo mis­mo, pa­ra ra­ti­fi­car nues­tra vo­lun­tad de no re­nun­ciar a la es­pe­ran­za, al tra­ba­jo, a los prin­ci­pios, a los va­lo­res, a la cons­truc­ción, a las ini­cia­ti­vas, a los sue­ños, a la ver­dad, a la pa­la­bra, a la res­pon­sa­bi­li­dad, al cam­bio, a la or­ga­ni­za­ción, a la so­li­da­ri­dad, a la amis­tad, al ca­lor y la fuer­za de la fa­mi­lia y los ami­gos. Co­mo nun­ca, es ho­ra de ra­ti­fi­car la vo­lun­tad de no re­nun­ciar, de nin­gu­na ma­ne­ra, a Ve­ne­zue­la. De no re­nun­ciar al futuro ni a la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.