Hoy es siem­pre, to­da­vía

Notitarde - - Opinión - Gon­za­lo Ló­pez Me­nén­dez Pe­rio­dis­ta/cs.org.es

Cer­ca de 800 mi­llo­nes de per­so­nas ca­re­cen de los ali­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra una vida dig­na. La ONU es­ti­ma que se ne­ce­si­ta­rían 160 dó­la­res anua­les du­ran­te los pró­xi­mos 15 años por ca­da per­so­na que vi­ve en una si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma. La es­cla­vi­tud, el so­me­ti­mien­to de la mu­jer o el ra­cis­mo que­da­ron a un la­do, aca­bar con la po­bre­za es el ob­je­ti­vo pa­ra el si­glo XXI.

En 2015, por pri­me­ra vez, más del 50% de la ri­que­za mun­dial se con­cen­tró en tan só­lo un 1% de la po­bla­ción. “Unos tan­to y otros tan po­co” cuen­ta el re­fra­ne­ro es­pa­ñol. Com­par­tir la po­bre­za, la mi­se­ria o la in­jus­ti­cia no en­tra den­tro de nues­tros idea­les, pe­ro pa­re­ce que tam­po­co la so­li­da­ri­dad. Ese sen­ti­mien­to que nos une a la cau­sa del otro y que a ve­ces se con­fun­de con ca­ri­dad o com­pa­sión.

No hay na­da que dis­tin­ga a unas per­so­nas de otras. El se­xo, el co­lor de la piel o la religión las­tra­ron el pa­sa­do, pe­ro for­man par­te de la con­cien­cia del pre­sen­te. ¿Es ad­mi­si­ble que una per­so­na pue­da com­prar el tra­ba­jo de mi­llo­nes de per­so­nas y que és­tas ten­gan tan po­co co­mo pa­ra te­ner que ven­der­se pa­ra al­can­zar un mí­ni­mo de dig­ni­dad, li­ber­tad o de­re­cho a la vida?

Na­die nie­ga que el ali­men­to, el tra­ba­jo o la vi­vien­da sean de­re­chos, pe­ro en nues­tros días un gran nú­me­ro de per­so­nas no tie­ne ac­ce­so a ellos. Han to­ma­do for­ma de pri­vi­le­gios y han pues­to tra­bas a nues­tra li­ber­tad, dig­ni­dad y de­re­cho a la vida. To­dos te­ne­mos de­re­cho a la vida y con ello a unos prin­ci­pios y li­ber­ta­des que nos per­mi­tan se­guir en bús­que­da de la fe­li­ci­dad.

Di­ce Jo­sé Mú­ji­ca, ex­pre­si­den­te de Uru­guay que él no es po­bre, es so­brio, li­viano de equi­pa­je, que vi­ve con lo jus­to pa­ra que las co­sas no le ro­ben la li­ber­tad. Nos han he­cho creer que vi­vi­mos por de­ba­jo de nues­tras po­si­bi­li­da­des, cuan­do en reali­dad vi­vi­mos por en­ci­ma de nues­tras ne­ce­si­da­des. Que cuan­to más me­jor y cuan­to me­jor más. “No hay pue­blo, ra­za o des­tino que no po­da­mos aga­rrar por el cue­llo y trans­for­mar­lo” es­cri­bía Beet­ho­ven a una ami­ga.

El mo­de­lo de desa­rro­llo no lle­ga a to­dos por igual, aun­que ten­ga­mos cla­ro que na­die va­le más que na­die. Si los ri­cos son ca­da vez más ri­cos y los po­bres ca­da vez más po­bres es­ta­mos an­te un “desa­rro­llo” que crea per­so­nas in­fe­li­ces, que no es so­li­da­rio. “El desa­rro­llo no puede ser en con­tra de la fe­li­ci­dad hu­ma­na, del amor, de las re­la­cio­nes hu­ma­nas, de cui­dar a los hi­jos, de te­ner ami­gos, de te­ner lo ele­men­tal” ase­gu­ra Mú­ji­ca.

Ser po­bre no es no te­ner na­da sino co­di­ciar de­ma­sia­do. El ver­da­de­ro desa­rro­llo no es­tá li­ga­do di­ne­ro sino a las per­so­nas. Que desa­rro­llo sig­ni­fi­que li­ber­tad y per­mi­ta re­co­no­cer el va­lor de ca­da uno. Hay quie­nes re­nie­gan de las gue­rras, de los pa­raí­sos fis­ca­les, de los lob­bies. Gen­te que tie­ne su es­pe­ran­za pues­ta en una so­cie­dad jus­ta y so­li­da­ria. Que si pa­ra al­go ha ser­vi­do la glo­ba­li­za­ción es pa­ra que no se pue­da en­ga­ñar a la gen­te. No se juz­ga­rá por nues­tros fa­llos sino por los si­len­cios que nos hi­cie­ron cóm­pli­ces. Nun­ca se hi­zo na­da que no se hu­bie­se ima­gi­na­do an­tes, hay que creer en un mun­do sin po­bre­za pa­ra po­der lo­grar­lo des­pués. Nues­tros an­te­pa­sa­dos ja­más hu­bie­sen ima­gi­na­do una so­cie­dad so­bria, jus­ta y en li­ber­tad co­mo lo es hoy.

En­ten­de­mos la fe­li­ci­dad co­mo ha­cer po­si­ble aque­llo que só­lo po- de­mos so­ñar. El desa­rro­llo de una per­so­na o de una so­cie­dad no es com­pe­ten­cia de na­die que no sea uno mis­mo. Ser li­bres nos ha­ce pro­ta­go­nis­tas de nues­tro desa­rro­llo y nues­tra pro­pia bús­que­da de la fe­li­ci­dad, de una so­brie­dad com­par­ti­da. No es po­si­ble que la po­bre­za y la mi­se­ria des­apa­rez­can si no es con vo­lun­tad. Aca­bar con ellas no es ta­rea sen­ci­lla, se ne­ce­si­ta com­pro­mi­so pa­ra ca­mi­nar to­dos jun­tos en una mis­ma di­rec­ción. No se tra­ta de una uto­pía, “im­po­si­ble” só­lo sig­ni­fi­ca que no se hi­zo an­tes. “Hoy es siem­pre to­da­vía, to­da la vida es aho­ra. Y aho­ra, aho­ra es el mo­men­to de cum­plir las pro­me­sas que nos hi­ci­mos por­que ayer no lo hi­ci­mos. Por­que ma­ña­na es tar­de” es­cri­bía An­to­nio Ma­cha­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.