Des­de la en­tra­ña de la poe­sía: Elo­gio a Jo­sé Joa­quín Bur­gos

Notitarde - - Opinión - Laura An­ti­llano

He pa­sa­do va­rios días re le­yen­do con un gus­to enor­me la poe­sía de nues­tro bri­llan­te Cro­nis­ta de la Ciu­dad, el es­cri­tor Jo­sé Joa­quín Bur­gos.

Su poe­sía ele­va la ale­gría, la ter­nu­ra, el pai­sa­je, la en­tra­ña de lo pe­que­ño y va­lio­so, lo se­cre­to y te­so­ne­ro, a es­pa­cios ma­ra­vi­llo­sos y, en ge­ne­ral, tan­to su poe­sía co­mo su pro­sa na­rra­ti­va o pe­rio­dís­ti­ca po­see la ca­li­dez de quién sa­be ob­ser­var y ana­li­zar con me­su­ra, to­do lo que le ro­dea.

Bur­gos es ade­más de buen es­cri­tor un ex­ce­len­te maes­tro, por­que so­lo la gen­te que tie­ne esa de­li­ca­de­za de de­te­ner­se en los de­ta­lles y tra­tar de com­pren­der el en­torno y so­bre­to­do: el en­torno hu­mano, puede en­ten­der lo que en­se­ñar a otros sig­ni­fi­ca.

Nos de­te­ne­mos en las sig­ni- fi­ca­cio­nes pro­fun­das de lo mí­ti­co en la cons­truc­ción de su “Uni­cor­nio”(1991), en con­tras­te con la poe­sía di­rec­ta y sen­ci­lla de : Can­san­cios de ori­lla,( 2012) o:”Piel de sue­ños”(1997) , o la fan­ta­sía te­rri­to­rial de “Co­ro­mo­ta­nías”, don­de ce­le­bra tan­to a Gua­na­re.

Ayer, en mi ven­ta­na de la co­ci­na re­vo­lo­tea­ba un co­li­brí, la gen­te sue­le de­cir que cuan­do eso ocu­rre es por­que el al­ma de quien ha fa­lle­ci­do re­cién vie­ne a vi­si­tar­nos, pa­ra que no le llo­re­mos ya y le ce­le­bre­mos, vie­ne a de­cir­nos que don­de es­tá se en­cuen­tra bien. Yo lo de­jé ju­gar con la flor de la sá­bi­la y pen­sé en el poe­ma de Jo­sé Joa­quín Bur­gos “Án­gel”: Si pue­des/ des­ci­fra/ la ver­dad del co­li­brí/ y es­crí­be­la/ en la mano de un án­gel.

La sen­ci­llez del poe­ma se equi­pa­ra a lo mu­cho que nos di­ce; co­mo en Mai­zal: Tus ca­be­llos/suel­tos/al ai­re/en el co­nu­co./To­do/el sol/bri­lla/en ca­da he­bra.

Re­co­ger su pa­la­bra es re­to­mar el pai­sa­je en su pro­fun­di­dad bo­tá­ni­ca, es lo hu­mano vis­to des­de la cer­ca­nía de lo amo­ro­so, es des­cu­brir la ter­nu­ra en­ce­rra­da y a la vis­ta en lo mi­nu­cio­so.

Es­te es­cri­tor que nos ha acom­pa­ña­do en Va­len­cia des­de ha­ce tan­tos años es tam­bién cul­tor, ade­más del gé­ne­ro de la poe­sía, del de la crónica pe­rio­dís­ti­ca (de he­cho es co­lum­nis­ta de es­te dia­rio), el en­sa­yo, el cuen­to y la no­ve­la. To­da su li­te­ra­tu­ra se ali­men­ta de una mi­ra­da de­li­ca­da y cá­li­da ha­cia el mun­do que le ro­dea, don­de la ale­gría y el en­tu­sias­mo se com­bi­nan con la sor­pre­sa de los des­cu­bri­mien­tos per­ma­nen­tes de su en­torno y lo vi­vi­do. Su ex­pe­rien­cia en el ofi­cio bien de­be­ría ser un mo­de­lo pa­ra quie­nes se ini­cian en la es­cri­tu­ra, en lu­gar de aplau­dir tan­ta mo­ji­ga­te­ría y re­bus­ca­mien­to ar­ti­fi­cio­so, co­mo sue­le ha­cer­se en al­gu­nos pre­dios.

Te­ne­mos pues, un gran poe­ta en­tre no­so­tros, y un ser sen­si­ble, de in­te­li­gen­cia es­pec­tral y pro­fun­da cor­du­ra mo­ral. Lle­guen al poe­ta Jo­sé Joa­quín Bur­gos nues­tra ad­mi­ra­ción y ca­ri­ño pleno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.