Otra edu­ca­ción

Notitarde - - Opinión - Gabriel Arre­se Le­za / Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

En una sa­la no muy gran­de de una es­cue­la un gru­po de ni­ños de seis años se di­vier­ten, jue­gan y so­bre­to­do apren­den. Tras sa­lir un día una de es­tas ni­ñas al par­que y pre­gun­tar al maes­tro cual era un ti­po de piedra, lle­vó al maes­tro esa mis­ma piedra al día si­guien­te y co­men­tó por de­ci­sión pro­pia “mi­ra, es­tá piedra es gra­ni­to por­que tie­ne gra­ni­tos ne­gros”. Es­te ti­po de apren­di­za­je ba­sa­do en la ini­cia­ti­va de los más pe­que­ños es el que pre­ten­den desa­rro­llar las es­cue­las al­ter­na­ti­vas. Un mo­de­lo edu­ca­ti­vo que en Es­pa­ña su­pera ya los 800 pro­yec­tos.

Los es­pa­cios al­ter­na­ti­vos suponen una va­ria­ble al mo­de­lo tra­di­cio­nal que en­cor­se­ta a los alum­nos se­gún una es­truc­tu­ra fi­ja, des­per­so­na­li­za­da y mar­ca­da por ley. Cuen­ta con op­cio­nes di­ver­sas co­mo las es­cue­las li­bre, es­cue­las bos­que, co­le­gios Mon­tes­so­ri o es­cue­las Reg­gio Emilia, en­tre mu­chas otras. Ca­da pro­yec­to man­tie­ne com­po­nen­tes úni­cos pe­ro to­dos de­fien­den el res­pe­to al rit­mo par­ti­cu­lar de ca­da ni­ño.

“No­so­tros nos he­mos ba­sa­do en el res­pe­to y en el apren­di­za­je ac­ti­vo. No en­se­ña­mos, son los pro­pios ni­ños y ni­ñas los que apren­den a tra­vés de sus pro­pias ex­pe­rien­cias en el es­pa­cio y de la in­ter­ac­ción con las de­más per­so­nas”, ase­gu­ran los fun­da­do­res de Pla­ne­ta Ped, un nue­vo pro­yec­to edu­ca­ti­vo ba­sa­do en el apren­di­za­je ac­ti­vo. De es­ta ma­ne­ra se les­trans­mi­te una con­fian­za y au­to­no­mía pa­ra que sean ellos mis­mos los que pro­pon­gan y reali­cen ac­ti­vi­da­des que de ver­dad les in­tere­sen. Así pue­den apren­der se­gún su rit­mo par­ti­cu­lar. Los maes­tros les acom­pa­ñan y só­lo ayu­dan cuan­do ellos lo pi­den.

Es­te fe­nó­meno se afian­zó en Es­pa­ña de la mano de Fran­cis­co Gi­ner de los Ríos que en 1876 fun­dó la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za en bus­ca de una al­ter­na­ti­va a la en­se­ñan­za ofi­cial do­mi­na­da por la Igle­sia. El pro­pio Gi­ner de los Ríos ase­gu­ró que “To­dos los ni­ños son in­te­li­gen­tes, has­ta que en­tre el maes­tro y los pa­dres se en­car­gan de em­bru­te­cer­los” y que “se nos en­se­ñan mu­chas co­sas me­nos a pen­sar en vi­vir”.

La ma­yo­ría de es­tos cen­tros sue­len ser pri­va­dos, sin áni­mo de lu­cro y se cen­tran en eda­des has­ta los seis años, cuan­do em­pie­za la es­co­la­ri­za­ción obli­ga­to­ria. Una de las eta­pas más im­por­tan­tes en las que los más pe­que­ños pue­den desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des que les de­fi­ni­rán en un fu­tu­ro co­mo per­so­na. La pla­ta­for­ma Lu­dus, pri­mer di­rec­to­rio web de edu­ca­ción al­ter­na­ti­va de Es­pa­ña, es la prue­ba del au­ge y desa­rro­llo de es­ta edu­ca­ción al­ter­na­ti­va. En sus ini­cios en 2013 re­co­gía tan só­lo trein­ta re­se­ñas, aho­ra cuen­ta con in­for­ma­ción de más de 800 cen­tros.

Es­ta al­ter­na­ti­va pue­de su­po­ner un pe­que­ño paso pa­ra con­tri­buir a la dis­mi­nu­ción de la ta­sa de aban­dono es­co­lar. Es­pa­ña es el país de la Unión Eu­ro­pea (UE) con la ma­yor ta­sa de aban­dono, un 20% en 2015 y du­pli­ca la me­dia del 10% de la UE, se­gún las úl­ti­mas ci­fras de la En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA). De igual ma­ne­ra, en Gua­te­ma­la só­lo un 46% de los me­no­res en edad es­co­lar ac­ce­de a la se­cun­da­ria y ape­nas un 24% com­ple­ta ba­chi­lle­ra­to.

El pa­ra­dig­ma tra­di­cio­nal de la edu­ca­ción ha po­di­do cam­biar a la vez que la so­cie­dad de­man­da per­so­nas más he­te­ro­gé­neas. Ca­da per­so­na per­ci­be, sien­te y apren­de de ma­ne­ra úni­ca. Con es­ta pre­mi­sa, las es­cue­las al­ter­na­ti­vas bus­can que los ni­ños amen ca­da ac­ti­vi­dad que reali­cen y así pue­dan desa­rro­llar, por pro­pia ini­cia­ti­va, res­pon­sa­bi­li­dad y au­to­no­mía. Pe­ro me­dian­te es­te mé­to­do no só­lo apren­den los más pe­que­ños, si no tam­bién los maes­tros co­mo crea­do­res de am­bien­tes y los pro­pios pa­dres que apren­den a res­pe­tar el es­pa­cio de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.