Afec­ta­dos por co­lap­so de cloacas ha­ce cin­co años en co­mu­ni­dad 5 de Ju­lio

Ca­lles des­tro­za­das y sin luz

Notitarde - - Regiones -

Güi­güe, enero 11 ( Je­ni­ree Se­que­da Mo­reno).- Co­mo un ver­da­de­ro “río” re­co­rren las aguas servidas to­das las ca­lles de ave­ni­das de la co­mu­ni­dad 5 de Ju­lio, don­de el sis­te­ma de cloacas co­lap­só des­de ha­ce al me­nos cin­co años, ori­gi­nan­do una gra­ve con­ta­mi­na­ción am­bien­tal que afec­ta a cien­tos de fa­mi­lias que ha­bi­tan en la zo­na.

Di­li Ji­mé­nez, ha­bi­tan­te afec­ta­da del sec­tor y vo­ce­ra del con­se­jo co­mu­nal, de­nun­ció que, al pa­re­cer, de­bi­do a los años que tie­nen de ins­ta­la­dos los tu­bos en la co­mu­ni­dad, fun­da­da ha­ce más de 50 años, to­do el sis­te­ma co­lap­só ori­gi­nan­do el des­bor­da­mien­to de las aguas re­si­dua­les en las bo­cas de visita.

Se­ña­ló ade­más que con el paso de los días el pro­ble­ma se ha ido agra­van­do, de tal ma­ne­ra que las aguas ne­gras bro­tan den­tro de va­rias vi­vien­das de la co­mu­ni­dad.

Du­ran­te un re­co­rri­do rea­li­za­do por la re­fe­ri­da zo­na se evi­den­ció que las aguas servidas sa­len por los si­fo­nes de va­rias vi­vien­das, ori­gi­nan­do fé­ti­dos olo­res y la pro­li­fe­ra­ción de una gran can­ti­dad de zan­cu­dos que ame­na­zan con cau­sar en­fer­me­dad en la po­bla­ción.

Los afec­ta­dos se­ña­la­ron que va­rios ni­ños y adul­tos ma­yo­res han pre­sen­ta­do pi­ca­zón y erup­cio­nes en la piel, ade­más de en­fer­me­da­des es­to­ma­ca­les, po­si­ble­men­te de­bi­do a que dia­ria­men­te es­tán ex­pues­tos a la con­ta­mi­na­ción que ha ori­gi­na­do el co­lap­so de las aguas servidas.

Ca­lles des­tro­za­das

El cons­tan­te de­rra­me de las aguas servidas en la co­mu­ni­dad 5 de Ju­lio ha ori­gi­na­do tam­bién el des­tro­zo de las ca­lles y ave­ni­das, las cua­les ac­tual­men­te per­ma­ne­cen com­ple­ta­men­te in­tran­si­ta­bles.

En la ca­lle prin­ci­pal des­de ha­ce va­rios años ya­ce un enor­me crá­ter re­ple­to de aguas servidas que se abrió pro­duc­to de la so­ca­va­ción de la tie­rra an­te la fu­ga de las cloacas. Es­ta si­tua­ción di­fi­cul­ta el li­bre paso vehi­cu­lar por la zo­na y re­pre­sen­ta un gran ries­go pa­ra los con­duc­to­res y tran­seún­tes.

De igual ma­ne­ra se en­cuen­tran otras ca­lles de la co­mu­ni­dad, cu­ya ca­pa as­fál­ti­ca prác­ti­ca­men­te ha des­apa­re­ci­do an­te el cons­tan­te bro­te de las aguas servidas des­de ha­ce cin­co años.

Ade­más de des­tro­za­das, los ha­bi­tan­tes afec­ta­dos se­ña­la­ron que las ca­lles de la co­mu­ni­dad se en­cuen­tran com­ple­men­te a os­cu­ras an­te la fal­ta de alum­bra­do pú­bli­co, el cual de­jó de fun­cio­nar ha­ce va­rios años. A raíz de ello, ase­gu­ran que los he­chos de­lic­ti­vos se han in­cre­men­ta­do en la zo­na.

La co­mu­ni­dad 5 de Ju­lio ase­gu­ra es­tar can­sa­da de pe­dir ayu­da tan­to a la em­pre­sa Hi­dro­cen­tro co­mo a la Al­cal­día de Carlos Ar­ve­lo, pe­ro a la fe­cha no ha lo­gran­do aten­ción nin­gu­na, mien­tras el pro­ble­ma se agu­di­za con el paso de los días des­me­jo­ran­do su ca­li­dad de vi­da.

Ha­ce cin­co años las aguas servidas re­co­rren las ca­lles y ave­ni­das de la co­mu­ni­dad 5 de Ju­lio ori­gi­nan­do fé­ti­dos olo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.