OMS: 350 mi­llion­nes de per­so­nans en el mun­do pa­de­cen de­pre­sión

Es­pe­cia­lis­tas acla­ran que los pri­me­ros in­di­cios se re­ve­lan a cor­ta edad

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, enero 11 (Ilia­na R. Mo­go­llón Ar­güe

lles).- La de­pre­sión es un tras­torno men­tal, ca­ta­lo­ga­da co­mo una en­fer­me­dad clí­ni­ca se­ve­ra que pro­vo­ca; tris­te­za, fal­ta de áni­mo en la rea­li­za­ción de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas y ba­ja au­to­es­ti­ma.

Es­ta pa­to­lo­gía no dis­tin­gue en­tre gé­ne­ros, ni eda­des. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en el mun­do 350 millones de per­so­nas la pa­de­cen.

Ca­da 13 de enero se ce­le­bra el Día Mun­dial de la Lu­cha Con­tra la De­pre­sión, pa­ra aler­tar a los ciu­da­da­nos so­bre las con­se­cuen­cias que pue­de ge­ne­rar, si no es tra­ta­da por un es­pe­cia­lis­ta a tiem­po.

La psi­có­lo­go clí­ni­co, Ma­de­li­ne Fran­ces­chi Gon­cál­vez, ex­pli­ca que es­te tras­torno tam­bién ge­ne­ra en los pa­cien­tes; pér­di­da de in­te­rés, can­san­cio, irri­ta­bi­li­dad, y pue­de in­du­cir al sui­ci­dio.

Sue­le ser más fre­cuen­te de lo que se cree, por ello, en­fa­ti­za que una eva­lua­ción cons­tan­te mar­ca­rá la di­fe­ren­cia, ya que con­tri­bu­ye a la mor­bi­li­dad.

Cui­da­do con los ni­ños

Fran­ces­chi su­gie­re que la ob­ser­va­ción es cla­ve pa­ra de­tec­tar en los ni­ños sín­to­mas o con­duc­tas que per­mi­tan de­ter­mi­nar si exis­te un cua­dro de de­pre­sión, “por­que es­ta pa­to­lo­gía sue­le re­ve­lar los pri­me­ros in­di­cios a cor­ta edad”.

Los pa­dres de­ben mo­ni­to­rear cons­tan­te­men­te la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal de los más pe­que­ños del ho­gar, co­no­cer có­mo se desen­vuel­ven en su en­torno y de­ter­mi­nar: La pér­di­da de pe­so, la fal­ta de ape­ti­to, o de áni­mo pa­ra ju­gar, la re­trac­ción, el de­sin­te­rés por ver te­le­vi­sión, en­tre otras con­duc­tas que rom­pen por com­ple­to con el es­que­ma ha­bi­tual de un ni­ño.

Al no­tar cam­bios im­por­tan­tes es ne­ce­sa­rio acu­dir “a un psi­có­lo­go que cuen­te con el re­gis­tro de la Fe­de­ra­ción, pa­ra que eva­lúe la si­tua­ción y coloque a dis­po­si­ción del pa­cien­te las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra su­pe­rar­lo”, ex­hor­tó Fran­ces­chi.

La his­to­ria fa­mi­liar tam­bién in­flu­ye: Ca­sos de eu­fo­ria, bi­po­la­ri­dad e in­clu­so la de­pre­sión en sí, son re­gis­tros de in­te­rés al mo­men­to de con­tac­tar a un es­pe­cia­lis­ta.

La psi­có­lo­go re­sal­tó que “exis­ten des­en­ca­de­nan­tes que pue­den ac­ti­var­la, so­bre to­do en la pu­ber­tad y en la adul­tez, bien sea por el des­con­trol hor­mo­nal, por si­tua­cio­nes co­mo el di­vor­cio de los pa­dres, la muer­te de una mas­co­ta, el cam­bio de re­si­den­cia, la partida de un per­so­na cer­ca­na, o un shock post trau­má­ti­co”.

Se pre­sen­ta por múl­ti­ples mo­ti­vos, pe­ro no se de­be con­fun­dir con la tris­te­za “una per­so­na que es­tá tris­te, pue­de ir a tra­ba­jar, aun­que no uti­li­za­rá co­lo­res fuer­tes por su es­ta­do de áni­mo, cum­pli­rá con sus fun­cio­nes aun­que sea con po­ca vo­lun­tad, con­tra­rio a un su­je­to que ten­ga un pi­co ac­ti­vo de de­pre­sión, que no desea tra­ba­jar, pier­de el sue­ño o por el con­tra­rio lle­ga a dor­mir más de 10 ho­ras, no co­me, ni se rea­li­za el aseo per­so­nal, evi­ta ves­tir­se, no se con­cen­tra, y ca­re­ce de vo­lun­tad pa­ra ha­cer las co­sas. Si al me­nos hay pre­sen­te cua­tro de es­tos sín­to­mas y se pro­lon­gan des­de dos se­ma­nas has­ta seis me­ses, es­ta­mos an­te una de­pre­sión”, re­sal­tó la psi­có­lo­go.

Re­pro­gra­ma­ción men­tal

Por su par­te, la coach y te­ra­peu­ta en me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, Neu­gin Ló­pez, con­si­de­ra que la de­pre­sión “es un es­ta­do don­de se des­com­pen­san las emo­cio­nes por di­ver­si­da­des de fac­to­res”. Es­ta afec­ción pue­de lo­grar que un in­di­vi­duo pierda el “in­te­rés por la vi­da al que­dar­se sin tra­ba­jo, sin pa­re­ja, por la si­tua­ción del país, o por lu­to, ais­lán­do- se a un mun­do pa­ra­le­lo y re­fu­gián­do­se en el al­cohol o en sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas pa­ra des­co­nec­tar­se del su­fri­mien­to que lo ator­men­ta”, sos­tu­vo Ló­pez.

La coach sos­tie­ne que los cam­bios brus­cos y el aban­dono de ac­ti­vi­da­des que pro­vo­ca­ban ale­gría en la per­so­na son los ele­men­tos que ayu­da­rán a iden­ti­fi­car el diag­nós­ti­co; ale­jar­se del círcu­lo de amis­ta­des, no re­la­cio­nar­se, el des­con­trol en el con­su­mo de ali­men­tos y otros com­por­ta­mien­tos si­mi­la­res son los prin­ci­pa­les sín­to­mas.

Re­pro­gra­mar­se pue­de ayu­dar a re­ver­tir­la pe­ro so­lo en la fa­se de me­lan­co­lía y tris­te­za, pues per­mi­te que el pa­cien­te vea la vi­da des­de un án­gu­lo dis­tin­to y en­cuen­tre de nue­vo la emo­ción de vi­vir. Pe­ro si la de­pre­sión es­tá avan­za­da de­be in­ter­ve­nir un es­pe­cia­lis­ta.

Es­ta téc­ni­ca con­sis­te en “abor­dar al pa­cien­te, con la in­ten­ción de iden­ti­fi­car las in­quie­tu­des que lo ace­chan, pa­ra lle­var­lo a un es­ta­do de re­la­ja­ción car­ga­do de men­sa­jes po­si­ti­vos que au­na­do a un pro­yec­to de vi­da nue­vo, le per­mi­ti­rá to­mar ac­cio­nes en la reali­dad y aban­do­nar ese mun­do pa­ra­le­lo”, di­jo la te­ra­peu­ta en me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

Nau­gin Ló­pez, ex­pli­ca que el elec­tro­mag­ne­tis­mo tam­bién per­mi­te ver las re­des de co­rrien­te en el cuer­po, y sir­ve de com­ple­men­to al cam­po de la me­di­ci­na es­pe­cia­li­za­da pa­ra de­tec­tar si es pru­den­te acu­dir a un psi­quia­tra.

La de­pre­sión no se pre­vie­ne, pe­ro al­gu­nas téc­ni­cas pa­ra su­pe­rar es­ta pa­to­lo­gía son: Ha­cer ejer­ci­cios, com­par­tir con ami­gos y co­mu­ni­car­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.