Ju­ven­tud y vio­len­cia en Amé­ri­ca La­ti­na

Notitarde - - Opinión - Fran Araú­jo/Pe­rio­dis­ta ccs.org.es

Amé­ri­ca La­ti­na pre­sen­ta los ín­di­ces más ele­va­dos de vio­len­cia des­pués de al­gu­nos paí­ses de Áfri­ca. La vio­len­cia se ha trans­for­ma­do en uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que obs­ta­cu­li­zan el desa­rro­llo y afec­ta ca­da vez más a los es­tra­tos jó­ve­nes de la so­cie­dad.

La ecua­ción vio­len­cia y ju­ven­tud no de­be ver­se co­mo pro­ble­ma in­he­ren­te a la edad. Sus raí­ces es­tán an­cla­das en la po­bre­za, la de­sigual­dad y unos sis­te­mas edu­ca­ti­vos ob­so­le­tos y fal­tos de la fi­nan­cia­ción ne­ce­sa­ria.

Un ter­cio de los ho­ga­res ur­ba­nos y la mi­tad de los ru­ra­les se en­cuen­tran en si­tua­ción de po­bre­za, se­gún da­tos del 2002. Si a los fo­cos de po­bre­za y des­em­pleo de las gran­des ciu­da­des su­ma­mos la cre­cien­te emi­gra­ción de la po­bla­ción jo­ven des­de el ám­bi­to ru­ral, en­con­tra­mos un con­tex­to de su­per­po­bla­ción y po­bre­za que es el hu­mus per­fec­to pa­ra el cre­ci­mien­to de to­do ti­po de van­da­lis­mo y vio­len­cia.

Otros fac­to­res de­ter­mi­nan­tes son la ele­va­da natalidad, es­pe­cial­men­te en mu­je­res de­ma­sia­do jó­ve­nes que no la ma­du­rez pa­ra pro­por­cio­nar una edu­ca­ción ade­cua­da a sus hi­jos; la se­pa­ra­ción de es­pa­cios pú­bli­cos de re­la­ción so­cial y la seg­men­ta­ción de los ser­vi­cios bá­si­cos. Se ges­ta así un ais­la­mien­to so­cial en el que los ado­les­cen­tes que­dan re­le­ga­dos a las in­fluen­cias que ger­mi­nan en la in­ter­ac­ción co­ti­dia­na de las ca­lles del ve­cin­da­rio, con jó­ve­nes que com­par­ten las mis­mas ca­ren­cias.

Las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res ro­tas y un con­tex­to hos­til, uni­das a una eta­pa mar­ca­da por el cam­bio y la ne­ce­si­dad de re­fe­ren­tes, ge­ne­ran una fal­ta de per­te­nen­cia que su­plen las “ban­das”. El jo­ven es una per­so­na por ha­cer, que ne­ce­si­ta ser in­te­gra­da y de­sem­pe­ñar una ac­ti­vi­dad. La ju­ven­tud es la eta­pa que de­be de­di­car­se al apren­di­za­je de co­no­ci­mien­tos y ac­ti­tu­des que se desa­rro­lla­rán a lo lar­go de la vi­da. El pro­ble­ma es que a ve­ces es­tos apren­di­za­jes se con­vier­ten en mas­ter ca­lle­je­ros de van­da­lis­mo y re­glas de ro­bo e in­ti­mi­da­ción. Ha­cer­se adul­to a gol­pe de ma­che­te.

Es­tas de­sigual­da­des aca­ban afec­tan­do a to­dos por­que es im­po­si­ble man­te­ner el equi­li­brio por el uso de la fuer­za. La seg­men­ta­ción y el ais­la­mien­to im­pi­den un in­ter­cam­bio cul­tu­ral en­ri­que­ce­dor y li­mi­tan la ca­li­dad de vi­da de la to­ta­li­dad de los ciu­da­da­nos. La ma­yor de­sin­te­gra­ción so­cial con­so­li­da bol­sas de po­bre­za es­truc­tu­ral, con dis­cri­mi­na­ción ét­ni­ca, de gé­ne­ro y eco­ló­gi­ca.

Ca­si la mi­tad de la po­bla­ción La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne me­nos de 24 años. La ju­ven­tud es el mo­tor de desa­rro­llo de un país, per­der a la ju­ven­tud es una ma­ne­ra de cas­trar los ni­ve­les de desa­rro­llo. Por otra par­te, te­ner­la inac­ti­va cons­ti­tu­ye un fuen­te de dis­tur­bios, al igual que lo fue en su mo­men­to la inac­ti­vi­dad del ejér­ci­to ro­mano o de cual­quier otro agen­te enér­gi­co ne­ce­si­ta­do de ac­ti­vi­dad pa­ra ga­nar­se la vi­da.

La vio­len­cia ur­ba­na su­po­ne ca­si el 15% del PIB de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca. En­ca­be­za la lis­ta El Salvador. En el pe­que­ño país cen­troa­me­ri­cano, el cos­to de la vio­len­cia se lle­va el 25% del PIB. Co­lom­bia, con un PIB mu­cho más ele­va­do, pier­de el 24% del mis­mo a cau­sa del de­li­to. En Hon­du­ras, no me­nos de una do­ce­na de em­pre­sas de Co­rea y Tai­wán de­ci­die­ron aban­do­nar el país.

En el ist­mo cen­troa­me­ri­cano, las au­to­ri­da­des po­li­cia­les tie­nen “re­gis­tra­das” cer­ca de dos mil “ban­das” con ca­si de 400.000 miem­bros. Mu­chos de es­tos gru­pos na­cen en torno al nar­co­trá­fi­co y en él en­cuen­tran un sis­te­ma de vi­da y unos in­gre­sos que la so­cie­dad no les pro­por­cio­na.

Pe­ro tam­bién exis­ten ejem­plos po­si­ti­vos. En El Salvador, el nú­me­ro de pan­di­lle­ros de Vi­lla Salvador ha des­cen­di­do de 4.000 a un mi­llar en los úl­ti­mos años gra­cias a los pro­gra­mas de Ayu­da en Ac­ción y Tie­rra de Ni­ños. El cam­bio de­be apo­yar­se en me­di­das po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra la ju­ven­tud. Au­men­tar la in­ver­sión en edu­ca­ción de ca­li­dad y fo­men­tar la pre­pa­ra­ción pa­ra en­trar en el mer­ca­do de tra­ba­jo. Po­lí­ti­cas des­ti­na­das a la mu­jer y a la edu­ca­ción re­pro­duc­ti­va. Me­di­das de in­te­gra­ción so­cial que aca­ben con los gue­tos en las ciu­da­des. La se­gu­ri­dad no se al­can­za cer­can­do el pro­ble­ma, co­mo es­tá su­ce­dien­do en Bra­sil con el mu­ro pro­yec­ta­do pa­ra ce­rrar las fa­ve­las. En los úl­ti­mos años se han rea­li­za­do avan­ces, pe­ro la apues­ta ha de ser ma­yor. Si la ju­ven­tud es el fu­tu­ro, La­ti­noa­mé­ri­ca se me­re­ce un fu­tu­ro me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.