Gol­pes a la de­re­cha

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

Las de­re­chas siem­pre han lle­ga­do al po­der por me­dio de zar­pa­zos y han si­do fer­vien­tes de­fen­so­res de las dic­ta­du­ras en el con­ti­nen­te. Nun­ca han creí­do en la de­mo­cra­cia, ni les im­por­ta. Ahí es­tán en la AN 2017, in­ven­tan­do el su­pues­to aban­dono del Pre­si­den­te Ma­du­ro de su car­go, sin que me­die nin­gún so­por­te se­rio ni ju­rí­di­co. Lan­zan con ello, una se­ñal al ex­te­rior de que el gobierno ve­ne­zo­lano es ile­gí­ti­mo. Co­mo ya lo hi­cie­ron en Hon­du­ras, Pa­ra­guay, Hai­tí, Bra­sil, lo in­ten­ta­ron en Bo­li­via, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la, sin de­jar de men­cio­nar a Cu­ba.

Por eso, la hos­ti­li­dad de las de­re­chas con­tra los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas, es una reali­dad que no se pue­de ocul­tar en la Amé­ri­ca irre­den­ta, al me­nos en es­tos úl­ti­mos cien­to cua­ren­ta años.

Lo que hi­zo Bor­ges en su in­ter­ven­ción en la AN fue re­pe­tir su gas­ta­do dis­cur­so con­tra Chá­vez du­ran­te el gol­pe de abril de 2002. Es­ta vez más pa­té­ti­co y en­re­da­do, vie­ne de una per­so­na que su­po­ne­mos co­no­ce de le­yes.

Una pri­me­ra lec­tu­ra nos in­cli­na a pen­sar que los ul­tras de la de­re­cha ca­ver­ní­co­la lo atra­pa­ron y le im­pu­sie­ron su plan de ac­ción. Do­mi­nó el pun­to de vis­ta del club de los mi­llo­na­rios abu­rri­dos y anal­fa­be­tos, que quie­ren san­gre y caos pa­ra Ve­ne­zue­la. Re­sul­ta que el fun­da­dor de Pri­me­ro Jus­ti­cia es el úni­co de ese gru­pi­to que vie­ne de un en­torno in­te­lec­tual se­rio.

Por el camino que van la mal­tra­ta­da y tam­ba­lean­te MUD co­mien­za a ex­pe­ri­men­tar una fa­ti­ga cró­ni­ca.

Pa­ra que or­ga­ni­za­cio­nes con­ser­va­do­ras co­mo PRO­VEA o el par­ti­do del go­ber­na­dor de La­ra, pe­guen el gri­to al cie­lo por tan ta­ma­ña tor­pe­za, in­di­ca que la ac­tual di­rec­ti­va AN va por el mis­mo de­rro­te­ro que la anterior de Ra­mos Allup. Es de­cir, camino al des­gas­te so­cial y al agra­va­mien­to de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, co­mo lo afir­ma el co­mu­ni­ca­do de PRO­VEA. La his­to­ria vuel­ve a re­pe­tir­se di­ce la le­tra del tango bo­le­ri­za­do por Fe­li­pe Pí­re­la y Carlos Marx, aso­ma que las se­gun­das par­tes nun­ca son bue­nas, aun­que nos atre­ve­mos a de­cir que al­gu­nos re­ma­kes son me­jo­res que el ori­gi­nal.

Por ahí an­da el par­ti­do más ac­ti­vo de la opo­si­ción, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, ha­cien­do lo im­po­si­ble por­que no con­ti­núe la me­sa de diá­lo­go. Son los per­fec­tos sa­bo­tea­do­res. Sa­bo­tean al Papa y sa­bo­tean La Paz que Ve­ne­zue­la tan­to desea. Por eso Bor­ges de­cep­cio­na, no es­tá a la al­tu­ra de la si­tua­ción que re­quie­re mano fir­me y pul­so de di­bu­jan­te. Se que­da atra­pa­do en ma­nos de un gru­pe­te que pue­de en­cen­der el caos a un al­to pre­cio que, el pue­blo no es­tá dis­pues­to a pa­gar por­que ya apren­dió.

El mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio plas­ma­do en pue­blo, van­guar­dia y Fuer­za Ar­ma­da man­tie­ne los ni­ve­les de aler­ta en de­fen­sa de la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Co­mo de­be ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.