Con­cep­ción hu­ma­nis­ta de la par­ti­ci­pa­ción

Notitarde - - Ciudad - Max Ma­cías

La con­cep­ción hu­ma­nis­ta de la par­ti­ci­pa­ción tie­ne co­mo fin la cons­truc­ción de una so­cie­dad nue­va, jus­ta y hu­ma­na, ba­sa­da en la par­ti­ci­pa­ción de ca­da hom­bre co­mo pro­ta­go­nis­ta de su de­ve­nir per­so­nal y so­cial. Va­mos a ha­cer re­fe­ren­cia a los prin­ci­pios en los cua­les des­can­sa la con­cep­ción del hom­bre y la so­cie­dad, des­de el pun­to de vis­ta hu­ma­nis­ta cris­tiano.

LA PER­SO­NA HU­MA­NA: El hom­bre es un va­lor fun­da­men­tal, con­si­de­ra­do no co­mo in­di­vi­duo, sino co­mo per­so­na, co­mo su­je­to cu­ya esen­cia lo dis­tin­gue de los otros se­res ani­ma­les y le da una ca­li­fi­ca­ción es­pe­cial que re­si­de esen­cial­men­te en su ra­cio­na­li­dad y li­ber­tad. El hom­bre es una uni­dad de ma­te­ria y es­pí­ri­tu; por ser ma­te­ria com­par­te la vi­da fí­si­ca de otros se­res vi­vien­tes, pe­ro, por su es­pí­ri­tu, es ca­paz de co­no­cer y amar de una ma­ne­ra que tras­cien­de to­do el mun­do de lo sen­si­ble. El hom­bre es im­per­fec­to, pe­ro tie­ne en sí mis­mo las po­ten­cia­li­da­des pa­ra su per­fec­ción. La li­ber­tad del hom­bre, la po­si­bi­li­dad de au­to­con­du­cir su vi­da, lo ha­cen res­pon­sa­ble de sus ac­cio­nes, pro­ta­go­nis­ta de su exis­ten­cia y lo per­so­na­li­zan. El hom­bre es por na­tu­ra­le­za so­cial, re­quie­re pa­ra su desa­rro­llo re­la­cio­nes con otras per­so­nas.

PERFECTIBILIDAD DE LA SO­CIE­DAD CI­VIL: Las so­cie­da­des en el mun­do tie­nen di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas, en al­gu­nas abun­dan los re­cur­sos, en otras fal­tan. No hay so­cie­da­des per­fec­tas. La so­cie­dad es una reali­dad en la cual ca­da hom­bre tie­ne la po­si­bi­li­dad y el de­ber de trans­for­mar­la.

EL BIEN CO­MÚN: El fin esen­cial del cam­bio so­cial es la so­cie­dad, siem­pre en una con­ti­nua bús­que­da de per­fec­ción. La di­ná­mi­ca so­cial de­be es­tar orien­ta­da a la cons­truc­ción de una so­cie­dad ca­da vez más ade­cua­da al hom­bre co­mo per­so­na.

OjO pe­la‘o. No per­mi­tas que te po­li­ti­cen tu es­truc­tu­ra so­cial de par­ti­ci­pa­ción, es tu de­re­cho. In­cor­pó­ra­te a ella, de ma­ne­ra ac­ti­va, de­li­be­ra­da, cons­cien­te y or­ga­ni­za­da.

Has­ta el pró­xi­mo vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.