Uni­dad sin una­ni­mi­dad

Notitarde - - Opinión - @gar­cia­sim

El ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de las fuer­zas de cam­bio de­be ser la lu­cha por la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción. Ello sig­ni­fi­ca res­ca­tar de­re­chos con­fis­ca­dos co­mo el del vo­to, la li­ber­tad de ex­pre­sión, la se­gu­ri­dad per­so­nal o la exis­ten­cial po­si­bi­li­dad de co­mer.

Man­te­ner­se en el ám­bi­to del res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción mien­tras el go­bierno se co­lo­ca fue­ra y con­tra ella, es la prin­ci­pal for­ta­le­za de la MUD. Es el ele­men­to que más con­so­li­da la so­li­da­ri­dad in- ter­na­cio­nal y el que pro­por­cio­na una po­de­ro­sa ba­se de le­gi­ti­mi­dad.

La otra gran for­ta­le­za es que el Pre­si­den­te no só­lo desaca­ta la Cons­ti­tu­ción sino que des­tru­ye al país y nos im­po­ne con­di­cio­nes de vi­da in­so­por­ta­bles.

El con­flic­to en­tre go­bierno y so­cie­dad pue­de desen­vol­ver­se en el plano de la vio­len­cia, que es el es­co­gi­do por la cú­pu­la gu­ber­na­men­tal o pue­de desa­rro­llar­se por una vía pa­cí­fi­ca, de­mo­crá­ti­ca, cons­ti­tu­cio­nal y elec­to­ral que es la op­ción de la MUD.

Una lu­cha com­ple­ja, di­fí­cil y ries­go­sa en cu­ya van­guar­dia, con dis­tin­tos gra­dos de par­ti­ci­pa­ción, es­tán los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos, or­ga­ni­za­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, los es­tu­dian­tes y los res­tos del mo­vi­mien­to po­pu­lar, co­le­gios pro­fe­sio­na­les y ve­ne­zo­la­nos den­tro y fue­ra del país. Esa van­guar­dia de­be ac­tuar con má­xi­ma am­pli­tud pa­ra pro­mo­ver una in­sur­gen­cia cí­vi­ca que cons­tru­ya un nue­vo con­sen­so na­cio­nal, abra es­pa­cios a una tran­si­ción y ge­ne­re las con­di­cio­nes pa­ra que sec­to­res o ins­ti­tu­cio­nes del apa­ra­to de Es­ta­do do­mi­nan­te, re­tor­nen al ca­mino cons­ti­tu­cio­nal. Eso im­pli­ca ca­lle, diá­lo­go y pre­sión in­ter­na­cio­nal en to­das las mo­da­li­da­des po­si­bles.

Hay que con­ven­cer al país que des­de vi­sio­nes di­fe­ren­tes, en al­gu­nos as­pec­tos has­ta en­con­tra­das, pue­den com­par­tir­se ac­cio­nes uni­ta­rias, no só­lo en el te­rreno elec­to­ral sino tam­bién en ayu­dar a la gen­te a re­sis­tir y no per­der la es­pe­ran­za en el cam­bio, a pro­mo­ver lu­chas por as­pec­tos so­bre los que hay con­sen­so co­mo una edu­ca­ción li­bre de cu­rrícu­los ideo­ló­gi­cos, a en­fren­tar la re­pre­sión y las in­tri­gas del go­bierno pa­ra gol­pear a los di­ri­gen­tes de la opo­si­ción y de la re­sis­ten­cia. No es ho­ra pa­ra ex­clu­sio­nes. El Es­ta­do to­ta­li­ta­rio es­tá fa­bri­can­do una gran olla pa­ra aca­bar con la Asam­blea Na­cio­nal, ile­ga­li­zar par­ti­dos y no ha­cer elec­cio­nes.

To­da la opo­si­ción, des­de ra­di­ca­les a mo­de­ra­dos, com­par­te no dia­lo­gar con el go­bierno mien­tras no cum­pla los com­pro­mi­sos que el Va­ti­cano ha sin­te­ti­za­do en las cua­tro acuer­dos: ca­nal hu­ma­ni­ta­rio, li­ber­tad de pre­sos po­lí­ti­cos, res­pe­to a la AN y cro­no­gra­ma elec­to­ral.

No in­tro­duz­ca­mos ar­ti­fi­cial­men­te una di­vi­sión en­tre dia­lo­guis­tas y rup­tu­ris­tas.

El pri­mer pa­so uni­ta­rio pue­de ser exi­gir la con­vo­ca­to­ria de las elec­cio­nes de Go­ber­na­do­res, sin ex­cluir otras po­si­bi­li­da­des pa­ra sa­lir de la cri­sis elec­to­ral­men­te.

Trans­for­me­mos la uni­dad plu­ral en in­sur­gen­cia cí­vi­ca, de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal, en lu­cha, en diá­lo­go con la gen­te y acuer­dos pa­ra avan­zar ha­cia otro país..

Si­món Gar­cía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.