Pa­ra que bau­ti­zar­nos

Notitarde - - Opinión - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro

San Juan Bau­tis­ta, al ver ve­nir a Je­su­cris­to ha­cia él, ex­cla­ma: “Es­te es aquél de quien yo he di­cho: ‘El que vie­ne des­pués de mí, tie­ne pre­ce­den­cia so­bre mí, por­que ya exis­tía an­tes que yo’. Yo no lo co­no­cía” (Jn. 1, 30-31).

Lla­ma la aten­ción que San Juan Bau­tis­ta pa­re­ce no ha­ber co­no­ci­do per­so­nal­men­te a su pri­mo Jesús. Sig­ni­fi­ca, en­ton­ces, que to­do lo que él sa­bía del Se­ñor, le ha­bía si­do re­ve­la­do por Dios de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria. Por una par­te, Dios le re­ve­ló su eter­ni­dad: “Ya exis­tía an­tes que yo”, nos di­ce San Juan Bau­tis­ta re­fi­rién­do­se a Jesús. Sa­bien­do que Jesús era unos me­ses me­nor que su pri­mo, es­ta re­ve­la­ción re­sul­ta muy im­por­tan­te: San Juan Bau­tis­ta, des­de que lo ve, re­co­no­ce a Jesús co­mo Dios.

Es­ta no es la úni­ca re­ve­la­ción que re­ci­bió el Pre­cur­sor del Se­ñor. Fi­jé­mo­nos que el Bau­tis­ta nos vuel­ve a de­cir: “Yo no lo co­no­cía, pe­ro el que me en­vió a bau­ti­zar con agua me di­jo: ‘Aquél so­bre quien veas que ba­ja y se po­sa el Es­pí­ri­tu San­to, ése es el que ha de bau­ti­zar con el Es­pí­ri­tu San­to’. Pues bien, yo lo vi y doy tes­ti­mo-

nio de que és­te es el Hi­jo de Dios” (Jn. 1, 33-34).

De tal for­ma que ya Dios Pa­dre ha­bía da­do a San Juan Bau­tis­ta la cla­ve pa­ra re­co­no­cer a su Hi­jo: “Aquél so­bre quien ba­ja­ra y se po­sa­ra el Es­pí­ri­tu San­to”. Y en efec­to, Juan di­ce que vio al Es­pí­ri­tu San­to des­cen­der del cie­lo y po­sar­se so­bre Je­su­cris­to.

Sa­be­mos que ade­más San Juan Bau­tis­ta es­cu­chó la voz de Dios Pa­dre que re­ve­la­ba quién era Je­su­cris­to: “Es­te es mi Hi­jo ama

do” (Mt. 3, 17). Y Juan nos di­ce tam­bién que su bau­tis­mo era só­lo de agua pa­ra aqué­llos que se con­ver­tían, pe­ro que Jesús, el Hi­jo de Dios, nos bau­ti­za­ría a no­so­tros con Es­pí­ri­tu San­to.

¿Y qué quie­re de­cir es­to? Es­to es im­por­tan­tí­si­mo: sig­ni­fi­ca que el bau­tis­mo que Je­su­cris­to ins­ti­tu­yó, es de­cir, el Bau­tis­mo Sa­cra­men­to, aun­que se nos bau­ti­za con agua, ade­más de pu­ri­fi­car­nos del Pe­ca­do Ori­gi­nal, nos co­mu­ni­ca el Es­pí­ri­tu San­to, que tie­ne el po­der de trans­for­mar­nos in­te­rior­men­te. Que ade­más el Sa­cra­men­to del Bau­tis­mo nos co­mu­ni­ca la vi­da de Dios, por la que so­mos tam­bién, co­mo Jesús, hi­jos de Dios. ¡Es­to se di­ce muy fá­cil­men­te, pe­ro ¿nos da­mos cuen­ta de su gran sig­ni­fi­ca­do? Es de­cir, que por los mé­ri­tos de Je­su­cris­to real­men­te so­mos

hi­jos de Dios... y po­de­mos lla­mar a Dios, “Pa­dre”.

Re­cor­dar el Bau­tis­mo de Jesús es re­cor­dar la ne­ce­si­dad que te­ne­mos de bau­ti­zar a nues­tros hi­jos cuan­to an­tes, pa­ra que pue­dan ser ver­da­de­ros hi­jos de Dios. Es un error es­pe­rar el Bau­tis­mo, por­que se pien­sa que lo más im­por­tan­te es la fies­ta y si no hay di­ne­ro pa­ra la fies­ta, pues no hay Bau­tis­mo (!!!).

Otro mo­ti­vo de tardanza sue­le ser por­que el padrino no vi­ve aquí y ven­drá quién sa­be cuán­do.

Y la más gra­ve: va­mos a de­jar que el ni­ño de­ci­da cuan­do es­té gran­de si quie­re bau­ti­zar­se o no.

Pe­ro vea­mos… pa­ra ali­men­tar­lo o va­cu­nar­lo o edu­car­lo en tal o cual es­cue­la, ¿se es­pe­ra pa­ra que el ni­ño de­ci­da? Y re­sul­ta que el Bau­tis­mo es pa­ra el al­ma mu­chí­si­mo más im­por­tan­te que cual­quie­ra de esas co­sas que po­de­mos dar­le a nues­tros hi­jos en el plano ma­te­rial.

To­do pa­ra de­cir que al des­cui­dar o re­tra­sar el Bau­tis­mo in­ne­ce­sa­ria o in­de­fi­ni­da­men­te es­ta­mos pri­van­do a los ni­ños de gra­cias in­men­sas y muy, muy ne­ce­sa­rias pa­ra su sal­va­ción. (cf. CIC #1261) ¿Es ne­ce­sa­rio el Bau­tis­mo pa­ra la sal­va­ción?

Ver res­pues­ta en: www.bue­na­nue­va.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.