El pue­blo es­pe­ra ex­pli­ca­ción

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do

Ya ce­rran­do el 2016 y con un pre­si­den­te ba­beán­do­se en el sue­lo, nos em­pe­ña­mos en con­fron­tar­lo en su pro­pio te­rreno, sien­do que el im­pul­so nues­tro vie­ne de la ca­lle.

Fui­mos in­ge­nuos ha­cien­do ga­la de nues­tra trans­pa­ren­cia le­gal, mien­tras el ban­di­da­je ofi­cia­lis­ta pi­so­tea­ba la Cons­ti­tu­ción apo­ya­do en los bra­zos eje­cu­to­res del TSJ, el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral y el des­ca­ra­do arras­tra­mien­to de la cú­pu­la de las Fuer­zas Ar­ma­das. Tre­men­da ban­de­ra nos re­sul­tó la Asam­blea Na­cio­nal, pe­ro no hi­ci­mos va­ler el po­der de esa in­fluen­cia con­quis­ta­da con tan al­tí­si­ma vo­ta­ción, pro­duc­to de un pue­blo de­ci­di­do a ju­gar­se to­da su dis­po­si­ción pa­ra sa­lir de es­te pi­lla­je que des­go­bier­na en nues­tro país.

¿De qué va­lie­ron los es­fuer­zos pa­ra en­se­ñar­le al mun­do el pe­so mo­ral y po­lí­ti­co de to­das esas con­cen­tra­cio­nes hu­ma­nas que reunía­mos en las ca­lles?.

Mien­tras el ré­gi­men pla­ni­fi­ca­ba en ho­ra­rio co­rri­do, no­so­tros con­di­cio­ná­ba­mos el tiem­po al fi­nal de la ru­ta de­li­nea­da; in­clu­so en ma­te­ria de mo­vi­li­za­ción, y aun­que siem­pre de­mos­trá­ba­mos lle­var la de­lan­te­ra, nos de­já­ba­mos arro­par por el ven­ta­jis­mo ofi­cia­lis­ta; lo que in­di­ca que aún es­tan­do la in­te­li­gen­cia en el seno de nues­tra or­ga­ni­za­ción, no su­pi­mos exal­tar la po­de­ro­sa fuer­za que le­van­ta­ban nues­tras ban­de­ras fren­te a las ra­quí­ti­cas mo­vi­li­za­cio­nes ta­ri­fa­das del go­bierno.

Sin du­da que la ima­gen que trans­mi­tía­mos de una uni­dad res­que­bra­ja­da y di­vi­di­da fue muy de­plo­ra­ble; pe­ro más que las di­ver­gen­cias, los brin­ca ta­lan­que­ras de un par­ti­do a otro y la mi­se­ra­ble ac­ti­tud de quie­nes pro­vo­ca­ron el quie­bre del quó­rum en la Asam­blea Na­cio­nal pa­ra im­pe­dir la elec­ción de los miem­bros del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, pa­re­cie­ran no ser su­fi­cien­te pa­ra lla­mar­nos a la re­fle­xión: se­gui­mos en­se­ñan­do las cos­tu­ras de la po­bre­za hu­ma­na; los trai­do­res, des­pués de re­ci­bir los be­ne­fi­cios del go­bierno, fue­ron re­ci­bi­dos co­mo hé­roes en el seno de otro de nues­tros par­ti­dos.

No siem­pre com­par­ti­mos las opi­nio­nes -muy res­pe­ta­bles- de quie­nes no coin­ci­den con la orien­ta­ción po­lí­ti­ca de la Me­sa Uni­ta­ria; lo desea­ble se­ría la uni­fi­ca­ción de to­das las agru­pa­cio­nes de ca­rác­ter na­cio­nal pa­ra sem­brar la ne­ce­sa­ria con­fian­za, pe­ro pa­re­cie­ra que se in­ter­po­nen otros in­tere­ses. Nos to­ca en­ton­ces, re­vi­sar nues­tras cul­pas por lo que de­ja­mos de ha­cer pa­ra no ha­ber sa­li­do en el 2016 de tan in­com­pe­ten­te pre­si­den­te, sin pre­ten­der en­do­sar res­pon­sa­bi­li­da­des pro­pias. Cul­pa­bles hay, pe­ro ma­yor se­rán las cul­pas si no nos dis­po­ne­mos a abrir un de­ba­te so­bre los erro­res. Los ojos del pue­blo si­guen vi­gi­lan­tes.

luir­garr@hot­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.