Her­ma­nos

Notitarde - - Ciudad - Jo­sé Joa­quín Bur­gos Cronista de Va­len­cia

“Her­mano el que yo más que­ría se fue con la luz del al­ba”, di­ce la vie­ja, sa­bia tro­va es­pa­ño­la. Verso del ro­man­ce­ro es­pa­ñol que ja­más ol­vi­dé ni ol­vi­da­ré por su car­ga emo­ti­va. Ha­bla, se en­tien­de cla­ra­men­te, de la au­sen­cia de­fi­ni­ti­va de un ami­go de esos que de­jan las raí­ces de su al­ma en­te­rra­das en la pro­pia vi­da de uno con olor, go­zo y lá­gri­mas de eter­ni­dad… Y eso fue lo que me es­tre­me­ció, ines­pe­ra­da­men­te, en el ama­ne­cer del lu­nes, cuan­do la voz fra­ter­na de Luis, “El Co­ne­jo de Oro” me lla­mó pa­ra avi­sar­me del ines­pe­ra­do adiós de Ramón Aro­cha Puig. Se­ma­na de an­gus­tias, de do­lo­res, de pun­za­das su­fi­cien­tes pa­ra que uno en­tien­da las ver­da­des de­fi­ni­ti­vas de la vi­da y las men­ti­ras que sue­le te­jer la ima­gi­na­ción pa­ra huir de sus pro­pios fan­tas­mas.

Ramón, mé­di­co hi­jo de pa­dre bro­ta­do del rió de la mú­si­ca, era esen­cial­men­te un poe­ta de la inocen­cia, de la bon­dad, del ni­ño que an­du­vo siem­pre en su co­ra­zón bohe­mio, ju­gue­tón y ena­mo­ra­do de la vi­da pro­te­gi­do por la som­bra de Eu­ni­ce y por la ma­gia de sus hi­jos Ramón y Glen­da, mé­di­cos, co­mo él, enamo­ra­dos de la me­di­ci­na, la bon­dad, la ge­ne­ro­si­dad y la pu­re­za del co­ra­zón. An­dar con él era re­gre­sar a los años mo­zos, esa edad de los amo­res im­po­si­bles. Com­par­tir la dul­zu­ra, la pu­re­za de al­gu­nos ver­sos su­yos era otra aven­tu­ra inol­vi­da­ble. Ramón era un mu­cha­cho, sen­ci­lla­men­te. Un mu­cha­cho mé­di­co que lle­va­ba siem­pre, en la ma­le­te­ra de su au­to­mó­vil dos gui­ta­rras: una pa­ra él y otra –co­mo él de­cía “por si el en­fer­mo to­ca­ba” y tam­bién lle­va­ba, por su pu­re­za es­pi­ri­tual, una ima­gen de la San­tí­si­ma Vir­gen del So­co­rro, o de la Co­ro­mo­to.

Y era, en el más pu­ro sen­ti­do, un mu­cha­cho eterno ama­sa­do en ba­rro pu­ro de ese que mez­cla y bru­ñe la ma­gia del amor con lu­ciér­na­gas de pue­blos enamo­ra­dos de la vi­da. Ese amor que el doc­tor flo­re­ci­do se­ño­rial­men­te en él, re­par­tía en­tre sus en­fer­mos co­mo una hos­tia…

La voz do­li­da del Co­ne­jo ape­nas pu­do dar­me la no­ti­cia y se es­con­dió en sí mis­ma. De­cir­les adiós a ami­gos co­mo Ramón Aro­cha Puig due­le mu­cho. Due­le has­ta más allá del al­ma, di­go yo, mien­tras recuerdo su ima­gen de mu­cha­cho, poe­ta, cam­pe­sino, mú­si­co, her­mano de mi al­ma cu­yo adiós flo­re­ce, siem­pre, en la do­li­da gui­ta­rra del adiós….

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.