“Miguel Pe­ña me a co­gió en su vien­tre”

Notitarde - - Entrevista - Sauly Er­ling Gar­cía

La Miguel Pe­ña de los años 90 le abrió los bra­zos y le aco­gió cuan­do ape­nas era un mu­cha­cho. Pro­ve­nien­te de la pe­nín­su­la de Pa­ria, de por allá por las tie­rras del pue­blo Río Ca­ri­be en el es­ta­do Su­cre, Alí Joa­quín Cam­pos se asen­tó en el sec­tor Ruiz Pi­ne­da y des­de allí fue tes­ti­go del desa­rro­llo de la no­vel pa­rro­quia.

Rá­pi­da­men­te in­gre­só en la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo, de don­de egre­só co­mo li­cen­cia­do en edu­ca­ción men­ción cien­cias so­cia­les, ob­tu­vo una maes­tría en en­se­ñan­za de las cien­cias so­cia­les y un doc­to­ra­do en edu­ca­ción (por de­fen­sa de te­sis). A di­fe­ren­cia de sus ini­cios en los re­cin­tos del orien­te del país, en uno de los cua­les pro­bó su ha­bi­li­dad pa­ra la con­ta­du­ría, se de­can­tó por la edu­ca­ción y, a tra­vés de ella, por las cien­cias so­cia­les.

“Uno tie­ne que sa­ber de dón­de vie­ne pa­ra sa­ber de dón­de es”, di­ce. Y és­ta es una pre­mi­sa que ha lle­va­do con­si­go gran par­te de su vi­da, pues no so­lo se con­vir­tió en pro­fe­sor de his­to­ria e im­par­tió cla-

ses en prác­ti­ca­men­te to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos, sino que vol­có to­dos sus co­no­ci­mien­tos en for­jar­le una es­pe­cie de ra­dio­gra­fía his­tó­ri­ca a la pa­rro­quia de sus amo­res a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción.

Así, de la mano del cro­nis­ta Dr. Gui­ller­mo Mu­ji­ca Se­vi­lla le de­di­có a la ve­na más po­bla­da de Va­len­cia su pri­me­ra obra es­cri­ta, ti­tu­la­da “His­to­ria de la pa­rro­quia

Miguel Pe­ña”, a mo­do de agra­de­ci­mien­to. Y en ella le ofre­ció tam­bién las pri­me­ras fra­ses: “Miguel Pe­ña, quien me arro­pó en su vien­tre y la he vis­to cre­cien­do su­frir”, en re­fe­ren­cia a su fe­roz cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal.

El pro­fe­sor, co­mo es co­no­ci­do, se abra­zó ade­más a la poe­sía con­te­ni­da en las letras de sus pai­sa­nos Cruz Sal­me­rón, Andrés Eloy Blan­co y Luis Ma­riano Ri­ve­ra, quie­nes le sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción pa­ra ini­ciar otro de sus li­bros: “Su­cre, tierra de poe­tas”, que por aho­ra es­tá pa­ra­li­za­do de­bi­do a sus com­pro­mi­sos con la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción; sin em­bar­go, no des­car­ta re­to­mar­lo.

Vo­ca­ción pa­ra for­mar

Si él tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de vol­ver a na­cer, sin du­da, se­ría do­cen­te de nue­vo. Más allá de su am­plia tra­yec­to­ria, Alí Cam­pos ex­hi­be un ros­tro que lo de­la­ta: se­rio, aus­te­ro, vi­gi­lan­te, sin ma­yo­res ex­pre­sio­nes. Tra­ta de do­mi­nar la si­tua­ción co­mo si en un sa­lón de cla­ses se en­con­tra­se. Em­pe­der­ni­do con la idea de que sus ci­fras, los re­sul­ta­dos de su ges­tión, se den a co­no­cer “co­mo de­be ser”.

Des­ta­ca que, tras sa­lir de las au­las, su ma­yor sa­tis­fac­ción ha si­do re­en­con­trar­se con ca­da alumno que for­mó des­de los es­tu­dios bá­si­cos has­ta la uni­ver­si­dad, ser tes­ti­go de su cre­ci­mien­to per­so­nal, pro­fe­sio­nal, y po­der afir­mar que han si­do eri­gi­dos en un am­bien­te de paz y res­pe­to.

Alí Joa­quín, el hi­jo de Miguel Pe­ña, ha vi­vi­do la mi­tad de sus 43 años co­mo un ser­vi­dor so­cial, se ha pa­sea­do tran­qui­lo por los pa­si­llos de los co­le­gios es­ta­da­les tra­ba­jan­do pa­ra de­mos­trar que sí es po­si­ble orien­tar a la ju­ven­tud ha­cia un me­jor fu­tu­ro.

“Los va­lo­res es­tán ahí, só­lo hay que trans­mi­tir­los. No po­de­mos per­der la con­vic­ción, de­be­mos ser ver­da­de­ros for­ma­do­res”, sen­ten­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.