¿Es de na­tu­ra­le­za his­tó­ri­ca el im­pas­se que vi­vi­mos?

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acosta Es­pi­no­za

La si­tua­ción po­lí­ti­ca en el país se des­com­po­ne a una ve­lo­ci­dad inusi­ta­da. La ten­sión y con­flic­to en­tre los po­de­res cons­ti­tui­dos tien­de agra­var­se. Hoy en día es fac­ti­ble se­ña­lar que en la prác­ti­ca la Asam­blea Na­cio­nal, en tér­mi­nos prácticos, se en­cuen­tra di­suel­ta. Los úl­ti­mos su­ce­sos po­li­cia­les pa­re­cen in­di­car que es­ta desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción vie­ne acom­pa­ña­da de una arre­me­ti­da de na­tu­ra­le­za re­pre­si­va.

Por otro la­do, la ciu­da­da­nía se en­cuen­tra des­mo­ti­va­da y frus­tra­da. En otras pa­la­bras, des­mo­vi­li­za­da. La anu­la­ción del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio y los erro­res tác­ti­cos co­me­ti­dos por la di­rec­ción po­lí­ti­ca de la MUD han pro­vo­ca­do es­te es­ta­do de áni­mo. En sín­te­sis, a fal­ta de di­rec­ción y de una ade­cua­da mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca la po­bla­ción se en­cuen­tra ocu­pa­da en so­bre­vi­vir. El sen­ti­mien­to de re­be­lión, des­de lue­go, exis­te. En es­ta­do la­ten­te, ador­me­ci­do. A la es­pe­ra que una van­guar­dia po­lí­ti­ca lo des­pier­te con la con­sig­na y es­tra­te­gia ade­cua­da.

Me pa­re­ce apro­pia­do re­fe­rir­me, bre­ve­men­te, a la di­ná­mi­ca de acon­te­ci­mien­tos que lle­va­ron a la per­di­da de fun­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca de la Asam­blea Na­cio­nal. Con­si­de­ro que una de­bi­li­dad en la con­duc­ta de es­ta ins­ti­tu­ción se ex­pre­só en la con­cen­tra­ción de su ac­ti­vi­dad en el plano es­tric­ta­men­te ju­rí­di­co. Y fue en ese ám­bi­to, pre­ci­sa­men­te, don­de el eje­cu­ti­vo con­cen­tró su ofen­si­va: de­sig­nó in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo; sus­pen­dió a los dipu­tados de Ama­zo­nas, anu­lan­do en la prác­ti­ca la ma­yo­ría de las dos ter­ce­ras par­tes de la Asam­blea y, fi­nal­men­te, la AN co­me­tió “desaca­to” al fun­cio­nar con los dipu­tados de Ama­zo­nas. La con­se­cuen­cia, no es­pe­ra­da, fue que la Asam­blea Na­cio­nal en la prác­ti­ca ha que­da­do di­suel­ta. Des­de lue­go si­gue mar­chan­do pe­ro ca­re­ce del po­der pa­ra ejer­cer sus fun­cio­nes.

El es­ce­na­rio po­lí­ti­co ac­tual pu­die­ra sin­te­ti­zar­se de la ma­ne­ra si­guien­te. La prin­ci­pal trin­che­ra ins­ti­tu­cio­nal (la AN) se en­cuen­tra anu­la­da; las go­ber­na­cio­nes y al­cal­días en ma­nos de la opo­si­ción es­tán su­mi­das en una pa­si­vi­dad o ca­ren­cia de mo­ti­va­cio­nes pa­ra im­pul­sar po­lí­ti­cas de ca­lle; en lo “elec­to­ral” se ubi­can las es­pe­ran­zas po­lí­ti­cas de los tres gran­des par­ti­dos; re­pre­sión se­lec­ti­va con­tra al­gu­nos ac­to­res po­lí­ti­cos de la opo­si­ción (VP); pro­fun­di­za­ción de la ten­den­cia au­to­ri­ta­ria del ré­gi­men y de­sen­can­to en la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Es­tos ras­gos, des­cri­tos apre­su­ra­da­men­te, ca­rac­te­ri­zan la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca y so­cial del país. Des­de lue­go, hay que aña­dir que los mis­mos se dan en el mar­co de una cri­sis eco­nó­mi­ca de na­tu­ra­le­za ca­tas­tró­fi­ca.

Ten­go la im­pre­sión que es­ta­mos vi­vien­do una si­tua­ción que pu­die­ra ser ca­rac­te­ri­za­da co­mo anómi­ca. Va­le de­cir, exis­te una dis­fun­cio­na­li­dad en­tre las me­tas cul­tu­ral­men­te de­fi­ni­das y los ca­na­les so­cia­les le­gí­ti­mos pa­ra al­can­zar­las. Es­ta si­tua­ción de anomia es evi­den­te en la Ve­ne­zue­la ac­tual. Eje­mplos: por un la­do la per­cep­ción, ca­da vez más evi­den­te, que los ca­na­les ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos pa­ra lo­grar ob­je­ti­vos le­gí­ti­ma­men­te de­fi­ni­dos se ha­yan blo­quea­dos. Y, co­mo con­se­cuen­cia, la cre­cien­te criminalidad y la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da pre­sen­te en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

En el plano po­lí­ti­co es­ta anoma- lía se ob­ser­va con ma­yor cla­ri­dad. Me­tas po­lí­ti­cas y ca­na­les pa­ra ac­ce­der a ellas se en­cuen­tran, por así de­cir­lo, obs­trui­dos. Atas­co de na­tu­ra­le­za es­truc­tu­ral. En otras pa­la­bras, es­ta­mos en pre­sen­cia de un ato­lla­de­ro his­tó­ri­co. Su re­so­lu­ción, en­ton­ces, pa­sa por la de­fi­ni­ción de nue­vas me­tas e ins­tru­men­ta­ción de re­glas dis­tin­tas pa­ra al­can­zar las mis­mas.

Exis­ten di­ver­sas res­pues­tas an­te es­tas di­fi­cul­ta­des: ri­tua­lis­mo, con­for­mi­dad y re­be­lión, en­tre otras. Las dos pri­me­ras de­ben ser com­ba­ti­das por ser inapro­pia­das en el ám­bi­to de un con­tex­to de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca. La ter­ce­ra, a mi jui­cio, es la ade­cua­da en el mar­co de las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias.

Ex­pre­sa­do en otros tér­mi­nos, pa­ra sa­lir de es­ta si­tua­ción con­flic­ti­va va ser ne­ce­sa­rio desa­rro­llar un nue­vo “sis­te­ma de me­tas y me­dios acep­ta­bles”.

Es­ta ha de ser la ta­rea que en el plano po­lí­ti­co de­be­ría ser in­me­dia­ta­men­te asu­mi­da por los sec­to­res de­mo­crá­ti­cos.

Re­be­lar­se, en otras pa­la­bras, es la con­duc­ta apro­pia­da pa­ra las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias.

La po­lí­ti­ca de­be­ría ser así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.