La Mo­lien­da

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

“Cuan­do la tar­de lan­gui­de­ce re­na­cen

las som­bras…”. Así co­mien­za uno de los him­nos ve­ne­zo­la­nos co­no­ci­do mun­dial­men­te: “Mo­lien­do ca­fé”, que in­ter­pre­tó ma­gis­tral­men­te el re­cor­da­do can­tau­tor Hu­go Blan­co. Pe­ro no es de esa her­mo­sa pie­za mu­si­cal a lo que quie­ro re­fe­rir­me en es­ta pri­me­ra co­lum­na del año que co­mien­za, sino so­bre lo que creo, es uno de los he­chos que me­jor ca­rac­te­ri­zó al año que se fue, cual es la des­truc­ción de una se­rie de ac­to­res y fac­to­res que par­ti­ci­pa­ron en la vi­da ve­ne­zo­la­na, así co­mo la enor­me pe­sa­dum­bre que los acon­te­ci­mien­tos y sus desen­la­ces pro­du­je­ron en el áni­mo de nues­tra sociedad.

Con la vic­to­ria con­tun­den­te ob­te­ni­da por los fac­to­res de­mo­crá­ti­cos el 6 de di­ciem­bre de 2015, el año 2016 se ini­ció con gran­des ex­pec­ta­ti­vas, pen­sa­mos que po­dría po­nér­se­le un freno a las prác­ti­cas ile­ga­les y des­pó­ti­cas del Po­der Eje­cu­ti­vo, abrién­do­se así un ca­mino pa­ra pro­mo­ver un con­jun­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que per­mi­tie­ran des­mon­tar la mal lla­ma­da eco­no­mía so­cia­lis­ta, co­rre­gir los fac­to­res que pro­mue­ven la des­co­mu­nal in­fla­ción, cons­truir un só­li­do puen­te pa­ra la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria en ali­men­tos y me­di­ci­nas e im­po­ner las me­di­das de jus­ti­cia que otor­ga­ra la li­ber­tad a los más de cien pre­sos po­lí­ti­cos del ré­gi­men.

Sin em­bar­go, la ac­ti­tud del Eje­cu­ti­vo afe­rrán­do­se a sus ab­sur­das po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas, pa­ra im­po­ner­las so­bre la eco­no­mía, fun­cio­na­ron no só­lo co­mo ac­cio­nes pa­ra crear mo­les­tia, sino que ade­más cons­ti­tu­ye­ron una “hui­da ha­cia de­lan­te”, lo que pro­vo­có a su vez una ra­di­ca­li­za­ción de la nue­va Asam­blea Na­cio­nal, que en me­dio de la pre­sión po­pu­lar, pro­me­tió un pla­zo de seis me­ses pa­ra sa­lir del obs­tácu­lo que im­pi­de la nor­ma­li­za­ción de la vi­da en Ve­ne­zue­la.

Así pues, la pro­me­sa de sa­lir del pre­si­den­te en seis me­ses, y la agu­di­za­ción de las me­di­das des­truc­ti­vas del Eje­cu­ti­vo, se con­vir­tie­ron en una má­qui­na de mo­ler li­de­raz­gos. Las im­pre­sio­nan­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de la sociedad ci­vil, aten­dien­do a los lla­ma­dos de mo­vi­li­za­ción de la MUD y de la Asam­blea Na­cio­nal, cho­ca­ron con un CNE abier­ta­men­te en­tre­ga­do a obs­truir y des­co­no­cer el jus­to de­re­cho a un Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio, un Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia con­ver­ti­do en el bra­zo eje­cu­tor de una dic­ta­du­ra dis­pues­ta a anu­lar el vo­to po­pu­lar; y un SE­BIN en­tre­ga­do a acen­tuar la re­pre­sión con­tra los lí­de­res de los fac­to­res de­mo­crá­ti­cos.

La ac­ti­tud del go­bierno lo des­en­mas­ca­ró fren­te a quie­nes den­tro y fue­ra del país aún al­ber­ga­ban al­gu­na du­da so­bre su ta­lan­te an­ti­de­mo­crá­ti- co, que­bran­tán­do­lo en la OEA, pul­ve­ri­zán­do­lo en el MER­CO­SUR y rom­pien­do el dé­bil di­que que to­da­vía con­te­nía res­tos de lo que al­gu­na vez fue el apo­yo po­pu­lar a la me­mo­ria de Chá­vez.

No obs­tan­te, lo la­men­ta­ble es que la mo­lien­da al­can­zó tam­bién a la di­rec­ción de la MUD. Su de­ci­sión de apos­tar­lo to­do al diá­lo­go so­li­ci­ta­do por el go­bierno, en sus­ti­tu­ción de la pre­sión de ca­lle que lo te­nía arrin­co­na­do, hi­zo que la MUD apa­re­cie­ra co­mo irre­so­lu­ta, en­frian­do la fuer­za de las mo­vi­li­za­cio­nes.

La mo­lien­da de­jó al go­bierno con me­nos del 10% de apo­yo po­pu­lar, pe­ro tam­bién, a una MUD sin la uni­dad y fuer­za ne­ce­sa­rias pa­ra po­ner­le fin. Lo que si no lo­gró al­can­zar la mo­lien­da fue la fe in­que­bran­ta­ble y la es­pe­ran­za de la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos, no nos va­mos a dar por ven­ci­dos, va­mos a re­sis­tir.

“Mo­lien­do ca­fé”, can­ción com­pues­ta por el mú­si­co ve­ne­zo­lano Jo­sé Man­zo Pe­rro­ni, en 1958, año del fin de la pe­núl­ti­ma dic­ta­du­ra, de­be­ría con­ver­tir­se en una bo­ni­ta coin­ci­den­cia, que nos sa­que de las di­fi­cul­ta­des y nos brin­de un año de vic­to­rias de­mo­crá­ti­cas, pa­ra el desa­rro­llo, el cre­ci­mien­to, el pro­gre­so y la paz. Re­to­me­mos la con­fian­za en nues­tros lí­de­res y jun­to a ellos va­mos por una nue­va Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.