Fá­bu­las Pa­ró­di­cas

Notitarde - - Opinión - Ar­nal­do Rojas

Un So­ña­dor ate­rri­za­do: El Gran Man­da­ta­rio Chim Bing tu­vo un sue­ño en el que con­tem­pla­ba ex­ta­sia­do el man­to de im­pu­ni­dad que cu­bría su pé­si­ma ges­tión. Se pa­sea­ba con su cohor­te de cóm­pli­ces y adu­lan­tes por un Pa­la­cio gran­de y lu­jo­so, al­qui­la­do a uno de sus so­cios. Tam­bién lle­nó la Ciu­dad de afi­ches, pen­do­nes y va­llas ala­ban­do su man­da­to con fa­la­cias a to­do co­lor. Al cru­zar un por­tal de su pa­la­cio, apa­re­cía otro por­tal más pe­que­ño y otro y otro, que se iban em­pe­que­ñe­cien­do ca­da vez más. Chim Bing no sa­bía si lo que se re­du­cía era él o los por­ta­les. En­ton­ces se de­tu­vo fren­te a un sa­lón lleno de es­pe­jos. Ca­da uno re­fle­ja­ba una ima­gen dis­tin­ta. La ma­yo­ría irrea­les, pe­ro com­pla­cían sus ca­pri­chos. Se de­tu­vo fren­te a una don­de apa­re­cía con un cuer­po de ro­bot y la ca­be­za de un vie­jo re­ju­ve­ne­ci­do for­zo­sa­men­te por la ci­ru­gía plás­ti­ca (por su­pues­to ha­bía per­di­do el sen­ti­do del ri­dícu­lo). Pen­só que se veía ché­ve­re, co­mo un ti­po “bien so­brao”. Si­guió cru­zan­do por­ta­les que se re­du­je­ron a ven­ta­nas. Una lo con­du­jo a otra y otra y otra… has­ta que tu­vo que pa­sar muy aga­cha­do y sa­lió a un in­men­so pa­tio po­bla­do de plan­tas ve­ne­no­sas.

Ca­mi­na­ba con di­fi­cul­tad en aquel te­rri­to­rio pan­ta­no­so, don­de flo­res mar­chi­tas y mo­ri­bun­das le su­su­rra­ban ex­pre­sio­nes re­cri­mi­na­to­rias por ha­ber con­ver­ti­do un mun­do de go­lo­si­na en un mu­la­dar. Chim Bing vo­ci­fe­ra­ba to­do ti­po de jus­ti­fi­ca­cio­nes que re­bo­ta­ban for­man­do un con­fu­so eco de vo­ces mo­nó­to­nas que él mis­mo no so­por­ta­ba. Cuan­do ya lo in­va­día la de­ses­pe­ra­ción, un za­mu­ro se po­só en su hom­bro. Se sin­tió con­fia­do por­que ha­bía en­con­tra­do un com­pa­ñe­ro de ca­rro­ña.

De pron­to, Chim Bing em­pe­zó a des­pren­der un olor fé­ti­do y lo ro­deó una nu­be de mos­cas ver­des. “Me pa­re­ce que ya al­can­zas­te el gra­do má­xi­mo de des­com­po­si­ción. ¡Bien le­jos con­ti­go! Yo vi­vo de la po­dre­dum­bre pe­ro no me co­rrom­po ni ha­go que otros se co­rrom­pan”, ex­cla­mó el za­mu­ro mien­tras al­za­ba rá­pi­da­men­te el vue­lo.

El Gran Man­da­ta­rio Chim Bing des­per­tó, ja­dean­te y su­do­ro­so. No po­día re­cor­dar si ha­bía so­ña­do el sue­ño o es­ta­ba sien­do so­ña­do por sus elec­to­res.

El Bo­ñi­gón: El Bo­ñi­gón es una bes­tia opor­tu­nis­ta con ca­be­za de cer­do, cuer­po de chim­pan­cé y ac­ti­tu­des de fa­ná­ti­co po­lí­ti­co-par­ti­dis­ta.

Se di­ce que Los Bo­ñi­go­nes es­tán do­ta­dos de un ta­len­to na­tu­ral pa­ra ser aco­mo­da­ti­cios, adu­lan­tes y tre­pa­do­res. Ex­hi­ben una sim­pa­tía per­ver­sa que los ha­ce apa­re­cer co­mo inofen­si­vos cuan­do en reali­dad son unos de­pre­da­do­res len­tos y si­len­cio­sos. Su ca­pa­ci­dad ca­ma­leó­ni­ca les ha per­mi­ti­do so­bre­vi­vir a dis­tin­tas épo­cas y cam­bios de go­bierno, per­ma­ne­cien­do en­quis­ta­dos por los si­glos de los si­glos. Se­gún al­gu­nos cro­nis­tas, los bo­ñi­go­nes vi­nie­ron co­mo po­li­zon­tes en las na­ves de Co­lón. La hue­lla de sus bo­ñi­gas es­tá re­gis­tra­da des­de la quema de la cho­za de Guai­cai­pu­ro has­ta la ac­tual no­ci­va ola de ba­cha­queo. Pa­san­do por La Co­lo­nia, La In­de­pen­den­cia, La Neo­co­lo­nia y la Re­tro­lu­ción.

Des­ha­cer­se de un Bo­ñi­gón no es na­da fá­cil ya que son al­ta­men­te pa­vo­sos. Lo más re­co­men­da­ble es evi­tar su con­tac­to cer­cano por ra­zo­nes de hi­gie­ne y de­jar que se co­ci­nen en su pro­pia sal­sa co­rro­si­va.

Los bo­ñi­go­nes son co­mo los vam­pi­ros: se ali­men­tan de san­gre y su­dor hu­ma­nos y a quie­nes muer­den, los des­hu­ma­ni­zan. Un des­ta­ca­do Bo­ñi­gón se pue­de re­co­no­cer, en­tre otras co­sas, por­que tie­ne bue­na me­mo­ria du­ran­te las elec­cio­nes pe­ro la pier­den cuan­do lle­gan al po­der o se aco­mo­dan en un buen pues­to. El Cri-Crí: No se tra­ta de la co­no­ci­da y ape­ti­to­sa chu­che­ría sino de una cria­tu­ra ur­ba­na que se ali­men­ta de La Anar­quía. La des­com­po­si­ción del te­ji­do so­cial fa­vo­re­ce a es­te pa­rá­si­to. Por eso, a me­di­da que se pier­den los con­tro­les ne­ce­sa­rios y au­men­tan el la­tro­ci­nio, la es­pe­cu­la­ción, la tra­ca­le­ría, el in­di­vi­dua­lis­mo y de­más per­ver­sio­nes, los Crí-Crí pro­li­fe­ran co­mo cu­ca­ra­chas. Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res se­ña­lan que su nom­bre de­ri­va de la pa­la­bra Cri­sis.

El Cri-Crí, co­mo la ma­le­za, cre­ce y se mul­ti­pli­ca en to­das par­tes, sin dis­tin­gos de cla­se, cre­do, ra­za o geo­gra­fía. Lo más alar­man­te es que tien­den a mi­me­ti­zar­se con los que no son Cri-Crí, lo cual di­fi­cul­ta su re­co­no­ci­mien­to y anu­la­ción. Y al­go más gra­ve: al­gu­nos mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos pro­mue­ven el es­ta­ble­ci­mien­to de­fi­ni­ti­vo de un Es­ta­do Cri-Crí.

Alerta: El Cri-Criís­mo pue­de to­car a tu puer­ta. ¿Le abres o pa­sas el ce­rro­jo?

Ac­ti­vi­dad Pa­ra­nor­mal: A tra­vés de los en­re­dos so­cia­les, per­dón, de las re­des so­cia­les, El se­ñor Eu­fo­rio ofre­ce el si­guien­te tes­ti­mo­nio de una ex­pe­rien­cia pa­ra­nor­mal:

“Tras pa­de­cer dos días de in­som­nio, lo­gré dor­mir ayer a la me­dia­no­che y so­ñé que es­ta­ba ju­gan­do bo­las crio­llas en un pi­so de fi­nas bal­do­sas. De re­pen­te, el sue­ño cam­bió y vi a mi abue­la a pun­to de ser arro­lla­da por una apla­na­do­ra en me­dio de la ca­lle, don­de es­ta­ba bai­lan­do re­gue­tón con un ma­ni­quí. Sus mo­vi­mien­tos con­vul­si­vos no sa­bía si atri­buír­se­los a la de­tes­ta­ble mú­si­ca o a que sus pies los que­ma­ba el as­fal­to ca­lien­te re­cién es­par­ci­do”.

“Me des­per­té ba­ña­do en su­dor frío y co­rrí a ca­sa de mi abue­la pa­ra pre­gun­tar­le si te­nía pla­nes de bai­lar re­gue­tón con un ma­ni­quí. Me di­jo que no, por su­pues­to, aun­que es­ta­ba con­si­de­ran­do la po­si­bi­li­dad de dis­fra­zar­se co­mo La Ti­gre­sa del Orien­te en los pró­xi­mos car­na­va­les pa­ra pi­car­le la len­gua a sus ve­ci­nas chis­mo­sas”.

“Ali­via­do, re­gre­sé a mi ca­sa. Pe­ro me en­te­ré más tar­de que la abue­la ca­yó víc­ti­ma de un in­far­to ful­mi­nan­te cuan­do fue a ha­cer mer­ca­do y se en­con­tró con los pre­cios de los ví­ve­res au­men­ta­dos diez ve­ces más que el día an­te­rior”.

Los sue­ños pre­mo­ni­to­rios son fe­nó­me­nos po­co co­mu­nes, por lo que los eso­té­ri­cos los con­si­de­ran men­sa­jes del Más Allá, mien­tras al­gu­nos cien­tí­fi­co los es­ti­man co­mo sim­ples coin­ci­den­cias. En el ca­so del se­ñor Eu­fo­rio, se tra­ta de un pre­sa­gio oní­ri­co que se hi­zo reali­dad. No to­dos tie­nen la mis­ma suer­te. Por ejem­plo, mu­cha gen­te se la pa­sa en­tre­ga­da a los jue­gos de en­vi­te y azar (ter­mi­na­les, lo­te­rías, ca­ba­llos, par­ley, cam­pa­ñas elec­to­ra­les, etc.) so­ñan­do que ha­cen sal­tar la ban­ca ga­nán­do­se­lo to­do o que sa­lien­do del pre­si­den­te de turno el país al fin se aco­mo­da. Cuan­do des­pier­tan tie­nen un so­plo en el co­ra­zón y en el bol­si­llo, con la fe y la es­pe­ran­za per­di­das en la ru­le­ta del fa­ci­lis­mo y la mio­pía po­lí­ti­ca.

Ni el bru­jo ni el pro­fe­ta más ca­li­fi­ca­do pue­den an­ti­ci­par el fu­tu­ro na­cio­nal. Nin­gún di­ri­gen­te pue­de ase­gu­rar­nos la reali­dad. ¿Qui­zás for­ma­mos par­te de una fan­ta­sía ex­tra­via­da? Ha­ce fal­ta una epi­de­mia pe­ro de sen­sa­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.