Mia­mi, la ilu­sión fa­lli­da

Notitarde - - Opinión - Faus­to Ma­só

Los ve­ne­zo­la­nos rehú­san acep­tar la reali­dad, re­co­no­cer ha­cia don­de se di­ri­ge el país, quie­ren con­ser­var las ilu­sio­nes, con­fiar en un ma­ña­na, no acep­tan que el país va­ya ace­le­ra­da­men­te ha­cia nin­gu­na par­te, que vi­vir en Ve­ne­zue­la sea una pér­di­da de tiem­po. Los más jó­ve­nes que no con­fían en el ma­ña­na, que ven la reali­dad tal y cual es, se mar­chan al extranjero, a Mia­mi, a Bo­go­tá, a Madrid. Los que per­ma­ne­cen en Ve­ne­zue­la tro­pie­zan con una reali­dad im­pla­ca­ble, cuan­do abren el pe­rió­di­co y leen la no­ti­cia del nom­bra­mien­to de El Ais­sa­mi co­mo vi­ce­pre­si­den­te es­tán obli­ga­dos a re­co­no­cer que Ni­co­lás Ma­du­ro no rec­ti­fi­ca­rá, por­que quie­re ma­char ha­cia el so­cia­lis­mo más atra­sa­do, en bus­can de la uto­pía, que des­pre­cia la reali­dad y su­po­ne que las pe­na­li­da­des del pre­sen­te, la es­ca­sez de ali­men­tos, de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, no le cam­bia­rán la idea, el plan tra­za­do, el sue­ño que lo do­mi­na.

Ma­du­ro cree en el so­cia­lis­mo pa­ra nues­tra des­gra­cia y a mar­cha for­za­da, se di­ri­ge a con­ver­tir Ve­ne­zue­la en una nue­va Cu­ba pe­ro, y esa es la gran di­fe­ren­cia, una Cu­ba con pe­tró­leo, don­de la subida de pre­cios del ba­rril trae­rá al­gu­na pros­pe­ri­dad, la es­pe­ran­za mo­men­tá­nea de una vi­da me­jor. El pe­tró­leo ha­ce más vi­vi­bles los go­bier­nos y al mis­mo so­cia­lis­mo ac­tual. En es­pe­cial en un país con un po­co más de 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Otra co­sa es en Ru­sia, cla­ro,

Pe­ro la reali­dad im­pla­ca­ble es­tá abrién­do­le los ojos al país, so­lo que to­da­vía que­da pa­ra los jó­ve­nes una sa­li­da, ir­se al extranjero. En vez de lan­zar­se la ca­lle, a la re­be­lión, co­rren ha­cia los ae­ro­puer­tos, le es­cri­ben a un ami­go, quie­ren con­ser­var­nu8­na opor­tu­ni­dad de emi­grar a Mia­mi, la nue­va pa­trian de los ve­ne­zo­la­nos.

Cuan­do se en­te­ran del nom­bra­mien­to de El Ais­sa­mi co­mo vi­ce­pre­si­den­te en vez de or­ga­ni­zar­se pa­ra la re­be­lión, bus­can nue­vas for­mas de emi­grar, por­que to­da­vía un jo­ven ve­ne­zo­lano, con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, y más si se ha gra­dua­do de in­ge­nie­ría, do­mi­nan el in­glés, con­si­gue unan for­ma me­jor de vi­vir en el extranjero. Los ve­ne­zo­la­nos en vez de re­be­lar­se, hu­yen

¿Lo po­drán ha­cer siem­pre? TO­DOS se mar­cha­rán, o no fal­ta mu­cho pa­ra que sea di­fí­cil, si no im­po­si­ble, con­se­guir vi­sas, o tra­ba­jo digno en otros paí­ses. Cuan­do eso ocu­rra el país es­ta­lla­rá

To­da­vía, pa­ra suer­te de Ni­co­lás Ma­du­ro, pa­re­ce ha­ber es­ca­pa­to­rias, no he­mos lle­ga­do al ca­lle­jón sin sa­li­da, al con­ven­ci­mien­to de que el fu­tu­ro es el so­cia­lis­mo, la mi­se­ria. Los cu­ba­nos se lan­za­ron al mar rum­bo a Mia­mi que le abría las puer­tas, esa opor­tu­ni­dad es­tá ce­rra­da pa­ra los ve­ne­zo­la­nos, ex­cep­to pa­ra aque­llos con dó­la­res su­fi­cien­tes pa­ra fi­nan­ciar la aven­tu­ra

Pron­to Mia­mi se con­ver­ti­rá en una es­pe­ran­za fa­lli­da, en una ilu­sión de­ma­sia­do le­ja­na. En ese mo­men­to qui­zá el país se apro­xi­me a una ex­plo­sión so­cial, por­que ya la ma­yo­ría de los jó­ve­nes ve­ne­zo­lano no creen en el so­cia­lis­mo, La reali­dad aplas­tan­te de la mi­se­ria y las pe­na­li­da­des aca­ban con cual­quier dis­cur­so ofi9cia, So­lo to­da­vía el cha­vis­mo cuen­ta con una ven­ta­ja, la fal­ta de una opo­si­ción de­ci­di­da a lu­char. Los ve­ne­zo­la­nos se unie­ron pa­ra vo­tar y re­no­var a la asam­blea, lo lo­gra­ron. Aho­ra se es­tán con­ven­cien­do que el go­bierno se bur­la de la Asam­blea. Le que­da es­pe­rar pa­ra com­pro­bar que el go­bierno no ce­le­bra­rá una elec­ción pre­si­den­cial.

¿Qué ocu­rri­rá cuan­do abren los ojos y se con­ven­zan de que no hay sa­li­da elec­to­ral por­que el cha­vis­mo no en­tre­gar el po­der?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.