Del aban­dono del car­go al co­man­do an­ti­gol­pe

Notitarde - - Opinión - Nel­son Suá­rez

omien­za el año 2017 en Ve­ne­zue­la sin sor­pre­sas en la po­lí­ti­ca y en la eco­no­mía. Au­men­tos sa­la­ria­les que lan­gui­de­cen la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de los tra­ba­ja­do­res, más gas­tos gu­ber­na­men­ta­les sin pre­vi­sio­nes de in­gre­sos fis­ca­les pa­ra dar­le una “ayu­di­ta” a la in­fla­ción, con­ti­núa el fes­tín de los dó­la­res pre­fe­ren­cia­les que al pa­re­cer es­te año van a te­ner en ma­yor can­ti­dad los “ca­za­do­res de ren­tas”, cam­bios mi­nis­te­ria­les con en­ro­ques de car­gos y ca­ras que no sor­pren­den ni des­lum­bran, si­guen con una pre­di­ca (gue­rra eco­nó­mi­ca) que no con­ven­ce y que no ex­pli­ca la cri­sis que es­tá lle­gan­do a ni­ve­les in­sos­te­ni­bles en me­dio de un de­te­rio­ro (afri­ca­ni­za­ción) del país.

Por su par­te, la Asam­blea Na­cio­nal anun­cia otro fra­ca­so: de­cre­tó (si, aun­que no lo crean) el aban­dono del car­go del Pre­si­den­te de Re­pú­bli­ca, sa­bo­tean­do el de­seo la­ten­te de to­dos pe­ro que no ha su­ce­di­do. Ya sa­be­mos lo que si­gue: mar­chas con al­gu­nos in­cau­tos (no creo que mu­chos) que pen­sa­ran que con “la ca­lle en ca­lien­te” si se pro­du­ci­rá el tan so­ña­do aban­dono del odia­do he­re­de­ro de Chá­vez, o tal vez su hui­da por la puer­ta tra­se­ra de Mi­ra­flo­res. Ello no ocu­rri­rá, de­seos no em­pre­ñan reali­da­des. Co­mo res­pues­ta ofi­cial se ins­ta­ló (al día si­guien­te) el Co­man­do An­ti­gol­pe con las cha­rre­te­ras de lus­tro­sos mi­li­ta­res pa­ra que vean que el asun­to se lo to­man con se­rie­dad. Una ima­gen di­fu­sa de ame­na­za pa­ra los que se atre­van a “rom­per el hi­lo cons­ti­tu­cio­nal”.

Cla­ro, no to­dos los par­ti­dos de la opo­si­ción son tan ne­cios en se­guir­le ha­cién­do­le el fa­vor al go­bierno con sus erro­res. Por cier­to, ¿y qué pa­só con el Re­fe­ren­do Re­vo­ca­to­rio? De eso na­die ha­bla, no se men­cio­na la so­ga en la ca­sa del ahorcado. De­cía que el go­ber­na­dor Fal­cón de­ci­dió vol­ver a in­sis­tir en que la opo­si­ción de­be de­jar­se de ton­te­rías y ha­cer po­lí­ti­ca con P ma­yús­cu­la, es de­cir, to­mar de­ci­sio­nes que im­pli­que de ver­dad que el go­bierno tiem­ble y no que pro­duz­ca una son­ri­sa com- pla­cien­te en la ca­ra del Pre­si­den­te Ma­du­ro, quien tu­vo que ha­cer ma­ro­mas pa­ra lu­cir en­co­na­do en el anun­cio del Co­man­do An­ti­gol­pe, se le veía la ale­gría de pe­lear una ba­ta­lla po­lí­ti­ca que ya ha­bía ga­na­do con so­lo el anun­cio del dipu­tado Bor­ges, es­tre­nan­do con otro dis­la­te la Pre­si­den­cia en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo.

Pe­ro, lo que es peor, si­gue en as­cen­so el efec­to apo­ca­líp­ti­co que ya su­fri­mos los ve­ne­zo­la­nos: el país re­tro­ce­de a pa­sos agi­gan­ta­dos ha­cia una de­te­rio­ro so­cial, eco­nó­mi­co, mo­ral y po­lí­ti­co que tie­ne con­tor­nos im­pre­de­ci­bles. Mi­les de jó­ve­nes (pro­fe­sio­na­les o no) ya han em­pren­di­do una fu­ga ma­si­va de ta­len­tos que no tie­ne pa­ran­gón en la his­to­ria re­cien­te, tal vez ten­ga­mos que bus­car si­tua­cio­nes si­mi­la­res en el si­glo XIX, en me­dio de los di­fe­ren­tes ho­lo­caus­tos san­grien­tos que sig­ni­fi­ca­ron las Gue­rras (en ma­yús­cu­la) de esa cen­tu­ria que ini­cio con una lu­mi­nis­cen­cia épi­ca y ter­mi­nó en me­dio de un la­be­rin­to que el país to­da­vía no re­suel­ve.

Por do­quier ve­mos ciu­da­des de­sola­das, en­ga­la­na­das de ba­su­ras ma­lo­lien­tes, de in­di­gen­tes hur­gan­do en­tre los des­he­chos de una mi­no­ría que sa­be fa­bri­car pa- ñue­los cuan­do to­dos los de­más llo­ra­mos. Ca­lles so­li­ta­rias en las no­ches, mal ilu­mi­na­das, ve­da­das a los ciu­da­da­nos y es­ce­na­rio de los es­pa­cios que las ban­das de cri­mi­na­les con­tro­lan o disputan. Ur­bes sin ciu­da­da­nía en es­pa­cios pú­bli­cos, ciu­da­des que es­tán lan­gui­de­cien­do.

Ob­ser­va­mos ven­tas pan­ta­grué­li­cas de di­ver­sos ali­men­tos sin con­trol sa­ni­ta­rio al­guno, mer­ca­dos ne­gros que mues­tran sin ru­bor pro­duc­tos con pre­cios de es­pe­cu­la­ción y po­li­cías que co­bran va­cu­nas pa­ra que los ba­cha­que­ros ha­gan su agos­to. Si ob­ser­va­mos al­gún trans­por­te pú­bli­co, ve­mos a los pa­sa­je­ros al bor­de la muer­te col­ga­dos de sus puer­tas.

En­ton­ces, ¿qué nos de­pa­ra es­te año? Só­lo sé una co­sa: la cuer­da ten­sa tien­de a re­ven­tar. Es­te año 2017 se­rá una prue­ba pa­ra la sa­bi­du­ría de los ve­ne­zo­la­nos. Las en­cues­tas de opi­nión lo di­cen cla­ri­to: el 50% del país no cree en el go­bierno, pe­ro tam­po­co en la opo­si­ción. Tal vez la ten­sión se li­be­re crean­do un nue­vo es­pa­cio po­lí­ti­co que es­ta­ría por na­cer. Eso es­tá por ver­se, sé que es­tá ahí, es­pe­ran­do que al­gu­nos pue­dan to­mar esa ban­de­ra y ha­cer­la cre­cer por to­do el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.