“És­te es el cor­de­ro de Dios…” (jn. 1,29-34)

Notitarde - - Ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

Co­men­za­mos hoy el tiem­po Or­di­na­rio, que lue­go va­mos a in­te­rrum­pir con el tiem­po de Cua­res­ma que nos pre­pa­ra­rá a la Se­ma­na San­ta. Se lla­ma tiem­po Or­di­na­rio, por­que no hay un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te que des­ta­car o acen­tuar de ma­ne­ra es­pe­cial, sino que sim­ple­men­te se va pre­sen­tan­do, do­min­go a do­min­go, una es­ce­na de la vi­da de Nues­tro Se­ñor, un men­sa­je de una de las car­tas pau­li­nas o un acon­te­ci­mien­to del An­ti­guo Tes­ta­men­to, que se pro­po­ne pa­ra nues­tra re­fle­xión y que po­da­mos ha­cer vi­da en el pre­sen­te. Es el ca­so del pa­sa­je del evan­ge­lio de hoy, to­ma­do del evan­ge­lis­ta San Juan, que nos pre­sen­ta a Je­sús co­mo el “Cor­de­ro de Dios que qui­ta el pe­ca­do del mun­do”; ex­pre­sión que uti­li­za San Juan Bau­tis­ta al ver a Je­sús ca­mi­nan­do cer­ca del río Jor­dán y con lo cual pro­cla­ma su me­sia­nis­mo y di­vi­ni­dad.

La ex­pre­sión de Juan Bau­tis­ta es real­men­te pro­fun­da y más allá de una sim­ple com­pa­ra­ción de Je­sús con un ani­mal in­de­fen­so, re­mi­te al An­ti­guo Tes­ta­men­to, don­de la fi­gu­ra del cor­de­ro tie­ne un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra el pue­blo de Is­rael. Pa­ra no­so­tros es una ex­pre­sión que nos re­mi­te a la Eu­ca­ris­tía, don­de el sa­cer­do­te mos­tran­do la Hos­tia Con­sa­gra­da a los fie­les, la uti­li­za pa­ra ma­ni­fes­tar que Je­su­cris­to es el Cor­de­ro sa­cri­fi­cial que ex­pía, ven­ce y bo­rra el pe­ca­do de la hu­ma­ni­dad y que lo re­ci­bi­mos co­mo ali­men­to en la Sa­gra­da Co­mu­nión de su Cuer­po y su San­gre.

En el An­ti­guo Tes­ta­men­to se re­co­ge la fi­gu­ra del cor­de­ro que se sa­cri­fi­ca­ba en el Tem­plo de Je­ru­sa­lén pa­ra ex­pia­ción de los pe­ca­dos del pue­blo o se uti­li­za­ba el “chi­vo ex­pia­to­rio” a quien, a tra­vés de un ri­tual de los sa­cer­do­tes del Tem­plo, se le co­lo­ca­ban “en­ci­ma” to­dos los pe­ca­dos del pue­blo y se en­via­ba al de­sier­to, don­de mo­ría y así con él los pe­ca­dos de to­da la co­mu­ni­dad. Se­ría muy in­tere­san­te leer to­do el ca­pí­tu­lo 12 del li­bro del Éxo­do y Hb. 10, 1-18.

IDA Y RE­TORNO: Ora­ción y ac­ción por Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.