La muer­te de la re­pú­bli­ca pe­tro­le­ra

3/25

Notitarde - - Noticlasificados - Jo­sé Car­los De Nó­bre­ga

J.M. Vi­lla­rroel Pa­rís. Es me­nes­ter re­ti­rar­le el res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial a la Re­pú­bli­ca Pe­tro­le­ra, dis­tan­cián­do­nos de cual­quier ejer­ci­cio re­tó­ri­co que ocul­te el des­pro­pó­si­to po­lí­ti­co y los in­tere­ses eco­nó­mi­cos mal­sa­nos. La cul­tu­ra alie­nan­te del pe­tró­leo, el con­su­mis­mo que aún en­tra­ña, los fa­lli­dos pla­nes de desa­rro­llo de la na­ción, la co­rrup­ción y el em­po­de­ra­mien­to de las ros­cas po­lí­ti­co-em­pre­sa­ria­les na­cio­na­les y fo­rá­neas, son sín­to­mas esen­cia­les de la en­fer­me­dad ter­mi­nal de lar­ga da­ta que nos car­co­me sin pie­dad. El obs­ceno tu­te­la­je trans­na­cio­nal de la in­dus­tria im­pues­to por el Go­me­cis­mo, la na­cio­na­li­za­ción chu­cu­ta de 1976 en el pri­mer go­bierno de Car­los Andrés Pé­rez, el ca­so del pe­tro-es­pio­na­je en los años ochen­ta, la Aper­tu­ra Pe­tro­le­ra en el se­gun­do go­bierno de Cal­de­ra y el gol­pis­mo pe­tro­le­ro de 2002-2003, cons­ti­tu­yen al­gu­nas si­tua­cio­nes pun­tua­les que for­man par­te de nues­tra His­to­ria So­cio-eco­nó­mi­ca y Clí­ni­ca. Car­los Men­do­za Pot­te­llá en su re­cien­te li­bro “Vi­gen­cia del na­cio­na­lis­mo pe­tro­le­ro. Dos ensayos” (2015), pro­po­ne que el na­cio­na­lis­mo pe­tro­le­ro no es­tá re­ñi­do con una óp­ti­ma ge­ren­cia de la in­dus­tria ni con la con­tra­lo­ría so­cial de sus ope­ra­cio­nes. Por su­pues­to, nos ur­ge que la po­bla­ción co- noz­ca de pri­me­ra fuen­te el de­ve­nir de la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra en Ve­ne­zue­la, sin la in­tro­mi­sión per­ju­di­cial del dis­cur­so me­diá­ti­co an­ti­na­cio­nal. In­sis­ti­mos en la lec­tu­ra com­pren­si­va tan­to de la en­sa­yís­ti­ca del pe­tró­leo [con sus Us­lar Pie­tri, Do­min­go Al­ber­to Ran­gel, Héc­tor Ma­la­vé Ma­ta, Sa­der Pé­rez, Or­lan­do Arau­jo o Pé­rez Al­fon­zo], co­mo de la li­te­ra­tu­ra [Díaz Sán­chez, Ote­ro Sil­va, Cu­ba­gua de En­ri­que Bernardo Nú­ñez o la poe­sía de Vi­lla­rroel Pa­rís] y el ci­ne do­cu­men­tal de Je­sús En­ri­que Gué­dez.

No se tra­ta de de­po­ner a la in­dus­tria del pe­tró­leo co­mo pa­lan­ca im­por­tan­te de un desa­rro­llo in­te­gral y sus­ten­ta­ble de la Re­pú­bli­ca. No apos­ta­mos por un fun­da­men­ta­lis­mo eco­lo­gis­ta ni por la re­edi­ción de una ex­plo­ta­ción in­ten­si­va pro­pia del neo­co­lo­nia­lis­mo. Pa­ra­fra­sean­do a Men­do­za Pot­te­llá, des­mon­tar la mi­to­lo­gía de la Re­pú­bli­ca Pe­tro­le­ra [el ade­lan­to de la re­ver­sión y la aper­tu­ra pe­tro­le­ras a par­tir de 1976] trae­ría con­si­go no só­lo re­du­cir la car­ga fis­cal que pe­sa so­bre Pdv­sa, des­ba­ra­tar el con­trol po­li­ti­que­ro de la in­dus­tria y rea­li­zar la rein­ver­sión en el sec­tor, sino es­pe­cial­men­te pro­pi­ciar cam­bios sen­si­bles en el mo­do de pro­duc­ción so­cio­eco­nó­mi­ca en to­dos los ór­de­nes. Se oca­sio­na­ría un ca­ta­clis­mo en el Ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do y el pa­ra­si­ta­rio de los em­pre­sa­rios mau­las: El Es­ta­do se de­di­ca­ría a me­jo­rar os­ten­si­ble­men­te los ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo la edu­ca­ción, la sa­lud, la jus­ti­cia, la elec­tri­ci­dad, el agua y las co­mu­ni­ca­cio­nes; mien­tras que la ac­ti­vi­dad pri­va­da se desa­rro­lla­ría efi­caz­men­te en un mer­ca­do re­la­ti­va­men­te sano que dis­te del pro­tec­cio­nis­mo, el ex­ce­si­vo in­ter­ven­cio­nis­mo gu­ber­na­men­tal y el do­ble dis­cur­so de la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca emi­ti­do por las trans­na­cio­na­les. Sem­brar el pe­tró­leo en el con­tex­to de los con­flic­tos de in­tere­ses po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, ha de apun­tar a la di­ver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía en tér­mi­nos rea­lis­tas que pro­cu­ren aba­tir a los oli­go­po­lios de siem­pre.

De­jar mo­rir al ren­tis­mo pe­tro­le­ro, no se­rá via­ble si no ofi­cia­mos una mi­sa de di­fun­tos al ejer­ci­cio po­lí­ti­co de ofi­cio, de por sí des­po­li­ti­za­do en la au­tén­ti­ca acep­ción de la pa­la­bra Po­lí­ti­ca, ade­más de su fun­cio­na­ris­mo hi­per­tro­fia­do e inú­til que le chu­pa el lo­mo. Las co­mu­ni­da­des or­ga­ni­za­das re­pre­sen­tan la ins­tan­cia su­pe­rior de com­ba­te a los co­go­llos par­ti­dis­tas, las so­cie­da­des de cóm­pli­ces in­va­si­vas y la cul­tu­ra del pe­tró­leo de­nun­cia­da por nues­tra in­te­lec­tua­li­dad de ra­za. ¿Por qué no in­fil­trar una con­tra­cul­tu­ra del pe­tró­leo [ aje­na al con­su­mis­mo] en los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos di­se­ña­dos por el Es­ta­do bur­gués? ¿No le sa­le a la po­bla­ción boi­co­tear de­ci­di­da­men­te es­te es­pe­cu­la­ti­vo mer­ca­do ne­gro en el que re­du­je­ron al país? Cuan­do la in­ter­me­dia­ción o ges­to­ría po­lí­ti­ca no des­ha­ce los en­tuer­tos, se en­cu­li­lla con la reac­ción desesperada o con­cien­zu­da de la ciu­da­da­nía. De ma­ne­ra que no la em­pu­ja a ven­der la pri­mo­ge­ni­tu­ra por un pla­to de len­te­jas. Los pi­que­te­ros sa­ca­ron a De la Rúa de la pre­si­den­cia de Ar­gen­ti­na, sin que la po­li­cía ni el ejér­ci­to los di­sua­die­ran. La re­be­lión y el cam­bio so­cial no pue­den li­mi­tar­se a un par de man­chas de tin­ta so­bre el pa­pel, ello en el ego­tis­mo uni­di­men­sio­nal y fú­til de la plu­ma. Co­mo lo ob­ser­va Ma­nuel Gon­zá­lez Pra­da, la li­ber­tad de ex­pre­sión sin la de ac­ción sa­cri­fi­ca la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de los pro­ble­mas a ex­pen­sas de lo ac­ce­so­rio.

No per­da­mos el tiem­po, pues­to que es ho­ra de pre­pa­rar las pom­pas fú­ne­bres del Rey Pe­tró­leo pa­ra apa­re­jar un dís­co­lo país dis­tin­to al des­ma­dre de hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.