Los desafíos del 2017

Notitarde - - Noticlasificados - Gus­ta­vo Fer­nán­dez Co­lón

l pa­no­ra­ma que se avi­zo­ra en Ve­ne­zue­la pa­ra el 2017 es dra­má­ti­ca­men­te in­cier­to. El es­ti­ra y en­co­ge de­cem­brino con el bi­lle­te de cien bo­lí­va­res ce­rró “con bro­che de oro” el 2016, su­peran­do to­dos los re­cords de in­com­pe­ten­cia de la bu­ro­cra­cia bo­li­va­ria­na. El des­abas­te­ci­mien­to y la in­fla­ción con­ti­núan cal­ci­nan­do el in­gre­so fa­mi­liar, co­mo un in­cen­dio vo­raz que el go­teo de los au­men­tos sa­la­ria­les es in­ca­paz de de­te­ner.

La pro­me­sa de cons­truir una eco­no­mía so­cia­lis­ta, que ga­ran­ti­ce el au­to­abas­te­ci­mien­to de la na­ción, ha re­sul­ta­do un chis­te cruel. En su lu­gar, la de­pen­den­cia de las im­por­ta­cio­nes se ha agu­di­za­do y con­ver­ti­do en el ne­go­cio más ren­ta­ble, pa­ra los “fa­vo­re­ci­dos” que con­tro­lan el co­mer­cio ex­te­rior y las adua­nas. La re­gu­la­ción de pre­cios es­tran­gu­ló a la in­dus­tria pri­va­da só­lo pa­ra alla­nar­le el ca­mino a la im­por­ta­ción de mer­can­cías, ofer­ta­das en el mer­ca­do in­terno a pre­cios in­fi­ni­ta­men­te más al­tos que los fi­ja­dos pa­ra los pro­duc­tos na­cio­na­les –hoy prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ci­dos de los anaque­les.

La mi­gra­ción de pro­fe­sio­na­les al ex­te­rior y la de­ser­ción es­tu­dian­til de los li­ceos y uni­ver­si­da­des se acen­túan; al mis­mo tiem­po que pro­li­fe­ran las ban­das de­lic­ti­vas, con­for­ma­das por su­je­tos ca­da vez más jó­ve­nes y vio­len­tos, tu­te­la­dos por los “pra­nes” que coor­di­nan se­cues­tros, ro­bos y el trá­fi­co de dro­gas des­de las pri­sio­nes.

La le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes ago­ni­za, lue­go del blo­queo ju­di­cial al re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio; la sen­ten­cia del TSJ que de­cla­ró en desaca­to a la Asam­blea Na­cio­nal y la sus­pen­sión de las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res y al­cal­des de 2016.

Un año des­pués de ha­ber ob­te­ni­do una con­tun­den­te ma­yo­ría en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de di­ciem­bre de 2015, las fuer­zas de opo­si­ción agru­pa­das en la MUD lu­cen frac­tu­ra­das y a la de­ri­va. El com­pro­mi­so de de­fi­nir en seis me­ses una ru­ta ins­ti­tu­cio­nal pa­ra sa­car al pre­si­den­te Ma­du­ro de Mi­ra­flo­res, anunciado por Henry Ra­mos Allup al asu­mir la pre­si­den­cia de la Asam­blea Na­cio­nal, no fue más que una im­pru­den­te de­cla­ra­ción de gue­rra con­tra el Eje­cu­ti­vo y el res­to de los po­de­res pú­bli­cos. Los acon­te­ci­mien­tos sub­si­guien­tes mos­tra­ron que el li­de­raz­go de la MUD sub­es­ti­mó la mus­cu­la­tu­ra de los re­cur­sos con los que aún cuen­ta el bo­li­va­ria­nis­mo, a pe­sar del ba­jo ni­vel de po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

A par­tir de ese mo­men­to, la opo­si­ción ha ve­ni­do que­man­do sus car­tu­chos y des­mo­ra­li­zan­do a sus elec­to­res, con ini­cia­ti­vas irri­so­rias co­mo la de­cla­ra­ción de la pre­sun­ta na­cio­na­li­dad co­lom­bia­na de Ni­co­lás Ma­du­ro, sin ofre­cer prue­bas. O la des­mo­vi­li­za­ción de sus se­gui­do­res, al in­ter­pre­tar que los ac­tos de ma­sas eran in­com­pa­ti­bles con las con­ver­sa­cio­nes ini­cia­das en la Me­sa de Diá­lo­go. Co­men­zan­do el 2017, la MUD vuel­ve a equi­vo­car­se al in­cul­par por “aban­dono del car­go” al pre­si­den­te, pa­ra for­zar su sa­li­da y pre­ci­pi­tar la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, a sa­bien­das de que el TSJ sen­ten­cia­ría la nu­li­dad de es­ta pro­pues­ta y el CNE, en con­se­cuen­cia, no la aca­ta­ría. Con el agra­van­te de la in­sen­sa­tez que sig­ni­fi­ca re­cu­rrir al con­cep­to de “aban­dono del car­go”, pa­ra des­ca­li­fi­car al mis­mo man­da­ta­rio a quien se acu­sa de afe­rrar­se ter­ca­men­te al ejer­ci­cio del po­der...

El desen­la­ce de es­te em­bro­llo de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad de los ac­to­res po­lí­ti­cos pa­ra re­com­po­ner sus fuer­zas. El go­bierno ha con­se­gui­do ga­nar tiem­po pa­ra in­ten­tar li­brar­se de una se­gu­ra de­rro­ta elec­to­ral. Pe­ro si no lo­gra po­ner­le freno a la vo­rá­gi­ne in­fla­cio­na­ria y reac­ti­var el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la de­ses­pe­ra­ción de la gen­te se vol­ca­rá de nue­vo en su con­tra, co­mo ya su­ce­dió en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6D y la ola de dis­tur­bios que re­cien­te­men­te sa­cu­dió a di­ver­sas re­gio­nes del país. Si la ges­tión de Ma­du­ro fra­ca­sa en es­ta ta­rea, só­lo le que­da­rá la vía de la re­pre­sión, la di­so­lu­ción de la Asam­blea y la sus­pen­sión de cual­quier even­to elec­to­ral que pon­ga en ries­go su he­ge­mo­nía. Es­te se­ría el peor de los es­ce­na­rios, pues im­pli­ca­ría la li­qui­da­ción ab­so­lu­ta de los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les re­gu­la­do­res de la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na y la so­lu­ción pa­cí­fi­ca de las di­fe­ren­cias. El me­jor es­ce­na­rio: la con­sul­ta al pue­blo pa­ra que sea és­te quien de­ci­da, en ca­da co­yun­tu­ra, el rum­bo fu­tu­ro de la na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.