Lla­ma­da de la au­sen­cia

Notitarde - - Noticlasificados -

To­da in­jus­ti­cia es un aten­ta­do a la ar­mo­nía, a la pro­por­ción, a la uni­dad y a la equi­li­bra­da ten­sión de opues­tos. A la bon­dad que ins­pi­ra la ac­ción y a la li­ber­tad co­mo am­bien­te pa­ra ser no­so­tros mis­mos, ser fe­li­ces. Por eso, es inad­mi­si­ble la in­jus­ti­cia so­cial por el abu­so de un gru­po oli­gár­qui­co, ideo­ló­gi­co o des­pó­ti­co so­bre la co­mu­ni­dad que da sen­ti­do a la con­vi­ven­cia y nos per­mi­te ser per­so­nas, res­pon­sa­bles y dis­tin­tas.

La so­li­da­ri­dad per­fec­cio­na la re­pa­ra­ción de la jus­ti­cia al sa­ber­nos par­te del te­ji­do da­ña­do. No se res­tau­ra lo da­ña­do en el otro, sino en ese utrum, uno y otro a la vez, que es más pro­fun­do que no­so­tros, nos- otros.

En­tre tú y yo hay una re­la­ción esen­cial que fun­da­men­ta nues­tra con­di­ción de per­so­nas, co­mo se­res pa­ra los de­más. ¿ Có­mo sa­bría el uno que es uno si no fue­ra por el dos? ¿ Có­mo sa­bría quién soy si no fue­ra por ti? No es una cues­tión de uti­li­dad o de pre­fe­ren­cia, sino de en­ti­dad real. En la na­tu­ra­le­za no exis­te “Ro­bin­son”, por­que és­te vi­ve por sus pa­dres, y en re­la­ción con la na­tu­ra­le­za que lo sus­ten­ta. Por eso, no pue­do con­si­de­rar al otro co­mo ob­je­to de mi amor o de mi es­fuer­zo, sino co­mo su­je­to que in­ter­pe­la y com­ple­men­ta nues­tra más au­tén­ti­ca di­men­sión en una co­mu­ni­dad de per­so­nas li­bres.

El es­pe­jo só­lo me de­vuel­ve una ima­gen cap­ta­da en un mo­men­to, y siem­pre dis­tor­sio­na­da por la in­ter­pre­ta­ción del que se mi­ra. No hay au­tén­ti­cos au­to­rre­tra­tos, sino in­ter­pre­ta­cio­nes sub­je­ti­vas. Pa­ra ser ob­je­ti­vo ten­dría que ha­ber na­ci­do ob­je­to, y soy su­je­to. Por eso bus­co el equi­li­brio y la ar­mo­nía al des­cu­brir­me en el otro, y del otro en mí. So­mos pro­yec­cio­nes en mo­vi­mien­to de una ener­gía que nos des­cu­bre, nos acer­ca y nos trans­for­ma has­ta re­co­no­cer que los lí­mi­tes con los que in­ten­tan “de­fi­nir­nos”, son me­ras apa­rien­cias.

“Tú y yo so­mos un mis­mo pue­blo, Ma­dre de to­das las co­bras. Lle­va­mos la mis­ma san­gre”, le di­ce Mow­gli co­mo cla­ve pa­ra abrir las puer­tas del co­no­ci­mien­to. Na­mas­té, se sa­lu­dan en In­dia y las per­so­nas que com­par­ten me­di­ta­ción: “Me in­clino an­te ti, por­que so­mos uno”

La ge­ne­ro­si­dad, más que en dar, con­sis­te en com­par­tir, y en ha­cer jun­tos par­te del ca­mino. En lle­var en el al­ma a los de­más, y en sa­ber­se res­pon­sa­bles del mun­do. El mé­di­co no ne­ce­si­ta com­par­tir la ca­ma ni los me­di­ca­men­tos del en­fer­mo pa­ra sa­ber con­so­lar, ali­viar y no in­ter­fe­rir en la sa­bi­du­ría de la na­tu­ra­le­za, pa­ra que pue­da res­ta- ble­cer el equi­li­brio. Ni el abo­ga­do de­fen­sor ha de de­di­car su tiem­po li­bre pa­ra in­vi­tar a su ca­sa a de­lin­cuen­tes a los que tie­ne que de­fen­der. Ni el pro­fe­sor lle­va a sus alum­nos pa­ra que con­fra­ter­ni­cen con su fa­mi­lia. Ca­da uno tie­ne su pro­pio es­pa­cio de tra­ba­jo, de des­can­so, de ce­le­bra­ción y de silencio en so­le­dad, o com­par­ti­do. Hay que apren­der a es­tar jun­tos en silencio, y com­pren­der­se y co­mu­ni­car­se sin pa­la­bras. “Sin pa­la­bras, ami­go; te­nía que ser sin pa­la­bras co­mo tú me en­ten­die­ses”, di­ce Jo­sé Hie­rro.

La uni­for­mi­dad ma­ta, de­for­ma, cons­tri­ñe y en­tris­te­ce mien­tras que la uni­dad en la di­ver­si­dad nos lle­va a que­rer­nos co­mo so­mos, por­que es el ca­mino pre­vio pa­ra po­der que­rer a los de­más. Na­die pue­de dar lo que no tie­ne.

Cuan­do me pre­gun­tan por qué de­ci­dí que el sím­bo­lo de la aso­cia­ción ci­vil So­li­da­rios fue­se un ár­bol de ro­bus­to tron­co, am­plio ra­ma­je y ho­jas que pa­re­cen es­ti­rar­se y me­cer­se pa­ra aco­ger y dar som­bra a to­do el que pa­sa, res­pon­do: “Por las raí­ces tan pro­fun­das, hu­mil­des y ju­go­sas que lo sus­ten­tan”.

Se­ría fá­cil con­cluir que los vo­lun­ta­rios so­cia­les, al igual que las per­so­nas ge­ne­ro­sas y abier­tas a los de­más que an­he­lan co­mu­ni­car­se, re­pre­sen­tan esas raí­ces, o el tron­co, o las ra­mas, o las ho­jas. Más bien son el am­bien­te que aco­ge y as­pi­ra y trans­for­ma y de­vuel­ve vi­da y ale­gría en for­ma de oxí­geno, de ozono, de pra­na y de es­pe­ran­za. Los vo­lun­ta­rios so­cia­les y las per­so­nas que se en­tre­gan por otro mun­do más jus­to y so­li­da­rio, son cons­cien­tes de que es­tán cons­tru­yen­do un mun­do me­jor por­que trans­for­man su co­ra­zón, y se en­ri­que­cen com­par­tien­do. Aco­ger a quien sea, don­de sea y co­mo sea, sin es­pe­rar na­da a cam­bio, por el pla­cer de com­par­tir. Por­que los ne­ce­si­ta­mos pa­ra po­der jun­tos ser fe­li­ces. Y por­que es­te mo­de­lo de sociedad no nos gus­ta.

Hoy nues­tra sociedad es­tá en pro­ce­so de cam­bio. No es fá­cil re­co­no­cer­se, co­mo tam­po­co es fá­cil pa­ra el jo­ven que, den­tro de un cuer­po en­ve­je­ci­do, gri­ta ¿qué ha pa­sa­do? Oja­la esas per­so­nas sea­mos ca­pa­ces de des­cu­brir­nos esen­cia­les en el te­ji­do so­cial co­mo par­te vi­vi­fi­can­te del ár­bol, del bos­que y de la vi­da.

Ese chu­te en ve­na, en el que nos con­ver­ti­mos, es la lla­ma­da de la au­sen­cia pa­ra res­tau­rar la jus­ti­cia en una sociedad ator­men­ta­da por el gri­to de los po­bres. Jo­sé Car­los Gar­cía Fa­jar­do / Ccs.org.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.