Ca­rre­ra sa­le “mí­ni­mo” Bs. 1.800 cor­to-cor­to

El “re­ga­teo” aho­ra es ley

Notitarde - - Portada -

El va­lor se ha in­cre­men­ta­do y hay que ha­blar pri­me­ro.

Va­len­cia, enero 15 ( Ilia­na R. Mogollón Argüelles).- Los ser­vi­cios de ta­xi se han con­ver­ti­do en un me­ca­nis­mo que per­mi­te so­lu­cio­nar el tras­la­do de las per­so­nas ha­cia al­gún pun­to de la ciu­dad o del país can­ce­lan­do la ta­ri­fa es­ta­ble­ci­da por la lí­nea que se con­tac­tó.

Pe­ro los cos­tos se han in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos me­ses. De­pen­dien­do del lu­gar adon­de se re­quie­ra ir y de la ho­ra de la so­li­ci­tud, exis­te un au­men­to en los pre­cios, prin­ci­pal­men­te de no­che.

Una ca­rre­ra “mí­ni­ma”, es de­cir, den­tro de un mis­mo sec­tor, cues­ta mil 500 bo­lí­va­res.

Las ru­tas in­ter­me­dias, que im­pli­can movilizarse por pun­tos es­tra­té­gi­cos de Va­len­cia, va­rían; un via­je ha­cia el Big Low es­tá a par­tir de los dos mil bo­lí­va­res, al cen­tro de la ciu­dad se pa­gan Bs. 1.800. Se ne­ce­si­tan dos mil pa­ra ir a la ave­ni­da Bo­lí­var, o a la re­do­ma de Gua­pa­ro.

Si de­ci­de acer­car­se a un cen­tro co­mer­cial, de­be te­ner pre­sen­te que can­ce­la­rá en­tre mil 500 y 2.000 bo­lí­va­res.

Otro pun­to que sue­len so­li­ci­tar es Na­gua­na­gua, esa zo­na mar­ca dos mil. Cuan­do se di­ri­ja a los mu­ni­ci­pios Gua­ca­ra o Los Gua­yos, des­de la ave­ni­da Bo­lí­var, in­ver­ti­rá de 2 mil 500 a tres mil bo­lí­va­res, que es el ajus­te más ele­va­do.

Fue­ra de la ciu­dad es di­fe­ren­te, ya que los re­co­rri­dos son más ex­ten­sos y por en­de co­bran más. Por ejem­plo, des­de Va­len­cia has­ta el Sa­fa­ri son 5 mil 500, más lo mí­ni­mo ha­cia otros pun­tos es de 4 mil.

Sin em­bar­go, en­tre 40 mil y 50 mil bo­lí­va­res de­ben te­ner los clien­tes eje­cu­ti­vos que sue­len so­li­ci­tar via­jes ha­cia la ca­pi­tal.

“Re­ga­teo”

El “re­ga­teo” es una de las téc­ni­cas im­ple­men­ta­das por los clien­tes y cho­fe­res co­mo una ma­ne­ra de be­ne­fi­ciar a am­bas par­tes.

Iván Sán­chez tra­ba­ja pa­ra una coo­pe­ra­ti­va ubi­ca­da en la ter­mi­nal te­rres­tre Big Low Cen­ter. Ex­pli­ca que “la in­fla­ción del país ha he­cho que los cos­tos se ele­ven”, pe­ro a la vez re­co­no­ce que mu­chos de los usua­rios no tie­nen pa­ra pa­gar esos tras­la­dos; por eso “en oca­sio­nes ne­go­cia­mos las ta­ri­fas, pe­ro a no­so­tros co­mo sec­tor trans­por­te nos afec­ta ha­cer un ser­vi­cio que no sea acor­de a la reali­dad”.

Por su par­te, Cruz Gó­mez, vi­ce­pre­si­den­te de una lí­nea en Lo­mas del Es­te, con­si­de­ra que el ser­vi­cio de ta­xi “es­tá bien”, pe­ro que ha “mer­ma­do un po­co la so­li­ci­tud por los pre­cios; pe­se a es­to, exis­ten usua­rios que pre­fie­ren can­ce­lar lo so­li­ci­ta­do por mo­ti­vo de se­gu­ri­dad an­tes de to­mar la de­ci­sión de tras­la­dar­se en ca­mio­ne­tas de pa­sa­je­ros”.

Gó­mez ase­gu­ró que “no es fá­cil ser ta­xis­ta”, por­que “los clien­tes re­cha­zan los ca­rros de­te­rio­ra­dos y los re­pues­tos y ac­ce­so­rios pa­ra los vehícu­los es­tán ca­ros”.

Otros ele­men­tos que han afec­ta­do a los conductores son: la re­duc­ción de vehícu­los en ca­da pun­to de ser­vi­cio, al es­tar ac­ci­den­ta­dos por fal­ta de al­gu­na pie­za o por­que con- si­de­ran que las ta­ri­fas es­ta­ble­ci­das no cu­bren los gas­tos que im­pli­ca “man­te­ner un ca­rro”. Au­na­do a la dis­mi­nu­ción de ser­vi­cios so­li­ci­ta­dos a dia­rio por los clien­tes.

Daniel Or­te­ga for­ma par­te de una re­co­no­ci­da lí­nea de la ciu­dad des­de ha­ce ocho años y sos­tie­ne que “ha­ce dos años se ha­cían ca­si 200 ser­vi­cios en un día. En di­ciem­bre hi­ci­mos 60 ser­vi­cios dia­rios, pe­ro aho­ra es­ta­mos con 35”.

Ayu­da del Go­bierno

Coope­ra­ti­vas acla­ran que han re­ci­bi­do ayu­da de la Pro­cu­ra­du­ría del es­ta­do pa­ra ad­qui­rir al­gu­nas pie­zas pa­ra los ca­rros o que al ins­cri­bir­se en la Mi­sión Trans­por­te pue­den con­se­guir más eco­nó­mi­cos los ac­ce­so­rios y re­pues­tos.

Tal es el ca­so de Iván Sán­chez, quien pre­ci­só que a ini­cios del año pa­sa­do re­ci­bie­ron “50% de ayu­da por par­te de la Pro­cu­ra­du­ría del es­ta­do, mas he­mos te­ni­do que ad­qui­rir los re­pues­tos en ge­ne­ral en co­mer­cios pri­va­dos y es­tán muy cos­to­sos”.

No obs­tan­te, con­si­de­ran que pa­ra cum­plir con un ser­vi­cio idó­neo es ne­ce­sa­rio “re­ci­bir do­ta­cio­nes por par­te del Go­bierno y cré­di­tos pa­ra com­prar cau­chos, ba­te­rías y re­pues­tos”.

Ries­gos de la pro­fe­sión

Ser ta­xis­ta im­pli­ca re­la­cio­nar­se con des­co­no­ci­dos que de­ci­den con­tra­tar un ser­vi­cio. Pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas de la in­se­gu­ri­dad, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas del vo­lan­te crean una car­te­ra de clien­tes. Los más ague­rri­dos se en­co­mien­dan a “Dios” y sa­len a tra­ba­jar des­de muy tem­prano.

Los cho­fe­res con­sul­ta­dos coin­ci­die­ron en que los di­ver­sos en­tes del Es­ta­do “Al­cal­día, Go­ber­na­ción y fuer­zas po­li­cia­les, de­ben crear pro­yec­tos en con­jun­to con el sec­tor trans­por­te con la fi­na­li- dad de brin­dar­les se­gu­ri­dad”.

En es­te sen­ti­do, Or­te­ga plan­tea que den­tro de ese gre­mio re­quie­ren ma­yor aten­ción. “Es ne­ce­sa­rio que se ac­ti­ven pro­gra­mas de vi­gi­lan­cia, que im­pli­quen re­co­rri­dos por di­ver­sos pun­tos de la ciu­dad, de día y de no­che, por­que es muy ra­ro cuan­do se lo­gra ver a un po­li­cía; por ese mo­ti­vo se de­jó de tra­ba­jar las 24 ho­ras del día, aho­ra se la­bo­ra has­ta las 10:30 p.m. de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad”.

Re­cuer­de que bus­car a un ta­xis­ta de con­fian­za y con­sul­tar la di­ver­si­dad de pre­cios pue­den ayu­dar­le a aho­rrar di­ne­ro. To­me siem­pre las pre­vi­sio­nes ne­ce­sa­rias a la ho­ra de usar es­te medio de trans­por­te.

Una ca­rre­ra “mí­ni­ma” va­le mil y mil 500 bo­lí­va­res; las in­ter­me­dias va­rían, pe­ro ha­cia los centros co­mer­cia­les se de­be can­ce­lar Bs. 1.500.

Ta­xis­tas pi­den ayu­da del Go­bier­no­pa­ra la do­ta­ción de re­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.