El Tór­to­lo Za­mu­ro y el Cóm­pli­ce Co­rre­lón

Notitarde - - Ciudad - Cé­sar Burguera

Fé­ti­da pa­ja­re­ra. La pes­ti­len­cia, un olor nau­sea­bun­do se es­par­ce por to­do el es­ce­na­rio de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal. El ra­ti­fi­ca­do vi­ce­pre­si­den­te se en­car­ga, con su ti­ma­dor en­torno, de se­guir con las re­pul­si­vas prác­ti­cas, con el fin de lu­crar­se de las ne­ce­si­da­des de to­da una ciu­dad, con­tan­do aho­ra con una nue­va coa­li­ción y ma­yo­ría en el cuer­po edi­li­cio. La pa­sa­da se­ma­na en un ac­to que reivin­di­ca la pro­ta­gó­ni­ca con­di­ción de ser el prin­ci­pal par­ti­do del país, el PSUV im­pu­so una in­de­fi­ni­da sus­pen­sión al con­ce­jal Or­lan­do Tor­to­le­ro, lo cual lo in­ha­bi­li­ta pa­ra se­guir mi­li­tan­do y arro­gar­se la con­di­ción de ser vo­ce­ro de esa es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca, ya que de­li­be­ra­da­men­te que­bran­tó, mo­ti­va­do por su in­sa­cia­ble co­di­cia, los pos­tu­la­dos y prin­ci­pios en la im­pro­vi­sa­da elec­ción de la jun­ta di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal. El cas­ti­go dis­ci­pli­na­rio por par­te de la di­rec­ción na­cio­nal del PSUV, es uno de los pri­me­ros in­di­cios que nos con­du­ci­rán a des­cu­brir to­da una suer­te de de­li­tos y fe­cho­rías co­me­ti­das por el edil vi­ce­pre­si­den­te. En el trans­cur­so de es­ta se­ma­na pre­sen­ta­re­mos el pri­me­ro de va­rios au­dios, que cí­ni­ca­men­te nos de­ve­la el es­ta­do de des­com­po­si­ción que es­ta­ría atra­ve­san­do el cuer­po edi­li­cio, nos re­la­ta có­mo el con­ce­jal Tor­to­le­ro, va­lién­do­se del dra­má­ti­co pro­ble­ma de la ba­su­ra, lo­gró es­ta­ble­cer ela­bo­ra­dos me­ca­nis­mos y as­tu­tas mo­da­li­da­des de pea­je pa­ra “pe­char” des­ca­ra­da­men­te a to­das las em­pre­sas re­co­lec­to­ras a cam­bio de la pro­me­sa de la rau­da apro­ba­ción de los di­fe­ren­tes cré­di­tos adi­cio­na­les en­via­dos por el eje­cu­ti­vo mu­ni­ci­pal a tra­vés del IMA. Se es­ti­ma que ca­si el 60% de los re­cur­sos des­ti­na­dos pa­ra dar­le al­gu­na so­lu­ción a la con­tra­rie­dad de la ba­su­ra fue­ron des­via­dos pa­ra la equi­ta­ti­va dis­tri­bu­ción en­tre aque­llos edi­les que hoy fla­man­te­men­te se ex­hi­ben co­mo los in­con­di­cio­na­les alia­dos de Or­lan­do Tor­to­le­ro, co­no­ci­do en los pre­dios mu­ni­ci­pa­les co­mo el

“Tór­to­lo Za­mu­ro”. En el pri­me­ro de los au­dios, cu­ya di­fu­sión se pro­du­ci­rá en las pró­xi­mas ho­ras, nos con­fie­sa có­mo el pro­pie­ta­rio de una de las em­pre­sas re­co­lec­to­ras de­no­mi­na­da co­mo CIN­CO EJES R L, Lor­ner Flo­res, quien ha ve­ni­do ejer­cien­do ta­les fun­cio­nes des­de an­te­rio­res ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, siem­pre co­mo im­pues­ta cuo­ta del “Tór­to­lo Za­mu

ro”, en­ta­bla una ame­na y lu­cra­ti­va con­ver­sa­ción con una de las hi­jas del con­ce­jal vi­ce­pre­si­den­te y don­de sin ru­bor al­guno ha­blan de ele­va­dos mon­tos y es­can­da­lo­sas ci­fras. En el ig­no­mi­nio­so au­dio na­rra el so­fis­ti­ca­do y de­lic­ti­vo mo­do de ac­tuar por par­te de Tor­to­le­ro y su pro­te­gi­do Lor­ner Flo­res y que con­sis­tía en que con el arri­bo del aguar­da­do cré­di­to adi­cio­nal, el

“Tór­to­lo Za­mu­ro” co­mi­sio­na­ba a Flo­res pa­ra que pu­sie­ra en prác­ti­ca sus ha­bi­li­da­des y fun­gie­ra co­mo el ha­bi­li­ta­do pa­ra co­mu­ni­car­se con las res­tan­tes em­pre­sas de re­co­lec-

ción, quie­nes in­ge­nua­men­te ig­no­ra­ban que su com­pa­ñe­ro en las li­des de re­co­ger ba­su­ra y pro­pie­ta­rio de CIN­CO EJES R L era par­te del plan de ex­tor­sión y era quien so­li­ci­ta­ba el obli­ga­to­rio aporte pa­ra que pu­die­se di­ná­mi­ca­men­te apro­bar­se el ins­tru­men­to cre­di­ti­cio. Cum­pli­da efi­caz­men­te la sa­quea­do­ra fae­na, Lor­ner Flo­res en­tre­ga­ba el cuan­tio­so bo­tín en el des­pa­cho del vi­ce­pre­si­den­te, quien lle­ga­ba a ase­gu­rar que se­ría dis­tri­bui­do en­tre los di­li­gen­tes con­ce­ja­les que for­man par­te de la

no­ví­si­ma coa­li­ción y alian­za en la cá­ma­ra edi­li­cia. Pe­ro igual­men­te en un ac­to de des­me­di­da ge­ne­ro­si­dad, el “Tór­to­lo Za­mu­ro” pre­mia­ba con un 10% de lo ti­ma­do al pro­pie­ta­rio de CIN­CO EJES R L, por su in­dis­cu­ti­ble efi­ca­cia co­mo re­cau­da­dor. Es­te re­pro­cha­ble even­to, don­de se ejer­ció el vul­gar sa­queo de los re­cur­sos del mu­ni­ci­pio, que ten­drían que ha­ber es­ta­do di­ri­gi­dos pa­ra sol­ven­tar el ago­bian­te pro­ble­ma de la ba­su­ra que va­pu­lea a Va­len­cia, de­be ser to­ma­do en con­si­de­ra­ción por los di­fe-

ren­tes or­ga­nis­mos com­pe­ten­tes, en­tre ellos la de­pu­ra­ti­va fun­ción que ha asu­mi­do el Co­man­do An­ti­gol­pe, con la idea fi­ja de es­ta­ble­cer ejem­pla­ri­zan­tes san­cio­nes y cas­ti­gos que de­ben guar­dar si­mi­li­tud con aque­llos que fue­ron im­pues­tos en ese mis­mo re­cin­to mu­ni­ci­pal. No pue­de an­te­po­ner­se la im­pu­ni­dad y la des­fa­cha­tez a los su­pre­mos in­tere­ses de Va­len­cia y sus ha­bi­tan­tes. El Ca­ro de­lin­cuen­te. Pe­ro el “Tór­to­lo Za­mu­ro” al pa­re­cer no es­ta­rá so­lo en la ago­bian­te y rí­gi­da cel­da. El día 25 de sep­tiem­bre del pa­sa­do año, lle­ga­mos a ad­ver­tir, en es­tas mis­mas lí­neas, so­bre las de­lic­ti­vas pe­ri­pe­cias del dipu­tado su­plen­te Gil­ber Ca­ro, re­la­tá­ba­mos su inofen­si­vo pron­tua­rio, en los cua­les des­ta­ca, en­tre otros agre­so­res há­bi­tos, ha­ber es­ta­do in­cur­so en la co­mi­sión del de­li­to de ho­mi­ci­dio, que lo lle­vó a pur­gar lar­gos años en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de El Ro­deo y so­me­ti­do en la ac­tua­li­dad al ré­gi­men de pre­sen­ta­ción an­te los tribunales de la ju­ris­dic­ción pe­nal. Ad­ver­tía­mos que el Ca­ro cri­mi­nal ha­bía se­lec­cio­na­do a nues­tra en­ti­dad fe­de­ral pa­ra lle­var a ca­bo ac­cio­nes con el aven­tu­ra­do acento del pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y con la se­di­cio­sa con­duc­ta de pro­mo­ver el te­rro­ris­mo. Se­ña­lá­ba­mos quié­nes eran los em­pre­sa­rios que es­ti­mu­la­ban con inago­ta­bles re­cur­sos la ac­ti­va­ción de las cos­to­sas lo­gís­ti­cas de des­es­ta­bi­li­za­ción. Trans­cu­rrie­ron 3 me­ses de aquel avi­so y la pa­sa­da se­ma­na fue cap­tu­ra­do fla­gran­te­men­te el su­plen­te par­la­men­ta­rio por­tan­do un pa­cí­fi­co e inocen­te ar­ma­men­to, que con­sis­tía en un fu­sil au­to­má­ti­co li­viano (FAL), ca­li­bre 7.62 con sus res­pec­ti­vos car­tu­chos y que ha­bía si­do sus­traí­do por el mis­mí­si­mo Ca­ro fo­ra­ji­do, lle­gan­do a con­fe­sar que pro­ce­dió a al­te­rar los se­ria­les del pe­que­ño cho­po. Igual­men­te le fue in­cau­ta­do ma­te­rial ex­plo­si­vo C-4, tal vez lo te­nía re­ser­va­do pa­ra ser uti­li­za­do en cual­quier al­truis­ta o ciu­da­da­na ac­ción en nues­tro es­ta­do. Al ser tras­la­da­do a la se­de de los ór­ga­nos de se­gu­ri­dad, los ner­vios hi­cie­ron me­lla en la frá­gil con­duc­ta del cri­mi­nal Ca­ro, su con­di­ción de re­in­ci­den­te le ad­ver­tía de una nue­va y pro­lon­ga­da per­ma­nen­cia en cual­quier cen­tro de re­clu­sión, es vol­ver a re­en­con­trar­se con los mis­mos ros­tros y si­mi­la­res ba­rro­tes de an­ta­ño. Sin em­bar­go, la pri­me­ra afir­ma­ción de Ca­ro, con sus ma­nos tem­blo­ro­sas, su­dan­do pro­fu­sa­men­te, fue se­ña­lar sin ti­tu­bear que su pre­sen­cia en Ca­ra­bo­bo era acu­dir, con to­do el ar­se­nal in­cau­ta­do, a una pri­va­da reunión con el al­cal­de de Na­gua­na­gua, Ale­jan­dro Feo La Cruz, quien tan so­lo se ha li­mi­ta­do a pro­por­cio­nar un inex­pli­ca­ble es­pal­da­ra­zo a las de­lic­ti­vas ac­cio­nes de su com­pa­ñe­ro de tol­da, pe­ro evi­tan­do pro­nun­ciar­se so­bre el en­cuen­tro o ve­la­da que se lle­va­ría a ca­bo en el ayun­ta­mien­to en noc­tur­nas y os­cu­ras ho­ras. An­te es­ta omi­sión por par­te del há­bil Co­rre­lón, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un pú­bli­co ex­hor­to al man­da­ta­rio mu­ni­ci­pal pa­ra que ex­pli­que el al­can­ce e in­ten­cio­nes del ma­lo­gra­do y frus­tra­do en­cuen­tro, ya que po­dría in­ter­pre­tar­se que la Al­cal­día de Na­gua­na­gua sir­ve no só­lo de pro­ta­gó­ni­ca fuen­te de fi­nan­cia­mien­to pa­ra sub­ver­si­vas ac­ti­vi­da­des, sino que ha si­do con­ver­ti­da en una pri­vi­le­gia­da zo­na de re­fu­gio y cus­to­dia pa­ra aque­llos que han asu­mi­do la vio­len­cia co­mo in­sus­ti­tui­ble dis­cur­so en su dis­tor­sio­na­da ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. En de­fi­ni­ti­va asu­me la con­di­ción de me­ri­dia­na ad­ver­ten­cia a Feo La Cruz la la­pi­da­ria afir­ma­ción del dipu­tado Dios­da­do Ca­be­llo “Al que se co­ma la luz, le sa­le Co­man­do An­ti­gol­pe”. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.