do­ble play

Notitarde - - Ciudad -

Ju­lio Cas­ti­llo

Si todos los ve­ne­zo­la­nos nos con­cen­trá­ra­mos en có­mo va­mos a re­cons­truir el país lue­go de es­ta pe­sa­di­lla. Si la di­rec­ción po­lí­ti­ca de la opo­si­ción fi­ja­ra su fo­co en de­cir­les a nues­tros com­pa­trio­tas que hay pla­nes pa­ra eso; que te­ne­mos la gen­te pre­pa­ra­da aquí y en la diás­po­ra; que mi­les de jó­ve­nes ca­pa­ces con cre­den­cia­les de ex­ce­len­cia que di­ri­gen pres­ti­gio­sos ins­ti­tu­tos y pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les es­tán dis­pues­tos a ve­nir­se. Si los pro­fe­sio­na­les del des­alien­to, las viu­das de las ba­ta­llas per­di­das, los cri­ti­ca­do­res de ofi­cio, se ca­lla­ran por unos días, se abri­rían puer­tas que nos lle­va­rían a mu­cho me­jo­res días.

No se tra­ta de ser un op­ti­mis­ta pan­glo­siano, pe­ro si un marciano des­em­bar­ca en Ve­ne­zue­la, lee las en­cues­tas, ve las pan­to­mi­mas pa­té­ti­cas del go­bierno, es­cu­cha los des­va­ríos de Ma­du­ro; per­ci­be el des­con­ten­to po­pu­lar, di­ría que al ré­gi­men le que­dan días.

Todos he­mos vis­to en es­tos días sig­nos inequí­vo­cos de la me­tás­ta­sis que ha in­va­di­do el or­ga­nis­mo del eje­cu­ti­vo na­cio­nal. Un ca­ce­ro­la­zo mo­nu­men­tal acom­pa­ñó el “des­fi­le” de la lo­ca­de­mia cí­vi­ca mi­li­tar; un nu­tri­do gru­po de gor­din­flo­nes sin nin­gún sen­ti­do del ri­dícu­lo, dis­fra­za­dos de mi­li­ta­res, nos ex­pli­ca­ron có­mo van a re­pe­ler la anun­cia­da, por vez nú­me­ro cin­cuen­ta, in­va­sión im­pe­ria­lis­ta que nos ame­na­za. Un co­man­do an­ti­gol­pe que se es­tre­na re­for­zan­do la re­pre­sión y mon­tan­do la olla de la cons­pi­ra­ción de Gil­ber Cano a quien le siem­bran un fu­sil pa­ra juz­gar­lo mi­li­tar­men­te, jun­to con Stacy, am­bos ac­ti­vis­tas de Vo­lun­tad Po­pu­lar.

A eso agre­gan un au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo del 50% que que­bra­rá a mi­les de pe­que­ños em­pre­sa­rios y que no al­can­za ni pa­ra com­prar una Co­ca Co­la al día.

Ape­nas el sá­ba­do pu­di­mos ver có­mo, en pa­ra­le­lo al re­la­jo de las ma­nio­bras mi­li­ta­res, la más gran­de de­mos­tra­ción de fer­vor re­li­gio­so del mun­do, la pro­ce­sión de la Di­vi­na Pas­to­ra en Bar­qui­si­me­to, re­cha­za­ba la pre­sen­cia de mi­li­ta­res pa­ra lle­var a la Vir­gen y es­cu­cha­ba las va­lien­tes pa­la­bras de Mons. Ló­pez Cas­ti­llo, ar­zo­bis­po de Bar­qui­si­me­to, di­cien­do que los ve­ne­zo­la­nos no creen en el co­mu­nis­mo fra­ca­sa­do.

¿Quién pue­de afir­mar que en el país no es­tán da­das to­das las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas pa­ra que Ma­du­ro se va­ya? Es­to se lo pre­gun­ta­ría el marciano de quien ha­bla­mos más arri­ba. La res­pues­ta a es­ta in­quie­tud es­tá en el en­ca­be­za­do del ar­tícu­lo. Lo úni­co que fal­ta es una di­rec­ción po­lí­ti­ca que se­ña­le el ca­mino a se­guir.

La si­tua­ción es­tá ma­du­ra pa­ra con­ver­tir en pro­gra­ma na­cio­nal lo que la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ha plan­tea­do: Cro­no­gra­ma Elec­to­ral, abrir canal hu­ma­ni­ta­rio de co­mi­da y me­di­ci­nas; res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal a la AN y más na­da. ¿Es tan di­fí­cil asu­mir eso y con­ver­tir su de­man­da en una ta­rea dia­ria? Es ne­ce­sa­rio aban­do­nar la agenda ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­ca y los diá­lo­gos tram­po­sos que oxi­ge­nan al go­bierno, pe­ro tam­bién hay que de­jar de la­do las so­lu­cio­nes ex­tra­va­gan­tes que hay que ex­pli­car en fo­ros aca­dé­mi­cos de ju­ris­tas.

Va­mos a acom­pa­ñar y a or­ga­ni­zar el ma­les­tar de nues­tro pue­blo y la in­dig­na­ción ciu­da­da­na. Va­mos a la ca­lle y ca­lle no es so­lo or­ga­ni­zar mar­chas que hay que ha­cer­las. Ca­lle es sa­lir de los ce­nácu­los y es­tar cer­ca de la gen­te que su­fre y, so­bre to­do, pe­ro, so­bre to­do: Or­ga­ni­zar el des­con­ten­to: ha­cer­lo fuer­za efi­caz y efi­cien­te. No pa­re­cie­ra tan di­fí­cil. ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com

Luis León Gue­rra

¡El vo­to nos sal­va­rá! Cus­to­dia­do por ple­ga­das ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, la atroz cruel­dad de es­te ré­gi­men si­gue im­pla­ca­ble contra los lí­de­res y di­ri­gen­tes opo­si­to­res. Los vi­li­pen­dia en ca­de­na na­cio­nal de ra­dio y tv sin im­por­tar­le los trau­ma­tis­mos que es­ta bar­ba­rie po­lí­ti­ca de­ja en sus hi­jos y fa­mi­lia­res, ade­más de pri­var­les in­jus­ta­men­te de li­ber­tad y so­me­ter­los a tor­tu­ras fí­si­cas y men­ta­les. Aun­que es­ta pro­tec­ción de pa­tro­na­tos pú­bli­cos lo en­va­len­to­na, sus pier­nas le tiem­blan y el co­ra­zón le la­te rá­pi­da­men­te cuan­do oye los pa­sos del pue­blo en las ca­lles. Es­tos atro­pe­llos ya for­man un lu­gar co­mún en el me­nú de los ve­ne­zo­la­nos, y arre­cia­rán aho­ra con el as­cen­so de Ta­reck El Ais­sa­mi a la Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. El ex­go­ber­na­dor de Ara­gua tie­ne la mi­sión de de­mos­trar con he­chos su ver­bo­rra­gia co­mu­nis­toi­de. Al­gu­nos quie­ren com­pa­rar­lo con “El Cha­cal de Güi­ria”, Pe­dro Es­tra­da, je­fe de la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal cuan­do Pérez Ji­mé­nez. El Ais­sa­mi no al­can­za su es­ta­tu­ra por­que le fal­ta­ría ves­tir con la im­pe­ca­bi­li­dad del es­bi­rro del dic­ta­dor. Ve­ne­zo­la­nas, ve­ne­zo­la­nos; es ho­ra de de­jar los ata­jos que só­lo han per­mi­ti­do al ré­gi­men ga­nar tiem­po y a la MUD per­der­lo. El ma­pa nos mues­tra el ca­mino más cor­to en­tre dos pun­tos, pa­ra mar­char y pro­tes­tar con la ban­de­ra del vo­to y exi­gir el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a opi­nar en las ur­nas elec­to­ra­les pa­ra dar­nos el sis­te­ma de go­bierno que que­re­mos. Cuán­to cues­ta eso, lo que nos dic­te nues­tra con­cien­cia. Hay cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, pe­ro tam­bién nos ma­ta la de­sidia. ¡El ré­gi­men fi­ja la pau­ta! Al go­bierno le pla­ce que la AN si­ga en desaca­to por­que así se em­bol­si­lla todos los po­de­res pú­bli­cos y ac­túa a sus an­chas. Los par­la­men­ta­rios opo­si­to­res de­ben de­jar el or­gu­llo, el de la ra­zón, que de po­co o na­da le ha ser­vi­do ni le ser­vi­rá, “por aho­ra”. El TSJ le ha de­vuel­to en ban­de­ja pla­tea­da la opor­tu­ni­dad de po­ner­se en el de­re­cho, que a él le gus­ta. Se­gún la anu­la­ción de las se­sio­nes del 5 y 9 de enero, Henry Ramos Allup si­gue sien­do el pre­si­den­te. En­ton­ces, en nue­va se­sión se des­in­cor­po­ra­ría a los dipu­tados de Ama­zo­nas y lue­go se re­pe­ti­ría el nom­bra­mien­to de la di­rec­ti­va en­tran­te de la AN. Un pa­so atrás pa­ra dar mu­chos ade­lan­te… ¡Ti­ro erra­do! Re­cien­te­men­te el mi­nis­tro Vla­di­mir Pa­drino Ló­pez anun­ció con mu­cho al­bo­ro­zo que “nun­ca co­mo aho­ra la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na ha­bía es­ta­do tan bien equi­pa­da”. Us­te­des se ima­gi­nan si en vez de re­ve­lar es­ta im­por­tan­te in­ver­sión mi­li­tar hu­bie­se di­cho, “nun­ca co­mo aho­ra Ve­ne­zue­la ha­bía es­ta­do tan bien equi­pa­da de ali­men­tos y me­di­ci­nas”. Otro ga­llo can­ta­ría… ¡Alian­za per­fec­ta! En medio de la cri­sis que vi­ve la na­ción el al­cal­de de Va­len­cia, Mi­guel Coc­chio­la, re­fuer­za su prin­ci­pio de tra­ba­jar de la mano con los vecinos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de las co­mu­ni­da­des. La se­ma­na pa­sa­da asis­ti­mos a reunio­nes con Con­se­jos Co­mu­na­les del no­roes­te de la ciu­dad, pa­ra fi­jar ac­cio­nes en se­gu­ri­dad. El Di­rec­tor de Se­cre­ta­ría, San­tia­go Ro­drí­guez, y el Co­man­dan­te de la Po­li­cía, Car­los Cor­de­ro, en­ca­be­zan el pro­gra­ma po­li­cial co­mu­nal que ya ha te­ni­do re­sul­ta­dos exi­to­sos en El Tri­gal, con una es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal pa­ra una aten­ción in­me­dia­ta. Los re­pre­sen­tan­tes de las co­mu­ni­da­des pue­den con­tac­tar a Cor­de­ro por el 04244123907 pa­ra su in­ser­ción… ¡An­ti o Au­to! Si los golpes de es­ta­do los dan los mi­li­ta­res, ¿por qué nom­brar un Co­man­do An­ti­gol­pe con la participación de las FABV? O es un Co­man­do Au­to­gol­pe… ¡Vie­nen y se van! Se­gún el pre­si­den­te Ma­du­ro, hoy co­mien­zan a cir­cu­lar los nue­vos bi­lle­tes del cono mo­ne­ta­rio y el de 100 bo­lí­va­res di­rá adiós. Si ven el de 500 lo sa­lu­dan de mi par­te… Fra­se de la se­ma­na: “La ma­yo­ría del pue­blo no cree en el co­mu­nis­mo socialista fra­ca­sa­do. El pue­blo tie­ne ham­bre, no tie­ne co­mi­da. Sien­to un do­lor muy gran­de. Yo co­mo pas­tor no ca­lla­ré ja­más”, mon­se­ñor An­to­nio Ló­pez, Ar­zo­bis­po de Bar­qui­si­me­to, du­ran­te la pro­ce­sión de la Di­vi­na Pas­to­ra. ¿Por qué no re­pe­tir es­ta mul­ti­tu­di­na­ria ma­ni­fes­ta­ción en Caracas, por Ve­ne­zue­la, por todos no­so­tros? La so­be­ra­nía re­si­de en el pue­blo. (Ho­ra Ce­ro) Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeó­nGue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.