¡Si­guen los lin­cha­mien­tos!

Notitarde - - Opinión - Ca­ro­li­na Jai­mes Bran­ger @cjai­mesb

La se­ma­na pa­sa­da me en­via­ron un vi­deo que me tur­bó tan­to, que aún me sien­to in­tran­qui­la, con­fu­sa, per­ple­ja. En él, una mul­ti­tud ro­dea­ba a un hom­bre ti­ra­do en la ca­lle a quien mu­chos pa­tea­ban “si­gue ro­ban­do, si­gue ro­ban­do”, de­cían mien­tras lo gol­pea­ban. “Quí­ta­le la co­rrea y amá­rra­le las ma­nos” su­gi­rió uno. No sé pa­ra qué lo iban a ama­rrar si ya estaba se­mi in­cons­cien­te y san­gran­do por la ca­be­za. En el mo­men­to en que uno le qui­ta­ba la co­rrea, otro se acer­có con un enor­me tron­co de ár­bol y se lo es­tre­lló contra la ca­be­za. “Lis­to… ahí que­dó”, sen­ten­ció otro. Un hom­bre con mu­le­tas a quien le fal­ta­ba una pier­na se in­cli­nó a co­ger la co­rrea. Mien­tras, un gru­po de hom­bres a quie­nes só­lo se les veían sus som­bras, le to­ma­ban fotos o pe­lí­cu­las. “Ése es­tá muer­to ahí, de­san­gra­do. Pa´que si­ga ro­ban­do, pues”. Na­die tra­tó de evi­tar­lo. Na­die gri­tó. Na­die se con­do­lió.

Se­gún in­for­mó el Dia­rio No­ti­tar­de de Va­len­cia, po­co an­tes de las dos de la tar­de arri­bó la pa­re­ja de mo­to­rra­to­nes a un es­ta­ble­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do en pa­rri­llas en Ma­ñon­go, Es­ta­do Ca­ra­bo­bo. El ga­ti­lle­ro des­cen­dió de la mo­to, so­me­tió a al re­gen­te y dos em­plea­dos. Pa­ra ame­dren­tar­los les dis­pa­ró en va­rias oca­sio­nes y lo­gró he­rir­los, pe­ro la pis­to­la de pron­to se le atas­có. Sa­lió pre­su­ro­so y le pi­dió al con­duc­tor de la mo­to­ci­cle­ta -su cóm­pli­ce- que des­apa­re­cie­ran. “La pis­to­la se me en­cas­qui­lló, vá­mo­nos”, na­rra­ron los tes­ti­gos quie­nes se ar­ma­ron de va­lor y de­ci­die­ron ha­cer jus­ti­cia. El aco­rra­la­do asal­tan­te los ame­na­za­ba una y otra vez y les dis­pa­ra­ba mien­tras co­rría ha­cia el Cen­tro Co­mer­cial Sam­bil. Por allí se es­fu­mó. Sin em­bar­go, el des­ar­ma­do con­duc­tor fue el lin­cha­do. Lo iden­ti­fi­ca­ron co­mo Jo­sé Ra­món Mai­can Yá­nez, de 40 años.

¿Qué ha­ce que per­so­nas que nun­ca han de­lin­qui­do se con­vier­tan de pron­to en de­lin­cuen­tes, con una san­gre fría que hie­la la san­gre? El De­re­cho con­si­de­ra el arre­ba­to de in­ten­so do­lor co­mo un ate­nuan­te pa­ra las penas. Y las per­so­nas que per­si­guie­ron a los de­lin­cuen­tes y ata­ca­ron al cóm­pli­ce ac­tua­ron mo­vi­das por la ra­bia y so­bre to­do, por la im­po­ten­cia. ¿Qué los in­du­ce a to­mar la jus­ti­cia en sus ma­nos? Ha­ce me­nos de un año es­cri­bí so­bre el mis­mo te­ma. Men­cio­né el lin­cha­mien­to más fa­mo­so de la li­te­ra­tu­ra, el que na­rra Lo­pe de Ve­ga en “Fuen­teo­ve­ju­na”, don­de el pue­blo, has­tia­do de tan­tos abu­sos, lin­cha al co­men­da­dor Fer­nán Gó­mez de Guz­mán ¿Qué ha­ce que no sien­tan re­mor­di­mien­tos o que in­clu­so se sien­tan sa­tis­fe­chos de una co­sa así? Si al­go queda cla­ro es que na­die sin­tió re­mor­di­mien­tos. Ni los que par­ti­ci­pa­ron en el lin­cha­mien­to gol­pean­do o pa­tean­do, ni quie­nes to­ma­ban los vi­deos co­mo si fue­ra un es­pec­tácu­lo y no una tra­ge­dia (de he­cho, al ca­ma­ró­gra­fo ni le tem­bló la cá­ma­ra en el mo­men­to fa­tal) has­ta el que se in­cli­nó so­bre el re­cién muer­to pa­ra ha­cer­se con su cin­tu­rón.

Es­tas pre­gun­tas tie­nen só­lo una res­pues­ta: la fal­ta de jus­ti­cia. Cuan­do un pue­blo sien­te que las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de im­par­tir jus­ti­cia no fun­cio­nan, se en­car­ga de ad­mi­nis­trar­la y su­ce­den es­tas co­sas. Lo peor es que ya han lin­cha­do a va­rios ino­cen­tes, re­cuer­do en par­ti­cu­lar el ca­so del chef en Los Rui­ces.

Se­ño­res del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, jue­ces y ma­gis­tra­dos del TSJ, to­men no­ta. En Fuen­teo­ve­ju­na lin­cha­ron al co­men­da­dor. Hoy son los de­lin­cuen­tes los lin­cha­dos. Si no pa­ran es­to ya, la bo­la de nie­ve se­gui­rá cre­cien­do y qui­zá ma­ña­na us­te­des po­drían ser las víc­ti­mas... Así son los pue­blos: ac­túan de ma­ne­ra vio­len­ta e irra­cio­nal cuan­do los lle­van más allá del um­bral de su do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.