Es­cán­da­los de Ode­brecht

(sal­vo en Ve­ne­zue­la)

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

Una de las po­lí­ti­cas re­cu­rren­tes del Go­bierno “bo­li­va­riano “ha si­do si­len­ciar los di­fe­ren­tes es­cán­da­los co­mo los del ma­le­tín de An­to­ne­lli Wil­son, los nar­co so­brino y tan­tos otros. La “po­lí­ti­ca de la aves­truz” sin em­bar­go no pue­de es­con­der la tris­te reali­dad de es­cán­da­los a es­ca­las nun­ca an­tes vis­tas, pe­ro que los Go­ber­nan­tes se nie­gan a pro­nun­ciar­se en es­pe­ra de que se ol­vi­den.

Las co­mi­sio­nes ile­ga­les de la Em­pre­sa Ode­brecht, han lle­ga­do a po­ner en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos al ex Pre­si­den­te Lu­la da Sil­va, quien a pe­sar de ha­ber te­ni­do las rien­das del Po­der, es­tá a pun­to de ser con­de­na­do y pro­ba­ble­men­te lo vea­mos ir a pri­sión por pre­ten­der es­tar por en­ci­ma de la ley. Pe­ro ade­más es el que pro­mo­ciono una es­ca­la de co­rrup­cio­nes a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

A pe­sar de que los con­tra­tos del Go­bierno de Lu­la con los Go­bier­nos de Chá­vez y de Ma­du­ro han si­do los más ven­ta­jo­sos pa­ra los po­lí­ti­cos que bus­ca­ban una “vía de en­ri­que­ci­mien­to ile­gal ex­press”, las má­xi­mas au­to­ri­da­des del “Po­der Mo­ral” en nues­tro país ac­túan con to­tal des­co­no­ci­mien­to de los he­chos impu­tados. Y ello sin con­tar otros ca­sos es­can­da­lo­sos de otras Cons­truc­to­ras, que per­vir­tie­ron su fun­cio­na­mien­to con el BNDS, Pe­tro­bras, o las de­nun­cias aso­cia­das con la ope­ra­ción La­va Ja­to que dis­tri­bu­yó en­tre los fe­li­ces be­ne­fi­cia­dos mi­llar­dos de dó­la­res en­tre el 2001 y el 2016 sin que ten­gan hoy la me­nor preo­cu­pa­ción por sus fe­cho­rías.

Ese no es el ca­so de otros Go­bier­nos de Amé­ri­ca La­ti­na que si bien se be­ne­fi­cia­ron -en me­nor me­di­da que en Ve­ne­zue­la- sin em­bar­go, la fuer­za de las de­nun­cias ha obli­ga­do a esos Go­bier­nos a reac­cio­nar de ma­ne­ra fir­me. En el ca­so de Pa­na­má, el Mi­nis­te­rio Pu­bli­co par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te pa­ra in­ves­ti­gar el pa­go de so­bor­nos tan­to a per­so­nas co­mo a em­pre­sas que ac­tua­ron ile­gal­men­te en­tre el año 2010 y 2014, mien­tras que la Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Re­pu­bli­ca Ke­nia Por­cell le im­pu­so a la Em­pre­sa cons­truc­to­ra una mul­ta de US$ 59 mi­llo­nes de dó­la­res. Ha­ce tres se­ma­nas re­pre­sen­tan­tes del Ist­mo se en­cuen­tran en Sao Pau­lo, Cu­ri­ti­ba y Bra­si­lia reunién- do­se con los res­pon­sa­bles de la Ode­brecht – quie­nes acep­ta­ron pre­sen­tar las evi­den­cias so­li­ci­ta­das- al igual que con los que ade­lan­tan las in­ves­ti­ga­cio­nes en contra de la Cons­truc­to­ra.

Reac­cio­nes si­mi­la­res se han pro­du­ci­do por par­te de los Go­bier­nos de Ecua­dor, Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Mé­xi­co y otros ocho paí­ses quie­nes han exi­gi­do el cum­pli­mien­to de las múl­ti­ples obli­ga­cio­nes con­tra­ta­das y la pa­ra­li­za­ción de con­tra­tos has­ta que se co­noz­can más de­ta­lles.

An­te tan dra­má­ti­ca co­rrup­ción, ca­li­fi­ca­da por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia Nor­te­ame­ri­cano co­mo “el ma­yor ca­so de pa­gos de so­bor­nos de la His­to­ria” la Em­pre­sa Ode­brecht abrió la Ca­ja de Pan­do­ra al de­cla­rar que es­tá coope­ran­do abier­ta­men­te con otros paí­ses pa­ra ex­po­ner cla­ra­men­te los es­can­da­lo­sos ca­sos de co­rrup­ción, y que se­gui­rán coope­ran­do, de­bi­do al he­cho de que “he­mos asu­mi­do un cam­bio de po­si­ción en la re­la­ción con los en­tes pú­bli­cos o pri­va­dos, adop­tan­do con­duc­tas que bus­can la éti­ca y la trans­pa­ren­cia”. An­te el si­len­cio ha­bi­tual del Go­bierno, nues­tra Asam­blea Na­cio­nal tie­ne la pa­la­bra y una res­pon­sa­bi­li­dad pa­trió­ti­ca: de­nun­ciar a los co­rrup­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.