En La Fi­la ne­ce­si­tan cul­mi­na­ción de po­zo

Las más de 40 fa­mi­lias ca­mi­nan todos los días ce­rro aba­jo pa­ra abas­te­cer­se de agua

Notitarde - - Regiones - Pa­ra de­nun­cias so­bre su co­mu­ni­dad co­mu­ní­que­se por los te­lé­fo­nos: 0241.850.15.14 0241.850.15.18 Co­rreo: co­mu­ni­da­des­sur­no­ti­tar­de@gmail.com

Va­len­cia, enero 15 ( Ana M. Ramos Ló­pez).- Pa­ra los ha­bi­tan­tes del sec­tor La Fi­la, tra­mo que co­rres­pon­de a la pa­rro­quia Ne­gro Pri­me­ro, el día co­mien­za en­tre 3:00 y 4:00 de la ma­dru­ga­da; a esa ho­ra ca­mi­nan unos 600 me­tros ce­rro aba­jo has­ta lle­gar a la que­bra­da que les abas­te­ce de agua.

Esa ar­dua ru­ti­na es una de las dos úni­cas al­ter­na­ti­vas que tie­nen las más de 40 fa­mi­lias que vi­ven en ese ca­se­río pa­ra sur­tir sus ca­sas. La otra es al­ma­ce­nar agua plu­vial; pa­ra ello va­rias fa­mi­lias co­lo­ca­ron en las ori­llas de sus te­chos un zinc en for­ma de canal por don­de cae el agua que se de­po­si­ta en un re­ci­pien­te con ca­pa­ci­dad de mi­les de li­tros.

La efi­cien­cia de es­tas dos op­cio­nes de­pen­de de la na­tu­ra­le­za, por lo que la épo­ca de se­quía es un pe­río­do que di­fi­cul­ta el día a día de los ne­gro­pri­me­ren­ses, no so­lo pa­ra la­var, co­ci­nar, pre­pa­rar la co­mi­da y asear­se, sino pa­ra man­te­ner la siem­bra en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra que lle­gue a una fe­liz co­se­cha; és­te es el mo­tor de pro­duc­ción en esa pa­rro­quia agrí­co­la de Va­len­cia.

En las tar­des tam­bién van en bús­que­da de agua. La ru­ta es tan ex­te­nuan­te que a pe­sar de ba­ñar­se en el cau­dal, de­jan una re­ser­va pa­ra vol­ver a du­char­se cuan­do es­tán en sus ca­sas.

Po­zo inconcluso

La cons­truc­ción de un po­zo, co­men­za­do ha­ce cin­co años, es la es­pe­ran­za de los oriun­dos de la zo­na, pe­ro es­ta obra es­tá pa­ra­li­za­da, sin que nin­gún or­ga­nis­mo ha­ya da­do res­pues­ta. En eso coin­ci­die­ron los ha­bi­tan­tes Ma­nuel Ca­rri­za­les y Juan Pérez, quie­nes ma­ni­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción por el ve­ni­de­ro ve­rano.

Elis Vie­ra es miem­bro su­plen­te en la Co­mu­na Agro­pe­cua­ria Ne­gro Pri­me­ro, re­pre­sen­ta a La Fi­la; fue con­sul­ta­da so­bre las con­ver­sa­cio­nes que se han lle­va­do a ca­bo en el Par­la­men­to en torno al pro­yec­to. Ase­gu­ró que has­ta la fe­cha no hay al­go con­cre­to so­bre la obra, que se­gún ex­pli­có, es com­pe­ten­cia de la Go­ber­na­ción de Ca­ra­bo­bo. Aña­dió que las reunio­nes se­rán re­to­ma­das en los pró­xi­mos días.

Juan Pérez pre­ci­só que fal­tan el trans­for­ma­dor, la bom­ba, el ta­ble­ro y la co­ne­xión de ese po­zo de más de 90 me­tros de pro­fun­di­dad, ha­cia un tan­que que es­tá a es­ca­sa dis­tan­cia, el cual fue fa­bri­ca­do pa­ra que el agua sea bom­bea­da ha­cia allá de ma­ne­ra que los ha­bi­tan­tes pue­dan sur­tir­se de agua.

El ma­yor de­seo de Ma­nuel Ca­rri­za­les es que se reac­ti­ve el pro­yec­to pa­ra que la ca­li­dad de vi­da de su co­mu­ni­dad me­jo­re y así evi­tar que los po­cos bu­rros que les que­dan a los vecinos se mue­ran por el tra­yec­to de car­gar y des­car­gar agua. “Si no hay ani­mal, le to­ca a uno su­bir­se el agua al lo­mo”. A es­te pe­di­do se le su­ma­ron Juan Pérez y Jo­sé To­var, am­bos “na­ci­dos y cria­dos” en Ne­gro Pri­me­ro.

In­se­gu­ri­dad preo­cu­pa

Al co­nu­que­ro no so­lo le preo­cu­pan los ca­mi­nos de tie­rra, que le di­fi­cul­tan re­ti­rar sus pro­duc­tos ha­cia el cen­tro de aco­pio en el sec­tor Los Na­ran­jos; a es­te pro­ble­ma aho­ra se le aña­den los cons­tan­tes ro­bos du­ran­te el tra­yec­to de ida y vuel­ta.

Jo­sé To­var vi­ve des­de ha­ce 30 años en La Fi­la. Di­jo que la ca­rre­te­ra “ayu­da” a los de­lin­cuen­tes por­que se apro­ve­chan de que los conductores es­tán obli­ga­dos a ir des­pa­cio pa­ra in­ter­cep­tar­los y ame­na­zar­los de muer­te, pa­ra de­jar­los sin mer­can­cía o en ca­so con­tra­rio pa­ra arre­ba­tar­les el di­ne­ro ob­te­ni­do de la com­pra. “Son mo­to­ri­za­dos que vie­nen ar­ma­dos”, co­men­tó To­var, quien aña­dió que la ex­tor­sión tam­bién lle­gó a es­tas no­bles tie­rras.

“Ha­ce tres o cua­tro años po­día­mos dor­mir con las puer­tas abier­tas, pe­ro de ese tiem­po pa­ra acá to­do ha cam­bia­do”, co­men­tó Vi­cen­te Gon­zá­lez, ha­bi­tan­te de una co­mu­ni­dad cer­ca­na a La Fi­la, co­no­ci­da co­mo Los Ca­ra­ca­ros, co­mu­ni­dad que queda a un po­co me­nos de me­dia ho­ra de dis­tan­cia si se re­co­rre en vehícu­lo rús­ti­co.

El equi­po re­por­te­ril que vi­si­tó la co­mu­ni­dad con­tac­tó vía te­le­fó­ni­ca a re­pre­sen­tan­tes de la Se­cre­ta­ría de la Go­ber­na­ción pa­ra ob­te­ner su ver­sión ofi­cial, pe­ro no se ob­tu­vo res­pues­ta. Aquí has­ta los bu­rros se mu­rie­ron ex­plo­ta­dos de tan­to su­bir y ba­jar con los to­bos de agua. Hay gen­te que se lle­va la ro­pa pa­ra la que­bra­da un día y la de­jan ahí; des­pués, al día si­guien­te vuel­ven y la­van su ro­pa y se ba­ñan allá y has­ta un to­bi­to se traen pa­ra acá arri­ba pa­ra ba­ñar­se otra vez por­que la subida le da mu­cho ca­lor a cual­quie­ra”.

Has­ta el mo­men­to no se ha con­ver­sa­do so­bre la si­tua­ción del po­zo, pe­ro se ha he­cho otro ti­po de la­bor, co­mo la ins­ta­la­ción del ser­vi­cio eléctrico que se reali­zó ha­ce co­mo ocho me­ses a tra­vés de la Al­cal­día de Va­len­cia. Hay una va­lla que in­di­ca el mon­to in­ver­ti­do (1.230.678); ade­más de eso se han be­ne­fi­cia­do las fa­mi­lias con el Clap”.

Las fa­mi­lias del ca­se­río La Fi­la ins­ta­la­ron un sis­te­ma en sus vi­vien­das pa­ra al­ma­ce­nar el agua plu­vial y así cum­plir con los queha­ce­res.

De la obra so­lo se ca­va­ron más de 90 me­tros pa­ra el po­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.