Po­li­cía re­to­mó el con­trol de cár­cel tras mo­tín en Bra­sil

Notitarde - - Internacional -

Río de Ja­nei­ro, enero 15 (AP).La Po­li­cía bra­si­le­ña en­tró en dos cár­ce­les de la pro­vin­cia nor­te­ña de Río Gran­de do Nor­te, don­de un mo­tín de­jó la vís­pe­ra por lo me­nos 10 pre­sos muer­tos, in­for­ma­ron ayer do­min­go las au­to­ri­da­des.

En un co­mu­ni­ca­do, el de­par­ta­men­to pe­ni­ten­cia­rio agre­gó que la re­be­lión es­ta­lló la tar­de del sá­ba­do en las cár­ce­les ad­ya­cen­tes de Al­ca­cuz y Ro­ge­rio Cou­tin­ho, en las afue­ras de la ciu­dad de Na­tal. La Po­li­cía en­tró en las ins­ta­la­cio­nes ayer do­min­go.

La vio­len­cia fue a cau­sa de una pe­lea en­tre pan­di­llas ri­va­les y es la más re­cien­te en una ca­de­na de ma­sa­cres que han afec­ta­do a las cár­ce­les de Bra­sil y que han de­ja­do más de 100 muer­tos. Las au­to­ri­da­des es­ti­ma­ron que la ci­fra de muer­tes au­men­ta­rá.

El ha­ci­na­mien­to es uno de los fac­to­res. La cár­cel de Al­ca­cuz fue cons­trui­da pa­ra al­ber­gar a 620 pre­sos, pe­ro tie­ne 1.083. La úl­ti­ma re­be­lión allí fue en no­viem­bre de 2015, cuan­do se des­cu­brió un tú­nel en uno de los pa­be­llo­nes.

La pan­di­lla es­tá a car­go del tráfico de dro­gas tan­to den­tro co­mo fue­ra de las cár­ce­les, a pe­sar de que mu­chos de sus ca­be­ci­llas es­tán en cár­ce­les de má­xi­ma se­gu­ri­dad en el es­ta­do de Sao Pau­lo.

La más re­cien­te ola de vio­len­cia car­ce­la­ria de­ja de­sola­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.