Avan­zan­do a un nue­vo año

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

No pue­des ini­ciar es­te año re­cor­dan­do lo ma­lo del pa­sa­do. Dios no usa el fra­ca­so, usa nues­tra fe; por eso, co­men­ce­mos a ol­vi­dar el pa­sa­do, lo que que­dó atrás, y si­ga­mos ha­cia ade­lan­te. Lo úni­co que nos da di­rec­ción en es­ta vi­da es es­cu­char la voz de Dios y se­guir­le. No ne­ce­si­ta­mos re­li­gión, el po­der y el Reino de Dios es lo que nos da es­pe­ran­za y ex­pec­ta­ti­vas del fu­tu­ro. Avanza en lo que Dios te lla­mó a ha­cer, ha­cia el pro­pó­si­to pa­ra el que fuis­te lla­ma­do. De es­ta for­ma, pa­ra po­der te­ner una pro­gre­sión espiritual, de­be­mos en­ten­der que aun sien­do im­per­fec­tos y vul­ne­ra­bles, Dios nos ha lla­ma­do a un gran pro­pó­si­to. En cuan­to al pa­sa­do, en lo que nos he­mos equi­vo­ca­do, fa­lla­do o fra­ca­sa­do, so­lo asu­má­mos­lo, co­rri­ja­mos y avan­ce­mos.

En es­te sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio que co­lo­que­mos nues­tra fe en lo que Je­sús es y no lo que en reali­dad so­mos no­so­tros aho­ra. Dios es fiel pa­ra trans­for­mar­nos por me­dio de su Es­pí­ri­tu, con­fie­mos que Él ha­rá su obra en no­so­tros. So­mos lo que so­mos por lo que Dios es, no por lo que so­mos no­so­tros, pues el que co­men­zó la obra en nues­tras vi­das fue Dios y Él mis­mo la per­fec- cio­na­rá por su Es­pí­ri­tu San­to.

De es­ta for­ma lo ex­pre­só el após­tol Pa­blo: “Es­tan­do per­sua­di­do de es­to, que el que co­men­zó en vo­so­tros la bue­na obra, la per­fec­cio­na­rá has­ta el día de Je­su­cris­to”. No­so­tros de­be­mos es­tar per­sua­di­dos de es­to tam­bién.

Ca­da quien tie­ne un pro­pó­si­to de par­te de Dios y es di­fe­ren­te en ca­da uno. Dios te lla­mó pa­ra un pro­pó­si­to es­pe­cial y di­fe­ren­te al de tu pró­ji­mo, y és­te es un año pa­ra cum­plir el pro­pó­si­to pa­ra el cual Dios nos lla­mó. Siem­pre el pro­pó­si­to de Dios vie­ne con la gra­cia pa­ra cum­plir­lo, y és­ta con la ha­bi­li­dad pa­ra desa­rro­llar­lo. De­dí­que­se es­te año a bus­car el pro­pó­si­to pa­ra el que Dios le lla­mó, y ha­ga que bri­lle con la gra­cia que Dios le da. Dios pro­me­te no de­jar­nos has­ta cum­plir lo que ha pro­me­ti­do con nues­tras vi­das y aun nues­tro país.

Aho­ra bien, las ben­di­cio­nes de Dios se lu­chan, co­mo Ja­cob, que lu­chó con el án­gel por ella y así Dios lo ben­di­jo. ¡Dios cum­pli­rá el ci­clo y el pro­pó­si­to con­ti­go! ¡Alé­je­se de lo que lo pue­da des­truir y apé­gue­se a Dios, que sea su prio­ri­dad pa­ra es­te año cum­plir lo que Él le pi­dió por me­dio de la gra­cia de Je­su­cris­to, así al­can­za­re­mos la vic­to­ria sin do­ble­gar­nos an­te nues­tras de­bi­li­da­des y cir­cuns­tan­cias! ¡Ven­drán días me­jo­res por me­dio de nues­tra fe y con­vic­ción en Dios pa­ra nues­tras vi­das y na­ción! ¡Avan­ce­mos a un nue­vo año!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.