El ca­mino ex­tra­via­do de Vo­lun­tad Po­pu­lar

Notitarde - - Ciudad - Gio­van­ni Na­ni

Pa­re­ce obra de al­gún ma­ligno egre­gor, el re­sul­ta­do de al­gu­na fuer­za mis­te­rio­sa que ha­ce que to­das las ac­cio­nes de sus mi­li­tan­tes siem­pre es­tén relacionadas con la vio­len­cia, el caos y el desafue­ro de las ba­jas pa­sio­nes. El ca­so Gil­ber Ca­ro es el re­fle­jo de los va­lo­res que pre­do­mi­nan en la es­truc­tu­ra del par­ti­do po­lí­ti­co Vo­lun­tad Po­pu­lar, no re­fi­rién­do­me ja­más al pa­sa­do del dipu­tado su­plen­te, ya que creo fir­me­men­te que to­das las per­so­nas pue­den en­men­dar sus erro­res a tra­vés de la to­ma de con­cien­cia, reanu­dar su vi­da de­jan­do atrás fal­tas que pu­die­ron ha­ber co­me­ti­do, por lo que me re­fie­ro al pre­sen­te, ya que al ser de­te­ni­do con un ar­se­nal de des­truc­ción nos re­ve­la una vez más el ver­da­de­ro sen­tir de quie­nes no tie­nen res­pe­to al­guno por la vi­da humana y so­lo asu­men lle­gar al po­der por la vía de la vio­len­cia. Es por ello que en es­te pre­ci­so mo­men­to es im­po­si­ble de­jar de re­cor­dar que mu­chos quie­nes hoy os­ten­tan car­gos de elec­ción po­pu­lar, des­de con­ce­ja­les has­ta dipu­tados a la Asam­blea Na­cio­nal fue­ron ac- to­res fun­da­men­ta­les en las gua­rim­bas, los que man­da­ban a mu­cha­chos co­mo car­ne de ca­ñón a tran­car ca­lles y cau­sar des­tro­zos, los que hoy con sus ca­ras la­va­das ha­blan de de­mo­cra­cia cuan­do en aque­llos días au­pa­ban en si­len­cio, co­mo los co­bar­des, la co­lo­ca­ción de alam­bres que de­go­lla­ron más de un mo­to­ri­za­do, en fin, esos que ver­da­de­ra­men­te tie­nen las ma­nos man­cha­das de san­gre. En es­te as­pec­to la jus­ti­cia ve­ne­zo­la­na de­be ser pre­ci­sa, im­pla­ca­ble, ac­tuar en con­se­cuen­cia pa­ra cas­ti­gar a quie­nes si­guen con el ex­tra­via­do rum­bo de lle­gar al po­der sin im­por­tar las con­se­cuen­cias.

Es una ver­da­de­ra pe­na que el res­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na en lu­gar de des­vin­cu­lar­se de es­tos he­chos y de una vez por to­das de­jar a un la­do a los ex­tre­mis­tas, en cam­bio se unen to­dos a la com­par­sa tra­tan­do de de­fen­der lo in­de­fen­di­ble con sus con­sig­nas va­cías so­bre co­mo “pen­sar dis­tin­to es un de­li­to”, ra­ti­fi­can­do lo que siem­pre he­mos sos­te­ni­do en es­ta co­lum­na y es que en la opo­si­ción los vio­len­tos ra­di­ca­les no son una mi­no­ría, to­do lo con­tra­rio, son una no­ci­va ma­yo­ría que con sus he­chos han de­mos­tra­do que no les im­por­ta na­da con tal de cum­plir sus ob­je­ti­vos, aún a cos­ta de que la san­gre lle­gue al río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.