“Do­min­go 11” y “Sál­va­me al Dia­man­te Ne­gro” (…y, III)

Dos pa­so­do­bles, al triun­fo y otro por cer­ca­nía a la muer­te

Notitarde - - Deportes -

*LA Ido­la­tría se ha­ce tan es­ca­sa co­mo agua de oa­sis que, por ve­ces, pre­ten­de ser so­la­men­te le­ja­nos re­fle­jos…pe­ro, cuan­do no so­lo apa­rien­cias son se es­cul­pe la fi­gu­ra real de lo inal­can­za­ble.

*EN la Fies­ta Bra­va, te­ner em­pa­que de ído­lo es for­tu­na de di­fí­cil con­teo…no es sim­ple to­par­se con un dies­tro que tenga “án­gel” ya, que, an­ge­li­cal­men­te ha­blan­do, pa­ra que los pú­bli­cos se vuel­quen ha­cia un to­re­ro por el mí­ni­mo ges­to que pin­ce­le el Pa­tio de Cua­dri­llas, o, en el re­don­del, o sim­ple­men­te, cuan­do va por las ca­lles y la mul­ti­tud lo ace­cha con ex­pre­sio­nes de res­pe­to, ad­mi­ra­ción y ca­ri­ño, de­be exis­tir al­gún in­gre­dien­te que lo ha­ga dis­tin­guir­se de los de­más…y, esa ca­ja de duen­des e iman­ta­cio­nes hu­ma­nas las po­se­yó Luis Sán­chez Oli­va­res “Dia­man­te Ne­gro”.

Si ve­ne­ra­do no ca­la…dis­cu­ti­do, sí

*QUE ha­ya si­do dis­cu­ti­do, pues cla­ro, por­que co­mo fi­gu­ra des­pier­ta, de­be y tie­ne que “vol­ca­ni­zar” dis­cu­sio­nes y opi­nio­nes en­con­tra­das… pe­ro, a la par, hay una le­gión, una ca­ra­va­na, una ma­sa que, es tan­ta la ad­mi­ra­ción que le pro­fe­sa, que re­ba­sa cual­quier pa­rá­me­tro de com­pa­ra­cio­nes; lue­go, su­mi­dos es­tos dos es­pa­cios, de­can­tan, no ya en una ecua­ción, sino en un pa­ro­xis­mo co­lec­ti­vo…y, es, allí, don­de se en­cuen­tra la man­ta man­tra, lo cua­si im­po­si­ble que es ago­tar las en­tra­das tres días an­tes…que, “fau­na” co­mo en­ten­di­dos es­pec­ta­do­res, lle­gan con una sen­sa­ción esperanzada de en­con­trar has­ta los mis­mí­si­mos Re­yes Ma­gos co­mo, in­te­lec­tual­men­te, lo re­pe­tía Jean Cau…

Dos pa­so­do­bles con glo­ria y tra­ge­dia…

*AL­FRE­DO SA­DEL, y, lo de Sa­del, Eduar­do Flo­res Pa­drón, a us­ted a quien le gus­ta tan­to las le­tras de im­pren­ta, pro­vie­ne, de que Luis Al­fre­do, de ape­lli­dos Sán­chez Lu­na, ad­mi­ra­ba tan­to al Zor­zal Criollo, Car­los Gar­del, que com­pu­so su nom­bre ar­tís­ti­co así: - “SA”- (por sus dos pri­me­ras le­tras de su ape­lli­do, Sán­chez) y, “DEL”…por los tres úl­ti­mos vo­ca­blos del ape­lli­do de Gar­del (del)…#SA-DEL. ¿Va­le?

*”DO­MIN­GO ON­CE”, ba­jo la au­to­ría de Sa­del, se ins­pi­ró en una tar­de triun­fa­lí­si­ma de “Dia­man­te”-(4) ore­jas y un ra­bo cuan­do al­ter­nó con el to­re­ro me­xi­cano, An­to­nio Velásquez(4) ore­jas y un ra­bo- y con la arro­gan­cia he­cha to­re­ra: Luis Mi­guel “Do­min­guín”, quien cor­ta­ría (2) pe­lúas…tar­de ca­pi­ta­li­na con to­ros de Vis­taher­mo­sa de (10) ore­jas, dos ra­bos y (12) vuel­tas al rue­do. Jor­na­da con co­bi­ja de llu­via, el (11-12-1949). No­ta: de la crónica ori­gi­nal fir­ma­da por Pé­rez Es­té­ves –(K-pi­ta­lino), quien gen­til­men­te nos la ob­se­quia­ra, le regalamos una co­pia al ga­na­de­ro An­to­ñi­to Gar­cía.

* Tar­de de pla­za bri­llan­te/ de fon­do lím­pi­do azul/tar­de in­mor­tal de Luis Sán­chez/que en­vi­dian los duen­des/del mis­te­rio an­da­luz/Ho­ras de glo­ria tau­ri­na/que dis­pu­tó Do­min­guín/y que lo su­po Ve­láz­quez/que con el ca­po­te/no hay otro del­fín/que ven­gan del mun­do en­te­ro/a ver be­lle­za en ac­ción/que no hay ve­ró­ni­ca, no/ni revolera/co­mo esas len­tas que di­bu­ja Luis/y si es que quie­res mi­rar su maes­tría/a Venezuela de­bes ve­nir/Que ven­gan del mun­do en­te­ro/a ver be­lle­za en ac­ción/que no hay ve­ró­ni­ca/ ni revolera/ co­mo esas len­tas que di­bu­ja Luis/y si es que quie­res mi­rar su maes­tría/a Venezuela de­bes ve­nir a ver a Luis. *(Al­fre­do Sa­del).

Tar­des triun­fa­les en el mun­do y en pla­zas de ca­te­go­ría….

*MU­CHAS, pe­ro tan­tos fue­ron las tar­des cla­mo­ro­sas de Luis Sán­chez Oli­va­res, que con el tiem­po, Dios ade­lan­te en las Cua­dri­llas, las ire­mos ma­ti­zan­do. El otro pa­so­do­ble, in­ti­tu­la­do “SALVAME AL DIA­MAN­TE NE­GRO”, en la voz del In­quie­to Ana­co­be­ro, Da­niel San­tos, con la or­ques­ta de Je­sús Sa­no­ja, pro­du­ci­do por Dis­co­lan­dia y ven­di­do mi­les de ejem­pla­res, vier­te en su le­tra la pe­ti­ción de so­bre la fe de los afi­cio­na­dos, cuan­do el in­dis­cu­ti­ble ído­lo fue ob­je­to de una san­grien­ta co­mo vil agre­sión en un car­na­val ca­ra­que­ño, cuan­do, cer­ca del Nue­vo Cir­co, ba­jo una aca­lo­ra­da dis­cu­sión, el mo­no­sa­bio-are­ne­ro, Ló­pez Ri­zo, le ases­tó una pu­ña­la­da en el pe­cho. La ex­plo­sión co­mo las es­ce­nas de asom­bro más la gen­te llo­ran­do en to­dos los rin­co­nes no se hi­zo es­pe­rar. Lar­gas co­las aguar­da­ban por las no­ti­cias so­bre el es­ta­do de su to­re­ro que fue in­ter­ve­ni­do en el Pues­to de So­co­rro por el Dr. Hen­ri Le­brún. Es­te pun­to cruel y cri­mi­nal lo de­ja­re­mos pa­ra lue­go; des­pués.

*DIAMANTINA de si­re­na/flo­res y des­me­dro/pa­sión, co­lor y talla/ en­ca­jes en “Dia­man­te Ne­gro”.

Te­ner rú­bri­ca de ído­lo es for­tu­na de oro y gra­na pa­ra los pú­bli­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.