Maes­tras y maes­tros, pa­ra que sean fe­li­ces

Notitarde - - Opinión - Laura An­ti­llano

Cleo­pa­tra Du­vén me ex­pli­ca­ba ayer el gran or­gu­llo que sien­te de ha­ber te­ni­do una vi­da com­ple­ta co­mo maes­tra, am­bas re­cor­dá­ba­mos el be­llo poe­ma de Ga­brie­la Mis­tral a la maes­tra, cu­ya vo­ca­ción le vino de su her­ma­na, quien la en­se­ñó a leer y es­cri­bir y fue su mo­de­lo pa­ra desear ser maes­tra.

Y Cleo­pa­tra y yo ha­blá­ba­mos so­bre es­to mien­tras re­vi­sá­ba­mos en enor­me cua­dro de es­cue­las a las cua­les, to­dos los años por es­ta fe­cha, cuan­do pre­pa­ra­mos el En­cuen­tro con la li­te­ra­tu­ra y el au­dio­vi­sual pa­ra ni­ños y jó­ve­nes, de la Fundación La le­tra vo­la­do­ra, even­to que lle­va a esas es­cue­las a es­cri­to­res no so­lo de Ca­ra­bo­bo, sino de dis­tin­tas re­gio­nes del país.

El plan con­sis­te en en­tre­gar­le al maestro de au­la obra del o la es­cri­to­ra, o rea­li­za­dor au­dio­vi­sual, de mo­do que en el au­la los ni­ños co­noz­can en ese con­tac­to amo­ro­so con quien los atien­de to­dos los días, la obra de quien ven­drá a vi­si­tar­les y así la vis­ta se con­vier­te en un acon­te­ci­mien­to ver­da­de­ro, con pre­gun­tas, con­tac­to di­rec­to, con­ver­sa­ción real, (y no ven al es­cri­tor o ci­neas­ta co­mo un mono de zoo­ló­gi­co).

Yo re­cuer­do siem­pre cuan­do estudiaba 6to gra­do en Ma­ra­cai­bo en la es­cue­la pú­bli­ca Lu­ci­la Pa­la­cios y un día nos vi­si­tó pre­ci­sa­men­te ella, la es­cri­to­ra. Ese re­cuer­do me es im­bo­rra­ble y creo ha in­flui­do en mi de­ci­sión de ser es­cri­to­ra des­de muy jo­ven, por­que en­ten­dí que quien es­cri­be es de car y hue­so ,co­mo to­do el mun­do, y vi­ve y pien­sa en pa­la­bras que pue­den co­mu­ni­car y ser espejo de mu­chos. Por eso in­sis­ti­mos en esa es­tra­te­gia de pro­mo­ción de la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra.

Es­te año el even­to se­rá 4,5 y 6 de no­viem­bre en el Mu­seo de Ar­te de Va­len­cia, pe­ro ocu­rre que te­ne­mos me­nos re­cur­sos que nun­ca pa­ra ha­cer­lo. Sin em­bar­go allí es­tán los maes­tros y maes­tras de Zo­na Edu­ca­ti­va que tra­ba­jan en la di­rec­ción de Re­cur­sos pa­ra el Apren­di­za­je, que­rien­do ayu­dar­nos, y allí es­tán los ti­ti­ri­te­ros del mo­vi­mien­to Lam­beLam­be de Ca­ra­cas, con Li­lian MaaDhoor y sus com­pa­ñe­ros pro­mul­gan­do el Di­rec­to­rio Na­cio­nal de ti­ti­ri­te­ros de Venezuela, y Da­niel y Es­tre­lla DiMau­ro con su tea­tro pa­ra chi­cos y pa­ra gran­des tam­bién, y allí es­tá Ca­ro­li­na Ál­va­rez con su Co­rreo en la es­cue­la y su ta­ller: Va­mos a leer de to­do.

Cuan­do veo la pa­sión con que tra­ba­ja Cleo­pa­tra en esa bús­que­da de co­mu­ni­ca­ción con las es­cue­las, y co­mo ce­le­bra­mos que al­guien lla­me o es­cri­ba por­que se su­ma­rá a es­to de leer en el au­la con los ni­ños, o nos di­ce Hu­go Col­me­na­res que al fin vie­ne al En­cuen­tro y par­ti­ci­pa en la di­ná­mi­ca de po­ner a to­dos a con­tar his­to­rias, o apa­re­ce Car­los Agui­rre de nues­tros le­ja­nos tiem­pos en el Chím­pe­te Chám­pa­ta de Ma­ra­cai­bo y ofre­ce traer sus cuen­tos y tí­te­res pa­ra los ni­ños de Ca­ra­bo­bo, sin ago­biar­se por­que no te­ne­mos el trans­por­te , pe­ro fe­líz con la idea de es­tar en Va­len­cia pa­ra es­tos tres días, en­ton­ces pien­so que va­le la pe­na, la preo­cu­pa­ción, los apre­mios, las ca­rre­ras, la lo­cu­ra, de se­guir in­ten­tán­do­lo.

Y en­ton­ces pen­sa­mos en las pa­la­bras de Jo­sé Mar­tí en su pe­rió­di­co pa­ra los ni­ños La edad de Oro, cuan­do di­ce que lo que va­le es que al fi­nal, cuan­do se en­cuen­tre a al­guno de esos ni­ños o ni­ñas que le­ye­ron su pe­rió­di­co, al ver­lo pien­se:-“¡Es­te hom­bre de la Edad de Oro fue mi ami­go!”, por­que al fi­nal lo que que­re­mos es que los ni­ños sean fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.