So­mos nues­tro peor enemi­go

Cró­ni­cas de di­si­den­cia

Notitarde - - Opinión - Ga­briel Arre­se Le­za / Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes Solidarias

Só­lo el 7% de lo que pen­sa­mos o sen­ti­mos lo ha­ce­mos de una for­ma cons­cien­te, el 93% res­tan­te lo rea­li­za­mos des­de el in­cons­cien­te. El au­to sa­bo­ta­je es uno de los me­ca­nis­mos men­ta­les más com­ple­jos del ser hu­mano. És­te sig­ni­fi­ca rea­li­zar, de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria, ac­cio­nes que nos im­pi­den lo­grar lo que desea­mos.

Es un es­ta­do men­tal ad­qui­ri­do al vi­vir ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas y que re­pe­ti­mos co­mo sis­te­ma de­fen­si­vo an­te una si­tua­ción di­fí­cil. Si ana­li­zá­se­mos nues­tros fra­ca­sos o de­rro­tas, lle­ga­ría­mos a la con­clu­sión o nos da­ría­mos cuen­ta de que no lo­gra­mos ese ob­je­ti­vo desea­do por al­go que he­mos he­cho o de­ja­do de ha­cer.

Así es que cuan­do nos mal­tra­ta­mos a no­so­tros mis­mos no so­mos cons­cien­tes de lo que ha­ce­mos. So­mos in­ca­pa­ces de dar­nos cuen­ta por lo que se­gui­mos cas­ti­gán­do­nos y al fi­nal ron­da­rá por nues­tra ca­be­za el pen­sa­mien­to de “sa­bía que no iba a sa­lir bien”, “siem­pre me pasa a mí” o “qué ma­la suer­te ten­go”.

‘La pro­fe­cía au­to­rrea­li­za­da’ es un tér­mino que acu­ñó el psi­có­lo­go Mar­tin Se­lig­man pa­ra ex­pli­car que las per­so­nas in­ter­pre­ta­mos y reac­cio­na­mos de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra se­gún ca­da si­tua­ción. Es­to re­pro­du­ce en nues­tra vi­da la si­tua­ción que es­pe­ra­mos; si so­mos más op­ti­mis­tas, el re­sul­ta­do se­rá más po­si­ti­vo que de ser pe­si­mis­tas. Así for­ja­mos es­tos ma­los há­bi­tos que re­pe­ti­mos y dan lu­gar al au­to sa­bo­ta­je.

Una de las prin­ci­pa­les cau­sas de es­te es­ta­do es la pér­di­da de au­to­con­fian­za. Cuan­do des­con­fia­mos de lo que po­de­mos lo­grar, nues­tra men­te ha­ce lo po­si­ble por lle­var­nos en otra di­rec­ción. In­clu­so, al que­rer con­se­guir al­gún pro­pó­si­to pue­de sur­gir el mie­do a los pro­pios re­sul­ta­dos po­si­ti­vos ya que pue­den im­pli­car cam­bios que cree­mos que no po­de­mos afron­tar. El te­mor al éxi­to, a de­mos­trar nues­tra ca­pa­ci­dad, así co­mo no aca­bar las co­sas, pos­po­ner­lo to­do pa­ra el úl­ti­mo mi­nu­to o el per­fec­cio­nis­mo son al­gu­nos de los ejem­plos más co­mu­nes de es­ta prác­ti­ca.

Mart­ha Bald­win des­ta­ca en su li­bro Au­to­sa­bo­ta­je el pa­pel de la ira co­mo he­rra­mien­ta po­de­ro­sa pa­ra co­no­cer­se me­jor. Al acep­tar­la y apren­der de ella ve­mos con cla­ri­dad lo que re­sul­ta im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. La ira nos ayu­da a res­pe­tar­nos y es que mu­chas ve­ces lo que lle­va a en­fa­dar­nos con otras per­so­nas re­fle­ja nues­tras pro­pias fo­bias que no so­mos ca­pa­ces de re­co­no­cer.

Es im­por­tan­te co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos y acep­tar­nos. Aun­que co­me­ta­mos erro­res y no to­do sal­ga co­mo te­nía­mos pen­sa­do, exis­te la po­si­bi­li­dad de cam­biar y cons­truir nue­vos há­bi­tos. Es­tar aten­to a nue­vas po­si­bi­li­da­des y te­ner la men­te abier­ta ayu­dan a de­jar de la­do ese au­to­cas­ti­go.

Hay per­so­nas que no lle­gan a triun­far por­que no pue­den so­por­tar la gran­de­za de su éxi­to. Es im­por­tan­te co­no­cer nues­tras li­mi­ta­cio­nes y ca­pa­ci­da­des pa­ra trans­for­mar esas ma­las cos­tum­bres en ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas y apli­car­las a las si­tua­cio­nes dia­rias a las que nos en­fren­te­mos, por­que si no aca­ba­re­mos por con­ver­tir­nos en nues­tro peor enemi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.