De­lin­cuen­tes pro­fa­na­ron el san­tí­si­mo de igle­sia La Be­go­ña

El se­gun­do ac­to de­lic­ti­vo en me­nos de cua­tro me­ses

Notitarde - - Regiones -

Na­gua­na­gua, enero 17 (Kat­he­ri­ne Os­pino Or­tiz).- Es­te sá­ba­do 14 de enero, per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas in­gre­sa­ron en la igle­sia Nues­tra Se­ñora de Be­go­ña, ubi­ca­da en el pue­blo de Na­gua­na­gua, pro­fa­na­ron el san­tí­si­mo sa­cra­men­to y hur­ta­ron uno de los mi­cró­fo­nos que se usan pa­ra ofi­ciar las mi­sas.

El pa­dre Ra­fael Pa­re­des, vi­ca­rio de la pa­rro­quia lo­cal, in­for­mó que el do­min­go en la ma­ña­na cuan­do el pá­rro­co es­ta­ba a pun­to de ofre­cer la mi­sa, fue cuan­do se per­ca­tó de que fal­ta­ba uno de los mi­cró­fo­nos que usan nor­mal­men­te y que el ca­ble con el que lo co­nec­tan es­ta­ba ti­ra­do en el sue­lo.

Sin em­bar­go, la sor­pre­sa no ter­mi­nó allí, por­que a los po­cos mi­nu­tos, al acer­car­se al sa­gra­rio, no­tó que el co­pón se en­con­tra­ba des­ta­pa­do y sin las hos­tias con­sa­gra­das que siem­pre tie­ne den­tro.

Men­cio­nó que aun­que nin­gu­na de las puer­tas de la ca­pi­lla es­ta­ba vio­len­ta­da y no ha­bía da­ños en los de­más ar­tícu­los e imá­ge­nes ecle­siás­ti­cas, la pro­fa­na­ción del sa­gra­rio cons­ti­tu­ye una fal­ta gra­ve pa­ra quie­nes son bau­ti­za­dos y mu­cho más si el cuer­po de Cris­to es usa­do pa­ra prác­ti­cas di­fe­ren­tes a las que se le dan en la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Pre­ci­só que ha­ce unos cua­tro me­ses, un gru­po de ván­da­los in­gre­só en la ca­sa de Dios, car­ga­ron con dos cor­ne­tas, dos mi­cró­fo­nos, el di­ne­ro de una colecta y ade­más par­tie­ron uno de los vi­tra­les del tem­plo, cu­yo va­lor sim­bó­li­co y mo­ne­ta­rio es in­cal­cu­la­ble.

El pa­dre Pa­re­des co­men­tó que lle­va po­co tiem­po en la pa­rro­quia Nues­tra Se­ñora de Be­go­ña, pe­ro en los me­ses trans­cu­rri­dos, ade­más de los dos hur­tos, la­men­ta­ble­men­te le to­có ver cuan­do un mo­to­ri­za­do des­po­jó de su te­lé­fono ce­lu­lar a uno de los pa­dres, jus­to en el mo­men­to cuan­do lle­gó a la igle­sia.

“Tam­bién ten­go co­no­ci­mien­to de que ha­ce unos tres años fue cuan­do se efec­tuó el peor de to­dos los ac­tos van­dá­li­cos en con­tra de es­ta igle­sia, ya que en esa opor­tu­ni­dad pro­fa­na­ron el san­tí­si­mo sa­cra­men­to y no con­for­mes con eso, lo es­par­cie­ron por to­do el san­tua­rio, de­fe­ca­ron e hi­cie­ron de­sas­tres en ca­si to­dos los es­pa­cios del tem­plo”, na­rró con la­men­to.

Ora­cio­nes de des­agra­vio

El pa­dre Ra­fael Pa­re­des in­vi­tó a la fe­li­gre­sía na­gua­na­güen­se a su­mar­se a las ora­cio­nes de des­agra­vio que se es­tán lle­van­do a ca­bo to­das las ma­ña­nas, co­mo un in­ten­to de re­pa­rar la ofen­sa he­cha a la igle­sia con es­tos ac­tos van­dá­li­cos, don­de no se mues­tra res­pe­to al­guno por la figura de Dios, y que ade­más han cau­sa­do tris­te­za e in­dig­na­ción en las otras pa­rro­quias y es­ta­dos don­de se ha pro­pa­ga­do la no­ti­cia.

El pa­dre Ra­fael Pa­re­des, vi­ca­rio de la igle­sia, se­ña­ló que los ván­da­los se lle­va­ron un mi­cró­fono y las hos­tias de la mi­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.