La Voz de Usía

Notitarde - - Deportes - Ángel Stop­pe­llo Mo­ra

El buen afi­cio­na­do tau­rino, don­de exis­ta cual­quier even­to que el to­ro ha­ga su pre­sen­cia, allá es­ta­rá, ha­cien­do lo im­po­si­ble pa­ra po­der asis­tir, de eso no hay du­da.

Es el que ver­da­de­ra­men­te, con do­lor, ob­ser­va la de­ca­den­cia de la fies­ta que si­gue nues­tro país, la que no se de­be ob­ser­var co­mo el aves­truz al no que­rer ver la au­sen­cia de las Fe­rias Tau­ri­nas de Ca­ra­cas, Va­len­cia, San Fe­li­pe o Bar­qui­si­me­to, que jun­to con la de Bar­ce­lo­na, has­ta sus plazas de to­ros des­apa­re­cie­ron.

La Fe­ria Taurina In­ter­na­cio­nal de San Se­bas­tián, que pró­xi­ma es­tá a ce­le­brar es­te año su 53 edi­ción inin­te­rrum­pi­da­men­te, es­tu­vo muy co­lin­dan­te de ser sus­pen­di­da, el, o los mo­ti­vos, el tau­rino que de a pie va a los es- pec­tácu­los los co­no­ce muy bien y la no­ble­za, por la pa­sión que por ella sien­te, les lle­va a pro­nun­ciar fra­ses co­mo “me­nos mal que se sal­vó la fe­ria”. Lo que se sal­va es la de­ca­den­cia de la fies­ta bra­va en un año es­pe­cí­fi­co, ya que con­ti­nua­rá, no ha ter­mi­na­do, y en nues­tro país es­tá pla­nean­do co­mo las an­ti­guas má­qui­nas de es­cri­bir, en fran­ca caí­da ver­ti­cal.

El tau­rino va a las fe­rias a dis­fru­tar la fies­ta que por den­tro aca­rrea, va a lo pro­pio. Rea­li­zar tu­ris­mo no es su ob­je­ti­vo, aun­que atrac­ti­vo lo es, las fe­rias lo ofre­cen, cuan­do rea­li­zar­lo lo quie­ra son mu­chos los ami­gos den­tro es­te mun­di­llo que le in­vi­ta­rán en me­jor opor­tu­ni­dad.

El tau­rino siem­pre tendrá pa­la­bras en de­fen­sa de la fies­ta, a ella se­gui­rá asis­tien­do, pe­ro los cla­ros en las gra­de­rías de las plazas de to­ros ca­da vez se­rán ma­yo­res.

Ellos se tras­la­dan a las fe­rias con la ilu­sión an­ti­ci­pa­da de pre­sen­ciar per­so­nal­men­te el ar­te de los dies­tros de su pre­fe­ren­cia, has­ta com­pra­rá el abono con an­te­la­ción des­de el mis­mo mo­men­to del anun­cio de los ma­ta­do­res que con­for­ma­rán los car­te­les, es­tán cons­cien­tes que uno o dos no po­drán asis­tir al com­pro­mi­so, no le im­por­ta­rá, pe­ro que de asis­tir de­jen ca­si la to­ta­li­dad de los anun­cia­dos, que quin­ce días an­tes de la fe­ria se mo­di­fi­quen en su to­ta­li­dad y más re­du­cien­do la can­ti­dad de es­pec­tácu­los ofre­ci­dos pa­ra sa­lir con las fra­ses de sal­va­mos la fe­ria o eso es lo que hay, am­pa­rán­do­se en la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, la cual no tie­ne quin­ce días, ya exis­tía des­de que se anun­cia­ron dies­tros que con­for­man los pri­me­ros pues­tos en las es­ta­dís­ti­cas tau­ró­ma­cas, aun mas a sa­bien­das de la im­po­si­bi­li­dad de hon­rar los com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos de los to­re­ros, los que se sal­dan en di­vi­sas ex­tran­je­ras. Eso es aca­bar con la afi­ción, con la fies­ta, la que di­fí­cil se re­cu­pe­ra­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.