Aler­ta en Bra­sil por pro­pa­ga­ción de fie­bre ama­ri­lla tras ca­si 50 víc­ti­mas

Min­Sa­lud con­fir­mó que se de­tec­ta­ron 152 ca­sos sos­pe­cho­sos en 26 mu­ni­ci­pios

Notitarde - - Internacional -

Río de Ja­nei­ro, enero 17 (EFE).- Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias bra­si­le­ñas se man­tie­nen en aler­ta an­te el bro­te de fie­bre ama­ri­lla que se ha co­bra­do 47 víc­ti­mas en Mi­nas Ge­rais, en el sureste del país, y que po­dría ex­ten­der­se a re­gio­nes pró­xi­mas don­de em­pie­zan a de­tec­tar­se ca­sos con sín­to­mas de la en­fer­me­dad.

El Mi­nis­te­rio de Sa­lud bra­si­le­ño con­fir­mó ayer que se han de­tec­ta­do 152 ca­sos sos­pe­cho­sos en 26 mu­ni­ci­pios de áreas ru­ra­les del es­ta­do de Mi­nas Ge­rais, el se­gun­do más po­bla­do del país, y que ha en­via­do más de 700.000 va­cu­nas y un equi­po de apoyo a la zo­na pa­ra co­la­bo­rar en las in­ves­ti­ga­cio­nes. Ade­más, el mi­nis­te­rio en­via­rá 350.000 do­sis de va­cu­nas al ve­cino es­ta­do de Es­pí­ri­to San­to tras la apa­ri­ción de dos ca­sos con sín­to­mas de fie­bre ama­ri­lla re­gis­tra­dos en ciu­da­des cer­ca­nas a Mi­nas Ge­rais, que ha de­cla­ra­do la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria.

El mi­nis­tro de Sa­lud de Bra­sil, Ri­car­do Ba­rros, sos­tie­ne que las au­to­ri­da­des es­tán en “aler­ta”, pe­ro que la si­tua­ción es­tá “ba­jo con­trol”.

“Te­ne­mos una aler­ta. La re­co­men­da­ción de la va­cu­na­ción en 19 es­ta­dos es per­ma­nen­te y las va­cu­nas es­tán dis­po­ni­bles”, di­jo.

El go­ber­na­dor de Mi­nas Ge­rais, Fer­nan­do Pi­men­tel, pro­me­tió to­da la ayu­da de las au­to­ri­da­des pa­ra ha­cer fren­te al vi­rus. “La fie­bre ama­ri­lla es una en­fer­me­dad con un al­to gra­do de le­ta­li­dad. La me­jor for­ma de en­fren­tar­la es la va­cu­na­ción, que es lo que es­ta­mos ha­cien­do ma­si­va­men­te en los mu­ni­ci­pios don­de la en­fer­me­dad fue de­tec­ta­da. Te­ne­mos que re­do­blar los es­fuer­zos, no aho­rrar en re­cur­sos ni en tiem­po”, ase­gu­ró.

Los es­pe­cia­lis­tas dis­tin­guen dos ti­pos de fie­bre ama­ri­lla que se di­fe­ren­cian por el mos­qui­to trans­mi­sor, la sil­ves­tre -trans­mi­ti­da por el Hae­ma­go­gus y el Sa­bet­hes, que ata­ca prin­ci­pal­men­te a los ma­ca­cos-, y la ur­ba­na, que trans­mi­te el Ae­des aegy­pti, el vector del den­gue, el zi­ka y el chi­kun­gu­ña.

El bro­te de Mi­nas Ge­rais fue pre­ce­di­do de la muer­te de de­ce­nas de ma­ca­cos con­ta­mi­na­dos con la en­fer­me­dad, un fe­nó­meno que pren­dió la alar­ma de los ex­per­tos y que se ha re­pe­ti­do tam­bién en Es­pí­ri­to San­to.

Pa­ra An­dré Si­quei­ra, es­pe­cia­lis­ta de la Fundación Oswaldo Cruz (INI/Fio­cruz), el “des­equi­li­brio am­bien­tal” cau­sa­do por el hom­bre en al­gu­nas zo­nas ru­ra­les es uno de los fac­to­res que pue­den ex­pli­car es­te bro­te de fie­bre ama­ri­lla.

“Con una pro­xi­mi­dad ma­yor de los hu­ma­nos (a las zo­nas bos­co­sas), hay más po­si­bi­li­dad de que el mos­qui­to in­fec­ta­do trans­mi­ta la fie­bre ama­ri­lla”, apun­tó a EFE.

El ex­per­to sub­ra­yó que los más vul­ne­ra­bles son “ges­tan­tes, niños y an­cia­nos”, por lo que la va­cu­na se mues­tra co­mo im­pres­cin­di­ble en la lu­cha con­tra la en­fer­me­dad.

Si­quei­ra ad­mi­tió que la po­si­ble lle­ga­da del vi­rus a zo­nas ur­ba­nas es un mo­ti­vo de “preo­cu­pa­ción”, por­que “des­de 1942 no ha­bía ca­sos de fie­bre ama­ri­lla ur­ba­na en ciu­da­des bra­si­le­ñas”.

Fo­to­gra­fía ce­di­da de la apli­ca­ción de la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla que azo­ta el es­ta­do bra­si­le­ño de Mi­nas Ge­rais.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.