Un Re­fe­ren­te Mo­ral

El país que que­re­mos

Notitarde - - Opinión - Mi­guel An­to­nio Pa­rra Gi­mé­nez mi­guel­pa­rra@mi­guel­pa­rra.com @mi­guel­pa­rrags

Los Po­de­res Pú­bli­cos en la ac­tua­li­dad han da­do al tras­te con la vi­da ins­ti­tu­cio­nal de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la, lo que ha­ce im­po­si­ble que pue­da exis­tir el res­pe­to y el con­trol en­tre los po­de­res co­mo lo han es­ta­ble­ci­do las cons­ti­tu­cio­nes ve­ne­zo­la­nas y co­mo de­be fun­cio­nar en una de­mo­cra­cia real. En Ve­ne­zue­la ac­tual­men­te hay un re­la­jo que exi­ge re­com­po­si­ción pa­ra po­der es­ta­bi­li­zar la de­mo­cra­cia y el fun­cio­na­mien­to co­rrec­to de los ór­ga­nos que in­te­gran el Po­der Pú­bli­co, de lo con­tra­rio, no ha­brá quien pa­re la co­rrup­ción y el de­te­rio­ro so­cial que el es­ta­blish­ment ha ge­ne­ra­do en to­do el país.

El par­la­men­to na­cio­nal con su de­ci­sión de de­cla­rar la au­sen­cia ab­so­lu­ta del Pre­si­den­te en lo ade­lan­te no le que­da otra co­sa que des­co­no­cer al go­bierno y de­cla­rar for­mal­men­te a Ni­co­lás Ma­du­ro co­mo Dic­ta­dor, a me­nos que lo­gre po­der ha­cer que di­cho ac­to ten­ga po­si­bi­li­dad de una eje­cu­to­ria que lo se­pa­re de su car­go. Los ac­tos que emi­te el Po­der le­gis­la­ti­vo tie­nen con­se­cuen­cia ju­rí­di­ca, y hoy la des­com­po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal que vi­ve la republica ha­ce du­dar de la efi­ca­cia de los mis­mos, lo que cons­ti­tu­ye un des­co­no­ci­mien­to a la le­ga­li­dad. Es­ta de­ci­sión im­pi­de que en el seno de la Asam­blea Na­cio­nal se pue­da ce­le­brar el ac­to de pre­sen­ta­ción de la me­mo­ria y cuen­ta del se­ñor Pre­si­den­te, jus­ti­fi­can­do en­ton­ces el que es­te lo ha­ga an­te un po­der dis­tin­to co­mo lo es el po­der ju­di­cial re­pre­sen­ta­do en el TSJ. Es­te ac­to se con­vier­te en­ton­ces más en un asun­to po­lí­ti­co que ju­rí­di­co, sin to­mar en cuen­ta las con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas que ello im­pli­ca, agra­van­do la vi­da ins­ti­tu­cio­nal de la na­ción.

En su ma­yo­ría, los ma­gis­tra­dos del TSJ con su irra­cio­nal ap­ti­tud de en­tre­ga y so­me­ti­mien­to al Po­der Eje­cu­ti­vo, des­di­bu­jan la mi­sión y el ob­je­to de pa­ra que de­be exis­tir el Po­der Ju­di­cial co­mo in­te­gran­te fun­da­men­tal del Po­der Pú­bli­co. La fun­ción de con­trol no so­lo es des­me­su­ra­da, sino que lo ejer­ce con la ma­yor des­fa­cha­tez que da pe­na aje­na in­ter­na­cio­nal­men­te y los ha­ce reo de com­pli­ci­dad pa­ra cuan­do de­ba lle­var­se el jui­cio que ha­brá de efec­tuar­se en al­gún mo­men­to a quie­nes ejer­cie­ron el po­der en nom­bre del ac­tual ré­gi­men que se di­ce bo­li­va­riano, re­vo­lu­cio­na­rio y so­cia­lis­ta del si­glo XXI.

El pro­ble­ma eco­nó­mi­co es sin du­da el prin­ci­pal pro­ble­ma que ado­le­ce el co­mún de los ha­bi­tan­tes que ha­cen vi­da en la na­ción ve­ne­zo­la­na, pe­ro pa­ra re­sol­ver­lo hoy en día, re­que­ri­mos ape­lar a un or­den ins­ti­tu­cio­nal que in­vo­lu­cre a to­dos los ve­ne­zo­la­nos de bien a fin de pro­du­cir me­dian­te un gran acuer­do na­cio­nal, una sa­li­da po­lí­ti­ca que nos lle­ve a un cam­bio de go­bierno.

El pue­blo venezolano con­sien­tes del pa­pel pro­ta­gó­ni­co que se tie­ne en es­tas ho­ras de desa­so­sie­go, co­mo un bravo pue­blo de­be exi­gir un cam­bio que le per­mi­ta al país vol­ver a la cor­du­ra que so- lo se lo­gra con un go­bierno de uni­dad na­cio­nal, un go­bierno de to­dos y pa­ra to­dos, re­co­gien­do aque­lla fra­se de la re­vo­lu­ción li­be­ral res­tau­ra­do­ra, un go­bierno con “Nue­vos Hom­bres, Nue­vos Pro­ce­di­mien­tos, Nue­vos idea­les”. Se re­quie­re una sa­li­da po­lí­ti­ca que ge­ne­re un cam­bio ra­di­cal de es­te mo­de­lo.

El país se es­tá em­bo­chin­chan­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te, de­te­rio­ran­do la po­ca cre­di­bi­li­dad que se te­nía en sus di­ri­gen­tes, tan­to del go­bierno co­mo de la opo­si­ción, es el mo­men­to de mi­rar ha­cia otra op­ción, una vía con­cer­ta­da con una agen­da cla­ra y pre­ci­sa que le per­mi­ta ge­ne­rar con­fian­za en la gen­te, de­be­mos cons­truir un re­fe­ren­te mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.