Ase­gu­ran que ra­di­ca­les pa­tea­ron y aban­do­na­ron la me­sa de diá­lo­go

Dipu­tado Saúl Or­te­ga acu­sa a López y a Ca­pri­les

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, enero 18 (Ma­ría Quin­te­ro).- Pa­ra Saúl Or­te­ga, dipu­tado de la Asam­blea Na­cio­nal por el Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (Psuv), sec­to­res ra­di­ca­les de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, di­ri­gi­dos por Leo­pol­do López y Hen­ri­que Ca­pri­les con “po­si­cio­nes gol­pis­tas y vio­len­tas”, lo­gra­ron im­po­ner­se pa­ra “pa­tear” y aban­do­nar la Me­sa de Diá­lo­go Na­cio­nal.

“La­men­ta­mos que con esa im­po­si­ción de esa vic­to­ria den­tro del cam­po opo­si­tor, de esa agen­da gol­pis­ta y vio­len­ta, po­de­mos lle­gar a la con­clu­sión que le es­tán dan­do un adiós a la po­lí­ti­ca, se es­tá ce­rran­do a la po­si­bi­li­dad de que por vías pa­cí­fi­cas, de­mo­crá­ti­cas, cons­ti­tu­cio­na­les, este sec­tor se in­cor­po­re a la vida na­cio­nal”, di­jo Or­te­ga.

Ca­li­fi­có de una tra­ge­dia pa­ra la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na por­que el Go- bierno, com­pro­me­ti­do con el pue­blo, ne­ce­si­ta una opo­si­ción leal, de­mo­crá­ti­ca, cons­ti­tu­cio­nal, que de­ba­ta con ideas en be­ne­fi­cio de la po­bla­ción.

“La so­cie­dad ne­ce­si­ta los con­tra­pe­so, la­men­ta­ble­men­te no exis­te, con este gol­pe de ma­nos en la opo­si­ción se cam­bió el rum­bo y se ra­ti­fi­có la con­ti­nui­dad de la vio­len­cia co­mo me­to­do­lo­gía pa­ra as­pi­rar al po­der”, pre­ci­só el le­gis­la­dor.

-Es­ta­mos en pre­sen­cia de un factor que le es­tá di­cien­do adiós a la po­lí­ti­ca y ce­rran­do to­das las po­si­bi­li­da­des, es­to obli­ga a la so­cie­dad y su con­jun­to a ha­cer gran­des es­fuer­zos por la paz, por el im­pe­rio de la ley en el país.

Di­jo que es la­men­ta­ble que la opo­si­ción ha­ya con­du­ci­do un po­der de la Re­pú­bli­ca tan im­por­tan­te co­mo la Asam­blea Na­cio­nal (AN), de lle­var­lo al desacato, “a tal pun­to que hoy que­da co­mo un club de ami­gos, don­de hay un di­rec­tor de de­ba­tes pa­ra de­ba­tir unos asun­tos que es­tán bien le­jos, le­jí­si­mos, de los in­tere­ses del pue­blo”.

En cuan­to a la pre­sen­cia de los in­vi­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, quie­nes han me­dia­do pa­ra lle­gar a un acuer­do en­tre am­bos sec­to­res, el di­ri­gen­te po­lí­ti­co pi­dió dis­cul­pas por el al­to que han he­cho en sus agen­das pa­ra acom­pa­ñar a los ve­ne­zo­la­nos en una po­si­bi­li­dad de en­cuen­tro po­lí­ti­co.

“Ha si­do de­mos­tra­do el em­pe­ño que ha pues­to el Pa­pa Fran­cis­co, en su en­via­do especial mon­se­ñor Ma­ría Ce­lli, pa­ra acom­pa­ñar­nos en una po­si­bi­li­dad de en­cuen­tro po­lí­ti­co, por el diá­lo­go po­lí­ti­co pro­duc­ti­vo, pe­ro real­men­te la opo­si­ción le es­tá dan­do la es­pal­da al pue­blo y es­tá ju­gán­do­le su­cio a la Cons­ti­tu­ción y la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na, y eso es la­men­ta­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.